28.1 C
Caracas
domingo, 20 septiembre, 2020

Denuncia un familiar: efectivos del Cicpc mataron a motorizado en Rancho Grande

-

Caracas.- Se encontraba sacándole un «espiche» a su motocicleta, luego de quedarse accidentado cerca de su casa, cuando fue sorprendido por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), quienes le dispararon siete veces. Freddy Junior Méndez Romero tenía 30 años y falleció luego de recibir la ráfaga.

El ataque ocurrió frente a la parada de las unidades de transporte del sector Callejón Manicomio, en la parte baja de Rancho Grande, donde se quedó varado Méndez Romero junto a su primo. Uno de los cauchos de su motocicleta había quedado sin aire debido a un objeto punzante. El primo se ofreció a ayudarle con el desmontaje de la rueda.


LEE TAMBIÉN: 
HASTA LOS ZAPATOS PERDIERON JUGADORES DEL PORTUGUESA FC DURANTE ATRACO EN LA VÍA ANZOÁTEGUI BOLÍVAR

El tío de la víctima, quien pidió omitir su identidad, detalla que el joven, que formaba parte del equipo de vigilancia del Instituto de Oncología Dr. Luis Razetti, antes de quedarse accidentado se dirigía al hospital Vargas, pues lo esperaba un médico que le practicaría unos exámenes para determinar por qué después de varios intentos no podía tener otro hijo. El joven tenía una hija de 12 años, pero deseaba otro vástago.

Nunca llegó al examen médico

Luego de que los policías lo hirieron, según denunció su tío, le pusieron una pistola al lado «para fingir un enfrentamiento». Los uniformados montaron a Méndez Romero en un carro particular que decía «taxi» y lo llevaron al hospital Dr. Jesús Yerena, en Lídice, donde apareció con siete tiros repartidos en pecho, nariz, glúteo y costado.

Sus familiares, quienes residen cerca del lugar de los hechos, fueron avisados por vecinos y llegaron a los minutos, pero ya no estaba. Tampoco estaba la moto, modelo Bera 200, marca Jaguar. Al motorizado lo encontraron en el hospital sin vida. La moto sigue sin aparecer.

- Advertisement -

Freddy Méndez Romero, de acuerdo con su tío, «no era un santo, pero tampoco era un azote para que lo mataran así». El hombre se encontraba bajo presentación y hace ocho años estuvo detenido por un promedio de seis meses en la comisaría policial de San Agustín por el delito de robo.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado