29 C
Caracas
martes, 16 agosto, 2022

Martin Rodil, el hombre tras la investigación de EEUU sobre lavado de capitales Irán-Venezuela

-

Este venezolano no es ajeno a las denuncias sobre supuestas irregularidades cometidas por el gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez. Ya en 2012, el diario español La Razón recogía lo que hoy revela el portal Bloomberg: EEUU tiene en sus manos las pruebas de una gigantesca operación de lavado de capitales por medio de opacos negocios entre Irán y Venezuela

Por: Fiorella Perfetto | El Pitazo-Caracas

Tras el nombramiento como Presidente de la República Islámica de Irán de Mahmud Ahmadinejad, en agosto de 2005, el Gobierno del entonces presidente venezolano Hugo Chávez encontró al perfecto aliado para impulsar su más que conocida aversión hacia EEUU. Ambas naciones declararon la alianza estratégica como uno de los puntales de mayor envergadura de las políticas económicas que, como reseñó en 2012 el diario español La Razón, pasó de un intercambio de unos cientos de miles de dólares a una balanza de aproximadamente 30 mil millones de dólares.

Los ejemplos son muchos: empresas de transporte de combustibles, plantación y molienda de maíz, fábricas de cemento y productos químicos, fábricas de carros, construcción de casas y cientos de proyectos se pasearon como anuncios en incontables cadenas de televisión del presidente Chávez.

Poco o nada importó que esos proyectos se concretaran. Lo importante, según conoce Martin Rodil, es que el flujo de dinero proveniente de la nación islámica pudo sortear las sanciones y vetos impuestos por EEUU por el programa nuclear de la nación iraní y fueron a parar a otras manos, algunas de ellas vinculadas a turbios negocios que la Fiscalía de la nación estadounidense investiga desde hace cinco años.

La investigación que se anunció en 2012 la realizó desde Washington el American Enterprise Institute. «Lo que Irán ha ido logrando, de forma muy sofisticada, es una base de operaciones en territorio venezolano, en la que actúa con plena libertad. Investigadores del mencionado centro sostienen que existe una amenaza directa a EEUU basada en una red financiera, comercial, militar y terrorista que pone en peligro a los propios latinoamericanos».

En esta investigación ya intervenía Martin Rodil, quien para la época trabajaba directamente con el «ex embajador norteamericano en la OEA y, hasta el 2005, asesor del Secretario de Estado para temas de América Latina», Roger Noriega. «Descubrimos lo que estaba pasando, casi por casualidad, dice Rodil. A raíz de la investigación de una consultoría privada por un problema que un cliente tenía con alguien del sistema financiero venezolano, se descubrió la presencia iraní y operaciones financieras iraníes. A partir de allí se generó una investigación formal, que se convirtió hoy en el proyecto del American Enterprise Institute».

Las resultas de tal entramado sugieren que el sistema financiero venezolano ha servido, desde entonces, como colchón para un subsistema financiero iraní, según Rodil. «Si anuncian una refinería y al final no construyen ni una farmacia y el dinero pasa igual por las transacciones financieras, eso significa que el dinero se utiliza para otra cosa. Ellos operan internamente con sus bancos y agencias de valores y, cuando tienen el dinero estructurado, lo trasladan al sistema financiero venezolano, que tiene relación con el sistema financiero mundial, producto de la industria petrolera», dijo a La Razón.

La industria petrolera

Es nuevamente Pdvsa, el principio y fin de los hallazgos de 2012 y lo que este 8 de diciembre publica el portal Bloomberg. «Algunas de las personas que ha entregado Rodil, han participado en negocios corruptos. Muchos esperan intercambiar lo que saben por una visa o protección en EEUU, otros quieren ayudar, ir tras sus viejos jefes, colegas y líderes del gobierno. Sus historias documentan la cruel mezcla de corrupción y mala gestión que ha llevado a Venezuela a una crisis sin precedentes, siendo uno de los miembros de la Opep y en donde se encuentran las reservas de petróleo más grandes del mundo.Martín Rodil entregó activos y documentos críticos para los investigadores estadounidenses«, dice un funcionario del Departamento de Estado de EEUU con conocimiento de los casos, refiere el portal Bloomberg.

