18.7 C
Caracas
lunes, 16 mayo, 2022

TOQUE DE DIANA | Los periodistas no somos adivinos ni volamos drones

-

Foto: EFE

De los periodistas siempre dicen muchas cosas:
Que si solo damos malas noticias.
Que si no hay cosa que venda más que hablar mal del gobierno.
Que somos unos mentirosos.
Que somos nube negra unos pesimistas.
Que si somos unos chismosos, irresponsables, que no confirmamos la información.
Que si somos unos palangristas que solo publican lo que les conviene si hay dinero de por medio.
Que si somos unos vendidos que solo le lamen las suelas de los zapatos a los dueños de los medios.
Unos lacayos del imperio.
De los periodistas se dice esto y mucho más, lo que pasa es que no me alcanza el tiempo.
Porque es que hablan y dicen mucho, pero hay algo nuevo. Algo completamente diferente que lo venimos escuchando con insistencia en Venezuela desde el año pasado cuando las protestas paralizaron al país.
Los periodistas también seríamos una suerte de adivinos, profetas, vaticinadores del futuro, unos visionarios, una suerte de pequeños Nostradamus, Kassandras y Rasputines con teléfonos inteligentes a la mano dispuestos a publicar la noticia incluso antes de que esta ocurra.

Lea también TOQUE DE DIANA | Entre tres y dos luce el Gobierno

Para ahorrarnos tiempo, no por el tráfico porque ya ni si quiera hay carros, sino para poder llegar temprano a la casa y agarrar agua antes de que se vuelva a ir. Para el gobierno nacional, los periodistas ya no somos unos profesionales atentos a los hechos y a sus evidencias, tampoco personas alfabetizadas, capaces de leer, no la borra del café, ni las palmas de las manos de quienes tanto dinero se han robado en el país, sino las convocatorias de prensa.
Ahora resulta extraño y aparentemente muy sospechoso que los periodistas hayan estado en la avenida Bolívar. Es decir que, de alguna manera, parece que intuíamos que «algo» iba a ocurrir allí. ¡Somos unos duros!

Lea también TOQUE DE DIANA | ¿El bolívar soberano nos liberará del rentismo petrolero?

Tantos años batallando para reivindicar los derechos que tienen los venezolanos de informarse y opinar libremente han desarrollado en nosotros una suerte de poderes sobrenaturales que ojalá y nos sirvieran para protegernos de la represión y del abuso de poder. Lamentablemente, no es así.
Los periodistas presentes en la avenida Bolívar atendieron una convocatoria de prensa y si acaso es cierto que tenían tiempo sin cubrir al presidente, cosa que no nos consta, pues seguramente sería porque les impiden hacerlo, clara evidencia de uno de los mayores problemas que tiene la prensa independiente en Venezuela y que es que la fuente oficial está completamente bloqueada y a penas y se abre un poco cuando hay campaña electoral. Pero si uno los invita a los programas de entrevistas y tampoco vienen.
Pero además, les vamos a decir lo que verdaderamente resulta «extraño». Lo que verdaderamente resulta completamente inusual es que hayan decidido rendirle honores a la Guardia Nacional en la avenida Bolívar y no en el Paseo Los Próceres como usualmente lo hacen desde siempre, y con esto no estamos queriendo decir que lo ocurrido el sábado no haya sido en realidad un atentado contra el presidente.
Lo que sí se pregunta uno es si acaso estaban dadas las condiciones para que el presidente estuviera así de expuesto, como lo estuvo, con la venia de todos los presentes y tras un año en el que las denuncias sobre complots, planes de derrocamiento, movimientos insurgentes, ataques a fuertes militares, robo de armamentos e, incluso,  innumerables advertencias sobre la posibilidad de una invasión gringa, fueron cosa de todos los días.
Eso… eso si es extraño porque si nosotros de adivinos no tenemos nada y no volamos drones, lo que si sabemos hacer volar son las teclas del teclado, eso si, para que la noticia salga lo más rápido.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a