21.7 C
Caracas
sábado, 28 mayo, 2022

Paciente con coronavirus recluido en El Poliedro desmiente al «Potro» Álvarez

El Pitazo visitó el Poliedro, acondicionado desde el 31 de julio como hospital intermedio de campaña para atender a pacientes con COVID-19. El equipo observó que el personal que recibe comidas y medicinas no cuenta con el equipo de protección adecuado para evitar ser contagiados. Un paciente aseguró que, contrario a lo que han informado portavoces del gobierno, en el lugar están internos pacientes con síntomas graves

-

Cuando Antonio el «Potro» Álvarez, director del nuevo hospital intermedio de campaña, informó en un tuit que dio positivo para COVID-19, inmediatamente se excusó: “Estoy recluido en el hospital de Fuerte Tiuna con síntomas fuertes. En El Poliedro solo tenemos asintomáticos y por eso no estoy allá”.

El Poliedro de Caracas, ubicado en La Rinconada, al sur de la ciudad capitalina, pasó de ser el recinto de grandes eventos sociales a un espacio de aislamiento para pacientes contagiados de COVID-19. En El Poliedro, por ejemplo, peleó el boxeador George Foreman, se presentaron artistas y grupos de la talla de Juan Luis Guerra, Metallica y Juan Gabriel; incluso, en una oportunidad fungió como recinto para un Preolímpico de Baloncesto.

Un paciente, que permanece aislado en el hospital de campaña que se instaló en El Poliedro, y que por temor pidió reserva de su identidad, contó a El Pitazo que en el lugar hay pacientes asintomáticos y otros enfermos. La situación que describe es contraria a la afirmación de Álvarez. Incluso, comentó que el lunes 17 de agosto una persona falleció. «Cuando llegué había un señor y una señora en camillas con oxígeno. El señor tenía una de mascarilla y la señora una intravenosa. Estaban ahí en la carpa abierta, a la vista de todos… Sé de casos que en la madrugada ponen a correr a los médicos para conseguir oxígeno o trasladarlos a hospitales por los problemas respiratorios, muchos con neumonía, junto a gente sin síntomas».

LEE TAMBIÉN

Países de la Unión Europea envían 82,5 toneladas de ayuda humanitaria para Venezuela

El Pitazo visitó las instalaciones y observó como los familiares y amigos llevan comida y medicinas a los pacientes recluidos. Uno de ellos, se quejó del trato preferencial de los funcionarios gubernamentales. “En estos días le dio coronavirus al Potro Álvarez, quien es el presidente del Poliedro y no viene a tratarse aquí. No pueden ser tan cara e’ tabla que el propio encargado de este hospital no quiera tratarse acá”, dijo el hombre mientras veía con angustia hacia la parte interna del Poliedro.

Una señora residente de Coche, quien estaba en la cola para entregar las encomiendas, comentó que es sencillo dejar los insumos. “Es rápido. Lo único malo es que no tienen todas las medidas de bioseguridad necesarias. En cualquier tienda, por más pequeña que sea, te echan alcohol o antibacterial. Aquí nada de nada”.

El Potro Álvarez se excusó de estar recluido en Fuerte Tiuna por presentar síntomas fuertes. Crédito: @potroalvarez

Las carpas que pretenden hacer frente a la crisis sanitaria

Desde mediados de julio, Caracas se convirtió en el epicentro de la pandemia en Venezuela. El incremento fue tan acelerado que el Gobierno nacional se vio en la necesidad de acondicionar espacios recreativos y deportivos para aislar a pacientes con COVID-19. A finales de julio le tocaría el turno al Poliedro de Caracas. A tres semanas de su inauguración como espacio de aislamiento, El Pitazo pudo constatar que el personal que recibe los alimentos y los medicamentos para los pacientes aislados no cuentan con el equipo de protección necesario.

Sin embargo, el paciente que permanece aislado en El Poliedro comentó a El Pitazo que el personal médico sí usa el equipo de protección completo: «Usan unas batas azules manga larga, cerradas, guantes, tapabocas, gorros y caretas, los que hacen PCR usan trajes blancos completos».

La administración de Maduro informó que tiene una capacidad de 1200 camas, donde recibirán a pacientes asintomáticos y con síntomas leves.

“En el lado externo son 900 camas para pacientes con pruebas rápidas positivas y PCR positivos asintomáticos”, detalló el día de su inauguración la vicepresidenta Delcy Rodríguez. La funcionaria agregó que las otras 300 camas están dentro de la instalación, donde 150 son para hombres y 150 para mujeres.

