20.4 C
Caracas
lunes, 3 octubre, 2022

Madre de médica asesinada: “Mi hija no merecía morir en manos de ese monstruo»

La madre de la médica, Vilma Coromoto Rumbo, encabezó una protesta este 29 de agosto para pedir todo el peso de la ley contra el asesino de su hija. La concentración se realizó frente al Palacio de Justicia de Valencia, estado Carabobo

-

“Mi hija era una mujer ejemplar, intachable, inteligente, trabajadora y estudiosa. Ayudaba al prójimo. Ella no merecía morir así, en manos de ese monstruo, quiero que se haga justicia”, declaró este lunes, 29 de agosto, Vilma Coromoto Rumbo, madre de la médica Nardy Carolina Mora Rumbo, de 46 años, asesinada en el estado Carabobo.

La doctora Mora Rumbo fue encontrada muerta en la Unidad Educativa Doctor Rafael Guerra Méndez, ubicada en la parroquia Santa Rosa de Valencia, la noche del viernes, 26 de agosto. Su asesino, quien la desmembró, fue detenido por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Visiblemente afectada por lo sucedido, la progenitora de la médica encabezó una protesta para exigir que este hombre sea castigado con todo el peso de la ley. Familiares, allegados y colegas de la profesional de la medicina acompañaron la concentración que se realizó a las afueras del Palacio de Justicia en Valencia.

“¿Cómo ese hombre estaba suelto?”

Vilma Coromoto Rumbo recordó que su hija trabajó como enfermera en el Ipasme durante 20 años. Además, prestó sus servicios en el Centro Diagnóstico Integral El Palotal y fue trasladada al CDI Carmen Norte en Valencia, una vez que se graduó de médica. Luego, la directora de este CDI la refirió al consultorio ubicado dentro del liceo Rafael Guerra Méndez.

Mi hija les pidió a unas compañeras que no la dejaran sola en ese lugar, porque no le gustaba la forma de ser de ese señor (el hombre que la mató), pero me la dejaron sola. Ese sitio es deprimente. No entiendo por qué la directora me la mandó para allá. Ese consultorio es una pocilga. Detrás queda la cochinera donde la tenían a ella”, señaló la declarante.

Rumbo también cuestionó el hecho de que a una persona solicitada -en este caso por el Tribunal 11 y en alusión al presunto homicida- se le haya permitido trabajar dentro de un centro educativo. “¿Cómo ese hombre estaba suelto? ¿Cómo lo metieron en una institución donde hay niños y adolescentes? Queremos que vaya a la cárcel y no lo suelten nunca”, acotó.

“Vaya con Dios, hija”

El 24 de agosto la médica Nardy Carolina Mora Rumbo salió de su casa a las nueve de la mañana. Su madre recuerda que la despidió. “Ella me dijo: ‘mamá me voy’, regreso al mediodía. Yo le respondí: ‘Vaya con Dios, hija’, pero no volvió”.

Nardy Carolina Mora no acostumbraba faltar a su hogar, así que sus familiares, entre ellos, su hija de 18 años, comenzaron a preocuparse. Dos días después, el 26 de agosto, los funcionarios del Cicpc les comunicaron que la habían encontrado sin vida.

“Yo siempre tuve la esperanza de que mi mamá estuviera sana y salva. No la perdí en ningún momento”, señaló la hija de la doctora, Estefani Aguilar Mora, quien también acudió a las puertas del Palacio de Justicia.

Me dejaron sin mi mamá, apenas soy una niña de 18 años y lo único que pido es justicia. Mi mamá tenía planes conmigo, porque quiero estudiar medicina. Espero que ahora el Gobierno me respalde, porque me quedé sin mi apoyo”, indicó.

Hasta la tarde de este 29 de agosto, los familiares de Nardy Carolina Mora no han recibido el cuerpo de la doctora para darle cristiana sepultura. “Los funcionarios siguen buscando”, señalaron sus deudos. Las autoridades tampoco han informado sobre el móvil del crimen.

Con información de Stefanny Peña

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a