¿Se están cumpliendo los lapsos para el inicio de la temporada de lluvia?

137

Lo normal es que las precipitaciones se inicien en la segunda quincena de abril, o a más tardar, primera quincena de mayo.
71b3289e43b5f84d24de10a6df6b75211308080806252824-755x380

Los centros climatológicos globales tienen dificultad para pronosticar como serán las lluvias en Sudamérica y Venezuela, en los próximos meses. | Foto: Cortesía

Por Clavel A. Rangel Jiménez
La climatología de las precipitaciones en la cuenca indica que la temporada de lluvias se inicia, en las cuencas altas, primero en el Alto Paragua y el Icabaru, para luego extenderse hacia el resto del Alto Caroní y el Carrao. Lo normal es que las precipitaciones se inicien en la segunda quincena de abril, o a más tardar, primera quincena de mayo. Este año, las precipitaciones comenzaron antes de lo esperado con respecto a la media climatológica, es decir, con fecha que tiene menos del 25% de probabilidad de que ocurra.

Lee también: Sin generación termoeléctrica no habrá lluvias que valgan para superar crisis eléctrica

En ese aspecto, ha habido suerte. Falta ver si las precipitaciones se mantienen en el tiempo y no es un falso inicio de la temporada de lluvias y si tiene la intensidad suficiente como para que los volúmenes de escurrimiento y de caudal permitan la recuperación suficiente del embalse de Guri.
¿Los efectos de El Niño seguirán siendo determinantes a pesar de que han comenzado las lluvias en algunos estados?
El Fenómeno de El Niño, según los centros climatológicos encargados de su monitoreo y modelado, está declinando en muy probable y rápida transición a condiciones Enso-neutral, lo que se espera que ocurra esta primavera (marzo-abril-mayo) o temprano en el verano (junio-julio-agosto) 2016 del Hemisferio Norte. Además, existe 50% de probabilidad de una transición a condiciones La Niña durante el otoño meteorológico Boreal.

Lee también: VIDEO | Anuncian plan de racionamiento eléctrico de cuatro horas diarias en todo el país

Los centros climatológicos globales tienen dificultad para pronosticar como serán las lluvias en Sudamérica y Venezuela en los próximos meses, pues en primavera y en etapa de transición la habilidad de los modelos climatológicos de precipitación está limitada. Algunos modelos ven señal de precipitaciones sobre la media (tal como el Integrado o el Empirico) o por debajo de la media o con déficit de lluvias (tal como Ecmwf, Ukmo, Meteo France), o entorno a la media (tal como el Inpe-Cptec o el del Ciifen). Como puede ver el escenario de las precipitaciones con fines de planificación, en la cuenca del Caroní, no está bien definido.
Si el Fenómeno de El Niño termina y entramos en condiciones Enso-neutral, de todos modos existe un desfase o rezago de alrededor de 3 meses para que las teleconexiones atmosféricas se hagan sentir en las condiciones meteorológicas que modulan las lluvias en Venezuela.
También, hay que añadir que La Niña, es un evento que en la cuenca del Caroní, se asocia climatologicamente, con precipitaciones sobre la media o con superávit, lo que sugiere que para el final del verano o el invierno del Hemisferio Norte, las lluvias podrían ser generosas en la cuenca.
Retroceso productivo
El ingeniero Aguilar considera que el país requiere 350 GWh, una demanda deprimida parecida a la de hace ocho años.
De esos 350, el parque hidroeléctrico solo puede otorgar 160 por día, con los 9 mil 500 Mw que dice que tener en potencia disponible.
El problema, insiste, sigue estando en la generación termoeléctrica. “Para que el racionamiento fuese cero, el parque térmico debería producir 190 GWh por día”. Aguilar duda que el ministro tenga, incluso, la posibilidad de 7 mil Mw térmicos disponibles como aseguró esta semana al decir que se trataba de un “record histórico”. De ser así, estos deberían producir 168 GWh que sumados a la generación hidroeléctrica tendrían casi el 100 por ciento de lo que el país requiere.
“Si fuese así sólo se racionarían 12 GWh día y no los 48 GWh día que dice el ministro se estiman como probables a ser racionados. Entonces, hay otro aspecto y es que los 7 mil MW térmicos disponibles, no son tal en energía (GWh) equivalente… y que a lo sumo en vez de producir los 168 GWh día producen menos de 140 GWh diarios”, concluye.
Para cerrar, Aguilar califica los megavatios anunciados por el ministro como energía “de papel”.

DÉJANOS TU COMENTARIO