Paciente psiquiátrico fue asesinado de dos disparos en Petare

La víctima salió de su vivienda a comprar un cigarro para "calmar la ansiedad". Por su condición, su madre se quedó pendiente de que regresara, hasta que escuchó un disparo y salió a buscarlo

479
| Foto: Ronald E. Peña.

Caracas.- Un hombre que padecía de esquizofrenia, identificado como Abelardo Negrín Flores, de 46 años, fue asesinado cuando salió de su vivienda a comprar un cigarro. Se encontraba fuera de una bodega cuando un hombre lo atacó y le disparó dos veces. Los hechos ocurrieron en el barrio El Campito de Petare.

La víctima residía junto a su madre. Aproximadamente a las 5:30 a.m. del domingo 19 de mayo le pidió dinero a su mamá para comprar un cigarro, pues quería “bajar la ansiedad”.

Simona Flores, su madre, dijo que, por la condición de su hijo, se quedó pendiente de que regresara pronto. La dama dejó la puerta de su residencia abierta y cuando no habían transcurrido 10 minutos escuchó el sonido de un disparo, optó de inmediato por salir a buscar a su hijo.

“Yo le grité ‘Abelardo sube’, pero él no me contestó. Corrí unos metros más y lo vi venir hacia la casa bañado en sangre. Un hombre que yo no conocía lo había golpeado y venía detrás de él. Al verme, mi hijo se agarró de mí y el hombre me apuntó con su arma. Abelardo le dijo que no me matara, pero ese hombre le disparó”, detalla.

El desconocido portaba una escopeta e hirió a Abelardo Negrín Flores en dos zonas de su cuerpo: abdomen y un brazo. Después de dispararle salió corriendo, mientras que Negrín Flores perdía cada vez más sangre.

Como pudo, Simona Flores lo cargó y lo llevó hasta la sala de su casa. Después pidió ayuda y, en compañía de un vecino, lo llevó al Hospital Dr. Domingo Luciani, en El Llanito, pero no fue recibido con la excusa de que no tenían insumos para atenderlo. La madre tuvo intención de llevarlo al Hospital Pérez de León, también ubicado en Petare, pero antes del traslado Abelardo falleció.

La víctima era un paciente psiquiátrico con diagnóstico de esquizofrenia. Debido a la escasez de medicamentos, y desde hace unos meses a la carestía de estos productos, la madre no se los podía suministrar. Esa situación afectaba a Abelardo Negrín Flores, quien sufría crisis y complicaciones por estar descompensado.

Allegados describen al victimario como un “azote” de la localidad, al que identificaron como “el Black”.

DÉJANOS TU COMENTARIO