Autoridades sanitarias pedirán exhumación de parturienta que falleció por COVID-19

En una reunión que sostuvieron durante toda la mañana del lunes, 18 de mayo, los profesionales de la salud confirmaron que la muerte de Liseth Correa sí fue por COVID-19, aunque a su ingreso a ese centro de salud fue tratada por una patología de base, aparentemente una tuberculosis

534
Después de conocer el resultado de la prueba, en el hospital fumigaron bajo presencia de funcionarios del Sebin. Foto: Cortesía RRSS

Barinas.- Autoridades sanitarias del estado Barinas y del hospital Luis Razetti , así como representantes del gremio de la salud, solicitarán a los organismos correspondientes la exhumación del cadáver de Liseth Carolina Correa Berrueta, joven parturienta que murió el 10 de mayo de COVID-19, luego de pasar 10 días recluida en ese centro de salud donde ingresó con una tuberculosis como patología de base.

En una reunión que realizaron este lunes, 18 de mayo, en el salón de conferencias de la dirección del hospital, con presencia del director de ese centro de salud, Walder Miranda, así como del jefe de epidemiología, Arquímedes Colmenarez León, y demás jefes de departamento, los profesionales de la salud analizaron todos los escenarios que confrontan a raíz de la muerte de la joven, quien ingresó el 29 de abril, con un embarazo gemelar que le atendieron con una cesárea el primero de mayo.

Una fuente del gremio que estuvo en la reunión, pero que pidió resguardar su identidad, dijo que los médicos que la atendieron reconocieron que no cumplieron con los protocolos en la atención de la joven en cuanto al uso de la barrera de protección, ya que se confiaron en que había que tratarla por una tuberculosis y porque le habían practicado dos test de prueba rápida para descarte de coronavirus y todos salieron negativos.

De la reunión trascendió que las pruebas rápidas que utilizan para descartar el virus no son de buena calidad y que eso contribuyó a los resultados negativos. Anunciaron que en las próximas horas llegan unas nuevas pruebas de mayor confiabilidad, procedentes de Alemania y la muestra se puede realizar con sangre periférica o capilar.

Debido a que la muchacha presentaba una patología y que los resultados de las pruebas rápidas fueron negativos, en el Luis Razetti hay otras fallas que impiden que se determine con precisión si se está frente a un caso de coronavirus

LEE TAMBIÉN

Barinas | Familiares de parturienta confirman que su muerte fue por COVID-19

De acuerdo con quien suministró la información a El Pitazo, en ese centro de salud designado como hospital centinela para atender los contagios de COVID-19 no funcionan el laboratorio ni la sala de rayos X, lo que contribuyó al fallo del diagnóstico de la paciente.

Sugiere que para evitar futuras equivocaciones, urge descartar los test de pruebas rápidas que hay porque no son confiables. Destaca además que es es importante reactivar el laboratorio y rayos X y dotar de equipos de bioseguridad, que los médicos que trataron a Correa Delgado no utilizaron porque se confiaron en los resultados de las pruebas rápidas.

En la reunión, las autoridades epidemiológicas garantizaron equipos de bioseguridad para los médicos, más no así para el resto del personal sanitario, aunque el protocolo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que todo paciente con síntoma respiratorio debe ser tratado como COVID-19 hasta que se demuestre lo contrario.

En este caso, el resultado de la PCR llegó el 15 de mayo, cinco días después del deceso de la joven madre y pese a que un numeroso personal del hospital manipuló a la paciente, las autoridades regionales de epidemiología, solo garantizan 25 pruebas para practicarle a parte de ese personal.

Ante la situación, las autoridades presentes en la reunión acordaron solicitar la exhumación del cadáver de Liseth Correa, porque en el hospital no le hicieron una autopsia para confirmar la causa de su muerte, ante la negativa de su progenitora. 

5/5 (7)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO