Venezuela es uno de los 23 países que no permite votar en el extranjero para las parlamentarias

119

100 mil venezolanos están habilitados para votar en embajadas y consulados, pero no podrán participar | Foto: Archivo
100 mil venezolanos están habilitados para votar en embajadas y consulados, pero no podrán participar | Foto: Archivo

Por Fiorella Perfetto
Este 6 de diciembre más de 100 mil venezolanos habilitados para votar en embajadas y consulados no podrán participar en el proceso debido a las restricciones que rigen la legislación venezolana en materia electoral. Esta limitación dejará por fuera la voluntad de un millón y medio de venezolanos que se encuentran en el exterior. 

La cifra corresponde al número de venezolanos habilitados para votar según el registro oficial del CNE para las elecciones presidenciales de 2013. Un dato conservador si se considera la diáspora que por razones de inseguridad y la situación económica del país ha llevado a emigrar en los últimos 15 años más de un millón y medio de connacionales, según cifras de Iván de la Vega, investigador de la Universidad Simón Bolívar
Venezuela es uno de los 23 países en el mundo que no permite a sus ciudadanos residenciados en el extranjero participar en elecciones parlamentarias, de gobernadores, alcaldes y concejales. De acuerdo con la legislación, quienes viven en el extranjero únicamente pueden sufragar en los procesos de carácter nacional, como la escogencia del Presidente de la República o referéndum revocatorios o consultivos. Por esa razón, este 6 de diciembre no habrá comicios en ninguna embajada o consulado venezolano.
Una investigación desarrollada por el Instituto Federal Electoral (IFE) y el Instituto para la Democracia y Asistencia Electoral (Idea) por sus siglas en inglés y publicada en 2008, que involucró a 214 países, estableció un mapa sobre la forma en que son representados los emigrantes a través del voto en el exterior.
Independientemente de los sistemas de gobierno que existen en cada país, y que lógicamente define la forma cómo sus ciudadanos ejercen su derecho a elegir, algunos países como Italia o Colombia cuentan con representación legislativa para sus conciudadanos residenciados en el exterior, abriendo entonces el derecho de estos a votar fuera de las fronteras por sus representantes en el Congreso.
Las razones por las cuales algunas naciones le otorgan este derecho a sus emigrantes y otras no, giran en torno a temas muy variados. Situaciones bélicas que han traído como consecuencia el exilio de una gran proporción de pobladores de una región, normativas de ley, sistemas de gobierno e incluso factores económicos se cuentan entre ellos.
Italia, representantes a domicilio
Italia ha ido más allá. Los representantes parlamentarios de sus ciudadanos en el exterior también viven fuera del país. “Este procedimiento, gracias a la ley Tremaglia de 2001, según explica Diego Cattaneo, colaborador de prensa de Italia en Venezuela, posibilita a más de cuatro millones de italianos expatriados de votar en las elecciones nacionales y legislativas. Explica el analista que la particularidad de esta ley es que los inscritos en el Aire (Registro de Italianos Residentes en el Exterior), que funciona como un censo, pueden votar a sus propios candidatos exteriores, que se presentan en cuatro circunscripciones: Europa, Sudamérica, Norteamérica y la cuarta circunscripción conformada por Asia, África, Oceanía y la Antártida.
Cattaneo concreta que con este sistema están en juego 12 diputados y seis senadores que harán valer tanto en la sede del parlamento ( Montecitorio) como en el Senado (Palacio Madama) las exigencias de sus compatriotas en el extranjero.
España hace valer la decisión ciudadana
En el caso de España, su sistema de gobierno define la importancia de las elecciones legislativas. Es por ello que los españoles que residen en el extranjero tienen derecho al ejercer el sufragio en este tipo de proceso electoral.
Una vez registrados en el censo de ese país, similar al caso italiano, estos podrán votar en las elecciones al parlamento europeo, las elecciones autonómicas y aquellas para elegir a diputados y senadores.
A diferencia de Venezuela, en España se trata de una elección indirecta, el jefe de gobierno de este país es elegido por el Congreso de Diputados, la Cámara Baja de las Cortes Generales y finalmente es nombrado por el Rey de España. Este proceso de elecciones parlamentarias tiene entonces, incidencia en los destinos del país, por ello la comunidad española residente fuera del territorio participa activamente en este proceso electoral.
América, con sus excepciones
Existen en el continente americano, específicamente casos como el de Costa Rica o Chile que en ningún caso habilitaban a sus ciudadanos residentes en el exterior a ejercer el derecho al voto para ningún proceso previsto en las leyes que regulan el ámbito electoral. Recientemente en el caso del país austral, en abril de 2014, la presidenta Michelle Bachelet aprobó la propuesta que tuvo el visto bueno del Congreso de ese país.
Lo propio ocurrió con Costa Rica, que, tal y como reseña el diario La Nación de ese país en su edición del 26 de julio de 2013 es a partir de febrero de 2014 que los costarricenses que residen en el exterior ejercen por vez primera su derecho al voto para elegir al nuevo mandatario de la nación tica.
La voz del emigrante colombiano
Podría considerarse Colombia como uno de los casos más emblemáticos por el impacto que tanto el narcotráfico como el efecto devastador de la guerrilla tuvieron en ese país en las décadas del 80 y principios del 90 y que produjo una diáspora importante que según el censo de año 2005 alcanzó cerca de 8% de la población y que según estimaciones de analistas económicos podrían alcanzar los 9 puntos porcentuales en la actualidad.
Estos ciudadanos significan un peso relativo importante en la economía colombiana por el flujo de capital que entra al país por concepto de remesas familiares (4271 millones de dólares en 2013, cerca de un 2% del PIB nacional y un 50% de aporte a la Comunidad Andina de Naciones), esto según dato del Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo.
Las cifras, en grueso
De este estudio realizado sobre la base de 214 países, 16 de ellos (7,3%), la mayoría árabes o regímenes totalitarios, no tienen una legislación definida para el voto en el exterior, 23 naciones (11%) permiten a sus coterráneos participación electoral en procesos de elección directa del presidente o aquellos como referéndum o consultas nacionales que abarquen la geografía nacional, como el caso venezolano.
Un total de 54 estados (25%) cuentan con el voto exterior para elecciones legislativas, 40 naciones (18,7%) permiten el voto para todos los procesos y un total de 81(38%) naciones, la mayoría islas o países de reciente formación, no permiten a sus ciudadanos en el exterior ejercer el derecho al voto. Hay que recordar que estas cifras han podido sufrir variaciones, tal y como ocurrió con el caso de Chile y Costa Rica.

DÉJANOS TU COMENTARIO