Los presos no se ven como un ejército de Iris Varela

"Defender a un Gobierno que nos da la espalda todos los días, es meternos un cuchillo nosotros mismos", dijo un privado de libertad en exclusiva a El Pitazo

775
Durante la investigación realizada por la ONG se determinaron tres causas del retardo procesal | Foto: Archivo-El Pitazo

Caracas.- Los presos no se alinean con la ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, o eso es lo que dice un grupo que se encuentra tras las rejas, en un centro de detención preventivo ubicado en El Valle, municipio Libertador.

LEE TAMBIÉN: 
IRIS VARELA: “SI NOS AMENAZAN CON 5.000 MARINES, TENEMOS 45.000 PRIVADOS DE LIBERTAD”


Para un joven que paga por el delito de robo, “defender a un Gobierno que nos da la espalda todos los días, que ha permitido que crezca la población carcelaria, es meternos un cuchillo nosotros mismos”.

“Si ellos nos amenazan con 5.000 marines, nosotros tenemos a 45.000 privados de libertad”, dijo la ministra Varela a la fundación InSight Crime, en una entrevista que salió publicada el 8 de julio.

La abogada aseguró que en una ofensiva de países extranjeros, los presos podrían ser los defensores de la nación; a pesar de que en el país hay cuatro componentes militares (Armada, Aviación, Guardia Nacional y Ejército), para respaldar el territorio y a sus ciudadanos.

El detenido al que tuvo acceso El Pitazo, y quien pidió la omisión de su identidad por temor a represalias de custodios, expresó que “cada día en la cárcel es un infierno.¿Cómo la ministra va a decir que nosotros los presos, los que cada día vemos lo peor del país en este infierno, los que morimos de tuberculosis, que nos da sarna porque no hay agua, que es un rollo para que les dejen pasar a nuestros familiares la comida, vamos a defender a Nicolás Maduro? Irá ella sola a la guerra o bueno, seguro irían uno que otro que se dejen comprar por una faja de dólares, porque eso pasa seguido”.

Este joven tiene 26 años, es de Caracas y está preso hace más de un año. Dice que lo detuvieron por un robo que finalmente no se dio. “Tú no me estás preguntando, pero yo estoy pagando por un delito que no cometí. Tuve que asumir un robo que nunca hice, porque no tenía dinero para apelar. Además, los jueces nunca se presentan a las audiencias, así que preferí pagar cuatro años”.

Así explica el joven en una llamada telefónica, en la cual se escuchaba la voz de varios de sus compañeros, aproximadamente 20 hombres, que pasan el día y la noche en un cuadro de cemento de cuatro metros de ancho por cuatro de largo.

A pesar de no ser un especialista en el área carcelaria, el detenido habla de su experiencia, de lo que ha vivido desde el interior de los barrotes. Dice que “por culpa del Gobierno muchos privados estamos aquí. Por el retraso de los jueces y por condenar a quien no cometió delitos”.

Otro ingrediente que suma a la masa del porqué los detenidos no apoyarían a Varela en un posible ejército es la Fuerza de Acciones Especiales (Faes), pertenecientes a la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

De acuerdo con el privado de libertad, “la Faes vive sembrando gente. Se meten a las casas, no les importa que estén nuestros hijos y nos matan como unos perros. Solo Iris se cree su cuento”.

El director de la ONG Una Ventana a la Libertad también tiene una opinión similar a la de este joven detenido. Carlos Nieto Palma asegura que no ve posible que los privados de libertad del país acepten ser una especie de ejército.

Según él, “es una imaginación de Varela decir que tiene a los 45.000 presos que hay en Venezuela, a su disposición. Sin embargo, sí veo con preocupación que la ministra pueda ser capaz de armar a los presos y soltarlos a que vayan a confrontarse, con quien se le ocurra en su imaginación”.