Monagas registra 66 homicidios en dos meses

637
En lo que va de año, cinco mujeres han sido asesinadas en el estado Monagas | Foto: Franklin Aguilera

Maturín.- Al menos 66 homicidios se registraron en el estado Monagas durante los dos primeros meses de este 2019. 34 de ellos ocurrieron en Maturín, que sigue siendo el municipio más inseguro, seguido por Ezequiel Zamora, Libertador y Sotillo, ubicados en el sur del estado.

En enero hubo 31 crímenes y otros 35 en febrero. De acuerdo con un registro propio, 90 % de todos los asesinatos, es decir, 59, fueron perpetrados con armas de fuego. El resto corresponde a muertes por armas blancas y linchamientos por robo.

En las estadísticas también entra el crimen de cinco mujeres; cuatro de ellas tenían impactos de bala y otra fue envenenada y estrangulada por su esposo en el municipio Piar. Yedelis Gamboa (22 años), Yesenia Rodríguez (38 años) y Herika Tocuyo (33 años) murieron en enero; Gamboa y Tocuyo, a tiros, mientras que Rodríguez, a manos de su pareja.


LEE TAMBIÉN: 

OPERATIVO DE SEGURIDAD EN ZULIA PARA CARNAVAL ESTARÁ A CARGO DE LA REDI

Ofelia Palma y Génesis García son las víctimas de febrero. La primera fue apuñalada ocho veces por su hijo, quien se encuentra detenido en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc). García era la novia del funcionario de la Guardia Nacional a quien también asesinaron en el municipio Bolívar.

Las cifras también cuentan sobre ocho hombres fallecidos por los cuerpos de seguridad. El caso más reciente es el de Eliécer Núñez, quien recibió un tiro en el costado izquierdo y que fue propinado por un hombre que se identificó como funcionario de inteligencia de la Policía del estado Monagas.

La  familia denunció que el crimen ocurrió la tarde del 27 de febrero en el sector 4 de Febrero de Maturín. El hombre era jardinero, no tenía antecedentes penales y tampoco tenía rencillas con grupos delictivos. Sus dolientes aseguran que cuando los policías llegaron a su casa, lo único que repetían era que iban a matarlo.

Núñez había sacado una silla y una mesita para vender un cobre que consiguió al reparar algunos artefactos en la urbanización Las Flores, donde también limpiaba patios. Su esposa salió a cuidar el puesto mientras él resolvía unos asuntos dentro de la casa. Fue en ese momento cuando uno de los dos funcionarios se le acercó a la señora y le preguntó dónde estaba Núñez.

A los pocos minutos, Eliécer salió. Preguntó en qué podía ayudarlos y lo que recibió fue amenazas. Corrió hacia el caño mientras su esposa se recuperaba de una batuqueada que otro policía le dio. Cuando se dio cuenta, el cuerpo de su esposo era cargado por los dos supuestos policías.

El jardinero fue alcanzado en un caño y allí le dispararon. Los dolientes aseguran que fueron a pedir respuestas en el Ministerio Público y un funcionario de guardia les informó que debían regresar el miércoles, porque la mayoría del personal estaba libre por el asueto de Carnaval. 

DÉJANOS TU COMENTARIO