¿Pero, quién es Martin Rodil?

Los registros familiares de Rodil ubican su origen en Cabudare, el estado Lara. Según investigó El Pitazo, Martin Rodil es hijo de Nedda María Álvarez, nacida el 2 de noviembre de 1937. La última de 15 hijos del matrimonio de José Dolores Álvarez Romero y Benicia Casamayor Linares. Contrajo nupcias con Jesús Antonio Rodil del Castillo. De la unión tuvo tres hijos: Martin, Nelson y Rosa.

Dice Bloomberg que Rodil llegó a Washington en 2000 «como un graduado en ciencias políticas. Era un desempleado con la modesta ambición de estudiar inglés y expandir sus horizontes. Trabajó como chofer de limusina a tiempo parcial. En 2003 conoció a Tal Hanan, un ex comandante del ejército israelí que trabajaba como consultor de seguridad e investigación. Se mantuvieron en contacto».

Tres años le llevó establecerse en la capital de EEUU. Se convirtió en procesador de datos en uno de los departamentos latinoamericanos del Fondo Monetario Internacional en Washington. Pasó sus días ingresando información de los bancos centrales de Suramérica en bases de datos. «Un día, mientras trabajaba en un proyecto sobre lavado de dinero sonó el teléfono. Era Hanan. Dijo que un cliente, un banco grande, estaba preocupado de que un banco panameño que estaba comprando pudiera ser un conducto para el dinero vinculado a Pdvsa destinado a Irán, lo cual sería violatorio de las leyes sancionatorias”, reseña el portal Bloomberg.

Es así como inicia la investigación con Hanan sobre un caso que para aquel entonces no parecía vinculado a algo de mayor magnitud como lo que hoy investiga EEUU. Rodil, que había trabajado en Pdvsa, se comunicó con un amigo. “Este le dijo que Pdvsa había contratado con empresas iraníes para construir apartamentos en toda Venezuela. Proporcionó documentos sobre los acuerdos y también presentó a Rodil al ingeniero de Pdvsa, que es la pieza clave en la investigación que dirige la Fiscalía de EEUU».

Rodil se asoció con Hanan al conocer la envergadura del caso y poco tiempo después comenzó a trabajar como consultor con Roger Noriega, que había sido Secretario de Estado en la administración de George W. Bush “a quien muchos involucrados en América Latina consideran un ideólogo de extrema derecha. Eso ha hecho desconfiar algunos de Rodil y sus actividades».

Rodil y Hanan elevaron los hallazgos de la investigación y los documentos a otras instancias. Para ello, ambos decidieron iniciar los contactos para facilitarle la información al Gobierno israelí, dice el portal.

“A través de un contacto mutuo, Rodil fue a Bogotá para ver a Yosef Kuperwasser, un brigadier general jubilado que había pasado años en inteligencia y trabajaba como consultor de seguridad privada para el presidente colombiano Álvaro Uribe. Kuperwasser organizó una reunión en Israel con altos oficiales de inteligencia para escuchar sobre la conexión venezolana. En la sede de inteligencia de Israel en Glilot Junction, al norte de Tel Aviv, una docena de hombres interrogaron a Rodil y Hanan durante dos días. Rodil dice que los funcionarios le instaron a llevar su evidencia a la policía de los EEUU».

A su regreso a EEUU, contactó a Adam Kaufmann, el entonces abogado del Distrito Auxiliar de Nueva York y encargado de la sección de crímenes financieros internacionales. Los documentos entregados por Rodil revelaron que Pdvsa «había financiado y gestionado al menos tres contratos con empresas constructoras iraníes, por un valor de más de 2.300 millones de dólares. De las 24.000 unidades previstas, sólo un par de miles había sido construido.

El ingeniero de Pdvsa al cual Rodil lo contacta con los agentes federales de EEUU fue el gerente de uno de los proyectos, operado por Iranian International Housing. «Sabía que algo extraño estaba pasando, y yo estaba harto de ello», dijo en octubre en una entrevista telefónica desde Venezuela, pidiendo que su nombre sea retenido por temores de que él fuera acusado de traición y encarcelado, recoge Bloomberg.

