23.8 C
Caracas
martes, 22 septiembre, 2020

Uno de los muertos durante fuga en Zona 7 tenía tuberculosis

-

Caracas.- Uno de los dos reclusos que murieron en un enfrentamiento con funcionarios luego de fugarse del centro de detención preventiva de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), mejor conocido como Zona 7, padecía de tuberculosis desde hacía tres meses. Sus familiares afirman que este sería el motivo que lo llevó a intentar evadirse de la cárcel.

Gabriel Solórzano, de 29 años, cayó herido en la zona boscosa que está entre el conjunto residencial Terepaima y el Centro Comercial El Marqués, específicamente, en el enrejado que da a la avenida Sanz. Recibió un disparo en medio del operativo que organizaron funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana, en compañía del grupo táctico Faes (Fuerza de Acciones Especiales) y la Policía del municipio Sucre, para dar con la captura de los 60 hombres que se escaparon de la Zona 7 la madrugada del martes 10 de septiembre.


LEE TAMBIÉN: 
OTORGAN MEDIDAS SUSTITUTIVAS DE LIBERTAD PARA VECINO Y MADRE DE ADOLESCENTE ABUSADA SEXUALMENTE

Junto a la víctima también quedó herido otro recluso fugado, de quien no se tiene información, pero ambos fueron trasladados al Hospital Dr. Domingo Luciani, ubicado en la urbanización El Llanito. Ambos llegaron sin signos vitales. Gabriel tenía una herida en la región escapular (parte posterior de la axila)

La hermana de Gabriel, quien fue a buscar sus restos en la medicatura forense de Bello Monte, cuenta que él tenía dos años en los calabozos de la Zona 7. Fue detenido por el delito de porte ilícito de arma de fuego, y hasta ese momento se ganaba la vida como mototaxista en la Cota 905, sector donde residía junto a sus familiares.


LEE TAMBIÉN: 
INTERPOL DETUVO A DOS HERMANOS POR ESTAFA EN CIUDAD GUAYANA

Hace tres meses, las enfermeras del centro de detención preventiva le diagnosticaron tuberculosis. Su hermana cuenta que estaba en la primera fase, pero desde el pasado 30 de agosto no recibía tratamiento para superar la enfermedad, pues el Distrito Sanitario no ha llevado insumos a la cárcel municipal.

Según su hermana, Gabriel se encontraba encerrado en la celda que denominan «inframundo», localizada en el sótano del centro de detención policial y donde, según se afirma, «no llega ni un rayo de sol». La dama cuenta que su hermano, junto a sus compañeros de celda, prendía objetos con candela para iluminar el cuarto rodeado por bloques. Para ella, esta realidad y el avance de la tuberculosis llevaron a su hermano a evadirse de la cárcel policial.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado