Preso por la guerra económica

34


Lo llamaremos Juan, pues prefiere, por temor a represalias, que su verdadero nombre permanezca en anonimato. Sonríe frente a la cámara de un celular mientras se lleva una cerveza (de lata y plateada) a la boca. Junto a él posa Yaneth Caraucan, su esposa, abrazándolo y recostándole la cara en el hombro. Tiene los ojos húmedos de tanto llorar y una sonrisa aún nerviosa. Juan se ve rebosante de felicidad, pero Yaneth parece no creerse todavía que su esposo sea un hombre libre.
Para Yaneth, Juan, Pedro y demás familiares y amigos, la tarde del 15 de diciembre de 2016 fue larga y tortuosa. Era el juicio final de ellos dos. La cita era para las 12:00 m, pero antes de esa hora ya se encontraban Yaneth, su hermana, la madre de Pedro y el abogado defensor frente al tribunal 30 de juicio del Palacio de Justicia, en Caracas. Ya habían trasladado, desde la máxima de seguridad de Tocuyito (complejo penitenciario del estado Carabobo), a Juan y a Pedro. Pero a ellos y a seis reos más los subieron esposados al tribunal 30 de juicio a las 2:00 pm. Todos integraban una cadena de hombres privados de libertad por diversos motivos. Allí estuvieron parados y recostados contra una pared durante cuatro horas.
A las 4:30 pm se acabó el horario de oficina. Todos los acompañantes y el público del juicio tuvieron que retirarse. Solo podían permanecer en el lugar los presos, abogados y testigos; el juicio se realizaría a puerta cerrada. Todos esperaron abajo, en la calle, frente al Palacio de Justicia. A las 6:30 de la tarde se supo la noticia: Juan y Pedro quedaron en libertad con ciertas restricciones: no podían salir de la Gran Caracas y no podían trabajar más con Mercal.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.