El paciente explicó a El Pitazo que, para el 19 de agosto, ya eran aproximadamente 500 personas internas y que estaban divididas en ocho camas por carpa, separadas con mosquitero, sábanas, almohada, cobija y ventiladores.

Maduro informó en la inauguración que el hospital de campaña contaría con 82 profesionales de la salud, entre médicos y enfermeros. Sin embargo, el paciente aseguró a El Pitazo que solo pasan por la carpa dos médicos, una vez al día, y que son acompañados y asistidos por milicianos.

LEE TAMBIÉN

AN iniciará registro para pago de bono Héroes de la Salud este #24Ago

Para este 20 de agosto, en Caracas se registraron 158 nuevos casos, con lo que se aproxima a los 10.000 casos confirmados.

Una investigación hecha por la alianza entre El Pitazo, Runrunes y TalCual demostró que el equipamiento hospitalario, personal médico y dotación de servicios básicos de los 47 hospitales centinelas resultan insuficientes para tratar una pandemia en Venezuela. En Caracas solo hay cinco hospitales centinela con 1.844 camas. Este déficit llevó a que se habilitaran espacios recreativos y deportivos como el Poliedro.

Además, en el trabajo se detalla que en el país solo hay 0,8 camas por 1.000 habitantes, una cifra por debajo de los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que establece tres camas por cada 1.000 habitantes.

Entretanto, desde la urbanización Ciudad Tiuna, en las adyacencias del Poliedro, se observan carpas identificadas como Rayos X, laboratorio y un área de cuidados intensivos. De acuerdo con Delcy Rodríguez, la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) será utilizada en caso de ser requerida debido a alguna complicación.

La entrega de comida y medicinas

A 500 metros de la entrada del Poliedro de Caracas, en una carpa blanca con un par de mesas en su interior, dos mujeres vestidas de civil y un hombre con una bata quirúrgica atienden a las personas que se acercan para llevar alimentos y medicinas a sus familiares aislados. Dentro de la carpa el proceso se limita a dos pasos: en una mesa se dan los datos del paciente y de la persona que lleva las cosas y en la otra se dejan los productos. Todo ocurre bajo la mirada de dos funcionarios de la Guardia Nacional, quienes se encargan de que en los alrededores no se estacionen carros ni motos.

LEE TAMBIÉN

Maduro dice que los casos de COVID-19 experimentan «tendencia a la baja»

Desde que se llega a La Rinconada se observa a la gente caminando y vehículos transitando sin ningún tipo de restricción. A la 1:30 pm de este viernes, solo dos personas estaban a la espera para entrar a una carpa blanca con el logo y el nombre del Movimiento Somos Venezuela -un partido político cuya secretaría general descansa sobre Delcy Rodríguez-, para dejarle comida y medicinas a sus familiares o conocidos que se encuentran aislados.

Las personas se acercan a esta carpa blanca para dejar comida y medicinas a sus familiares aislados. Foto: El Pitazo

Al momento de entrar a la carpa, no toman la temperatura ni rocían con alcohol o aerosol desinfectante, como sí lo hacen en la mayoría de espacios comerciales del país. En la carpa solo hay dos mesones y tres personas que atienden al público: una señora con una laptop que toma los datos de la persona que lleva los insumos y de la persona recluida, otra mujer pendiente de la fila y un hombre con bata quirúrgica atento de los productos que se dejan. Dos llevaban mascarillas quirúrgicas y otro una mascarilla artesanal. Ninguno tenía guantes ni protector facial.

Solo se permite llevar medicamentos y alimentos. En el mesón donde se dejan los productos hay muchas moscas que sobrevuelan y se pegan sobre las bolsas y morrales con refrescos, jugos, frutas y comidas ya preparadas.

Un vecino de la comunidad cuenta que la estadía de las personas que van a dejar cosas en el Poliedro es muy rápida. “En toda la entrada de La Rinconada ningún guardia te pregunta hacia dónde te diriges, simplemente pasas y listo. Ha sido así desde que comenzó todo esto”. En la periferia del Poliedro hay entre dos y cuatro guardias solo con mascarillas quirúrgicas custodiando las instalaciones que fueron diseñados para la celebración de grandes eventos y espectáculos y que ahora funcionan como un hospital de campaña.

LEE TAMBIÉN

Venezuela registra 6 muertes y 621 nuevos casos de COVID-19 este #21Ago

El gobierno levanta carpas como una solución a la actual crisis hospitalaria mientras ignora, en la dinámica cotidiana, las medidas y protocolos sanitarios que evitan la propagación de la epidemia de COVID-19.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a