El famoso ingeniero, la pieza que engranó la investigación

Su nombre permanece en el anonimato, pero su valor en la investigación es invalorable. Este funcionario de Pdvsa tenía en su poder todos los detalles de los movimientos del dinero iraní a través de la estructura de la estatal petrolera venezolana y de allí a los principales circuitos financieros del mundo, que no sospecharon que esos capitales nacían en Irán.

Por ejemplo, en su proyecto y según los documentos «los iraníes recibían alrededor de 74.000 dólares por apartamento, cuatro o cinco veces más que un costo unitario para construir. Los fiscales sospechan que fue el esquema que usó Chávez hasta que murió en 2013 y luego Maduro, para trasladar dinero a Irán».

Ahora bien, para recibir el pago en dólares que Venezuela e Irán querían desesperadamente, Behrooz Zangeneh, director gerente de Iranian International Housing, pidió que sus honorarios fueran cancelados a través de terceros. «En una carta de 2011, Zangeneh dio instrucciones a Ducolsa, la compañía estatal de vivienda que Pdvsa estaba usando para supervisar el proyecto para que esta realizara los pagos directos a una cuenta en Hyposwiss Private Bank, una entidad financiera en manos de una oscura empresa suiza de gestión de activos llamada Clarity Trade & Finance», empresa que hoy está en liquidación, dice el portal.

Y aquí deriva el interés de EE.UU en el caso. «Ducolsa realizó los pagos a través de banco estadounidense JP Morgan Chase, según documentos de Pdvsa. «Los fondos deben ir a Clarity Trade en vista de las dificultades actuales para la transferencia y movimiento de fondos», escribió Zangeneh. Según los investigadores, no habría razón para creer que JP Morgan estaba al tanto de que su estructura financiera estaba siendo usada para lavar dinero. Una de las historias de la diáspora de funcionarios de Pdvsa, contada por Rodil.

En 2015, otra figura clave en el caso apareció en EEUU. Rodil escuchó de un contacto venezolano, que un ex ejecutivo de Pdvsa había viajado a Nueva York para aprender inglés y tomar cursos de negocios. Se trataba de uno de los partícipes, al menos con su firma, de la trama que Rodil Hana habían descubierto.

“Rodil se puso en contacto con el hombre y explicó que su firma en documentos clave podría meterle en problemas legales en EEUU. Trató de persuadirlo de hablar con los fiscales y se ofreció a concertar un acuerdo. El funcionario lo rechazó, diciendo que no había hecho nada malo y se instaló con su novia en un apartamento alquilado a lo largo del río Hudson, en el condado de Westchester. Un hombre que había firmado documentos cruciales en el caso estaba viviendo cómodamente justo al norte de sus oficinas en Manhattan», dice Bloomberg.

Pero la historia tendría un giro inesperado. Rodil recibió una llamada en enero pasado del funcionario. «Necesito ayuda, los policías acaban de estar aquí». Un investigador de la Oficina del Fiscal del Distrito del Condado de Nueva York y un agente del FBI llamaron a su puerta a las 6 de la mañana. «Hablaron en español y le dijeron que sabían mucho de él, donde tomó clases de administración de empresas y estudió inglés. Tenían documentos con su firma que parecían demostrar que habían ayudado a PDVSA a violar las sanciones estadounidenses contra Irán usando bancos de Nueva York».

El funcionario con una bata y algo desorientado respondió a las autoridades. Dijo que los que estaban encima de él en Pdvsa habían limpiado sus acciones. Dice Bloomberg que uno de los investigadores advirtió al venezolano que en cualquier momento, en una de sus entradas a EEUU podrá esperar otro golpe en la puerta, a lo que este reaccionó con una llamada desesperada a Rodil, apenas partieron los federales. Rodil le dijo que se pusiera en contacto con un abogado. «Le dije: una vez que los investigadores lleguen a tu puerta, es demasiado tarde para mi ayuda’». El ex ejecutivo volvió apresuradamente a Venezuela.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a