Venezuela gana premio Ipys por trabajo de investigación: ¿Quién mató a Bassil Dacosta?

28
Tamoa
Este mismo equipo de investigación se hizo acreedor en el año 2014 del Premio Gabriel García Márquez |Foto: Mercedes de Freitas

El Instituto Prensa y Sociedad (Ipys) premió a Venezuela con el segundo lugar por el trabajo de investigación: ¿Quién mató a Bassil Dacosta?, en una ceremonia que se llevó a cabo en la ciudad de Lima, Perú, en el marco de la Conferencia Latinoaméricana de Periodismo de Investigación (COLPIN).

El equipo premiado lo conformaron Tamoa Calzadilla, exjefe de la antigua Unidad de Investigación de Últimas Noticias; César Bátiz, entonces coordinador y ahora editor de El Pitazo y Poderopedia Venezuela; y los periodistas Lisseth Boon, Laura Weffer, Albinson Linares, Carjuan Cruz y Airam Fernández.

El primer lugar se lo llevó Daniel Lizárraga y su equipo, con el trabajo de investigación: «La Casa Blanca de Enrique Peña Nieto«.

Quienes conformaban la Unidad de Investigación de Últimas Noticias, ya no laboran en ese medio. Luego de la venta y cambio de línea editorial del mismo, además de episodios de censura abierta en los días posteriores al 12 de febrero de 2014, los periodistas se vieron obligados a tomar distintos caminos.

Este mismo equipo de investigación, recibió en el año 2014, el Premio Gabriel García Márquez de Periodismo, el cual fue calificado por el jurado como “ejemplo de una cobertura valiente e innovadora, y de la determinación de un grupo de periodistas que no aceptaron los límites que el poder intentó imponerles”.

COLPIN es uno de los encuentros más importante de periodistas de investigación de la región. Reúne y expone, durante cuatro días en una ciudad de Latinoamérica, los mejores trabajos publicados el año anterior en prensa, radio, televisión e Internet, en voces de sus autores.

A continuación, el trabajo completo:

Unidad de Investigación | ÚN.- Eran las 3:13 de la tarde cuando cayó el cuerpo de Bassil Alejandro Da Costa en la acera. En ese momento, la calle y la línea de tiro estaban en manos de individuos identificados con uniformes, placas y vehículos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) acompañados de otros vestidos de civil. Habían tomado toda la cuadra desde la esquina de Ferrenquín hasta Tracabordo, en Candelaria, después de que la Policía Nacional Bolivariana retirara sus piquetes.

meta_value

Luego de ver y analizar tres vídeos y cerca de 100 fotos proporcionadas por testigos (amateur y profesionales), es posible una reconstrucción del momento del asesinato. Un grupo intenta subir desde la esquina de Monroy hasta la de Tracabordo. Ya la marcha de los estudiantes convocada para celebrar el 12 de febrero había concluido. Quedaban algunos que se negaban a abandonar el lugar. Desde su trinchera gritaban a la policía, los insultaban y les lanzaban piedras. Avanzan hacia una moto del Sebin, que estaba justo en la esquina noroeste de Tracabordo y la tumban. Intentan tomarla y la acción provoca la avanzada de los efectivos a tiro limpio. Se escuchan detonaciones y se ve a los hombres de oscuro accionar armas cortas y algunas escopetas de perdigones. El grupo de manifestantes se repliega hacia la avenida Universidad. Otros, entre los que se encontraba Bassil Dacosta, buscan resguardo y cruzan hacia una calle lateral: la esquina Este 2. El ángulo de la toma del video no permite identificar qué los obliga a devolverse 12 segundos después, cuando regresan corriendo y quedan en la línea de fuego. En la pared del restaurante que hace esquina, “La Cocina de Francy”, cae el cuerpo del guatireño de 24 años. En ningún momento se dejan de escuchar las detonaciones. Los vecinos describen la escena como “terrible”, “espantosa” y “de pavor”.

Da  Costa es el antepenúltimo de una fila de jóvenes que cruzan para escapar de las balas. Los compañeros de jornada lo recogen cuando cae de frente sobre la acera y se lo llevan cargado.

Con moto y pistola. La señora “L” y su hijo estaban en el último piso de uno de los edificios aledaños. Explica que minutos antes de la llegada de los uniformados, la esquina de Trocadero estaba tomada por hombres y mujeres en motos, “de esos que salen en la televisión”. Todos vestidos de civil. Algunos con cascos y franelas, “otros con la cara tapada”. Disparaban hacia la esquina de Monroy, donde había estado inicialmente el grueso de los manifestantes. “Sacaban el brazo con la pistola, detonaban y luego se escondían”. En la pared de una dependencia de la Alcaldía de Libertador se cuentan más de 10 impactos de bala. Las nueve personas entrevistadas para este trabajo, coinciden en recordar el estruendo de esta balacera.

Sin embargo, este grupo que los vecinos reconocieron como “colectivos” conversaron unos minutos con los uniformados y luego se retiraron. Los espacios que ellos ocupaban fueron tomados por los hombres identificados como del Sebin.

A la cabeza entró una moto Kawasaki Versys 1000 en la que iba de parrillero un hombre de contextura gruesa, vestido de civil con camisa caqui y pantalón de jean, con un radio de onda corta en la mano derecha. Parece llevar la voz cantante. Grita, manotea, dirige. Después de que cae Dacosta, acelera y gesticula hacia un hombre de camuflaje gris y negro.

En el momento de la muerte de Dacosta, una toma y secuencias fotográficas recogen a por lo menos siete hombres que desenfundan sus armas. Cinco de ellos las disparan de pie, uno al aire y cuatro a la manifestación. Dos están uniformados.

Uno de ellos lleva camisa blanca, pantalón verde militar, casco y lentes negros (ver foto). En la mano izquierda lleva un anillo grueso con piedra. Se mueve en una moto con placa oficial número 2-177.

El otro viste camisa manga larga negra, jean y zapatos negros. No tiene casco ni lentes. Los hombres de civil actuaban en coordinación con los uniformados.

Uno de los tiradores recoge la moto que tumbaron los estudiantes. Dos hombres recolectan los casquillos, mientras un grupo de guardias nacionales que fueron testigo de los hechos, dan la espalda en sus motos y se van hacia el norte.

Interrogantes. El jueves en la noche, en cadena nacional, el presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró que ya habían identificado a los responsables de la muerte de Bassil Dacosta, aunque un día después la policía científica hacía estudios planimétricos en el lugar donde cayó el cuerpo de Dacosta.

Aparte de la identidad de los responsables, hay preguntas que quedan por responder en la investigación: ¿Por qué la GNB retira sus piquetes? ¿Por qué utilizan armas de fuego para reprimir la manifestación? y ¿Por qué había civiles y uniformados reprimiendo la manifestación?

 

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.