22.1 C
Caracas
sábado, 25 junio, 2022

Los cinco supuestos saboteadores eléctricos denunciados por Maduro fallecieron por accidente

-

Uno de los supuestos saboteadores falleció reparando una avería a falta de atención de Corpoelec | Foto: Archivo
Uno de los supuestos saboteadores falleció reparando una avería a falta de atención de Corpoelec | Foto: Archivo

El gobierno denunció informó este lunes la desarticulación de un plan que pretende sabotear el sistema eléctrico nacional. Afirmó que personas que han muerto en los últimos meses electrocutados, formaban parte de esta conspiración. El Pitazo investigó cada uno de los casos, aquí sus historias

Por Fiorella Perfetto
El presidente Nicolás Maduro denunció este lunes la existencia de un plan del Comando Sur de las fuerzas armadas estadounidenses que pretendía provocar un apagón nacional. Informó que el mismo habría sido desarticulado. «Hemos capturado un ensayo general del plan de apagón del país, lo que pasa es que la gente no sabe todo lo que hacemos para alcanzar la paz”, dijo el mandatario quien hizo referencia a casos de personas que fallecieron al recibir descargas de alta tensión producto de la manipulación de las redes eléctricas nacionales.
«Cinco carbonizados el último mes de personas que intentaban realizar ataques contra instalaciones eléctricas y que estarían vinculados a grupos paramilitares de la ultraderecha”, manifestó, al tiempo que instó a su gabinete a informar sobre estos hechos
Pero no es la primera vez que el mandatario venezolano o su gabinete hace denuncias de este tipo. El ministro de Energía Eléctrica, general Luis Motta Domínguez, asombró a los usuarios de las redes sociales cuando desde el pasado mes de octubre publicara en su cuenta en la red social Twitter (@LMottaD), fotos con imágenes de los cuerpos calcinados de los presuntos saboteadores del sistema eléctrico nacional.
Cada una de las imágenes fue reseñada con la identificación de la víctima. Motta las calificó como “casos de sabotaje al SEN” y que desgraciadamente acabaron con la vida de esas personas.
Los cinco casos
Uno de los fallecidos se llamaba Nimrod Josíah Flores cuya reseña de muerte apareció en los medios en día 5 de noviembre. Nacido el 8 de diciembre de 1980, era habitante del sector Cerro Azul, comunidad de la vía a El Pao en la parroquia Andrés Eloy Blanco del municipio Piar, estado Bolívar. Habría trabajado en alguna oportunidad en el Bodegón de Punto Fresco, pero después de ese trabajo se “dedicó a realizar trabajos de electricidad para intentar restablecer el servicio eléctrico en un sector donde hay apagones a diario”, tal como cita la reseña de la fecha del diario El Correo del Caroní.
Añade el rotativo que: “‘Él lo hacía porque aquí la gente se ha acostumbrado a hacer los trabajos por su cuenta, porque uno llama a Corpoelec para que venga y nunca hay carro, se tardan mucho’, contó Luis Franco, vecino de La Rosal, comunidad contigua a Cerro Azul”.
Ese día 5 de noviembre Flores realizaba un trabajo para un vecino. “Apretando el cable que va del poste hasta su casa… en el poste había muchas ramas, bejucos y se quedó el hombre pegado allí”, dijo el entrevistado al diario.
Este periódico también reseña la nota de prensa de Corpoelec en la que relata el hecho “como consecuencia de la tormenta eléctrica del jueves, y que el fallecido se electrocutó cuando de manera ilegal manipulaba las redes eléctricas, áreas de alta tensión, en el sector campesino Cerro Azul, vía a El Pao, asociadas al circuito 2 de la subestación El Pao”. Sin embargo, vecinos de la zona desmintieron esta versión y aludieron que Nimrod habría muerto antes de la tormenta.
Las tomas ilegales de corriente eléctrica son hechos recurrentes y muy frecuentes en zonas inhóspitas del país y en aquellos sectores populares de bajo recursos, que conectan cables hacia sus hogares para contar con el servicio. Además diariamente se reseñan casos de robo de material eléctrico como cables que son posteriormente vendidos. En un arqueo hemerográfico realizado por vía digital, se cuentan cientos de casos en toda Latinoamérica de personas que han fallecido en intentos por realizar conexiones ilegales a cableados de alta tensión.
La zona de El Pao cuenta con unas 50 comunidades. Es notorio el número de protestas que se registran en la zona por fallas en el suministro de una red que no ha sido renovada y tiene más de 40 años de instalada.
Un joven trabajador de PDVSA se cuenta entre las víctimas
El caso de Nimrod Flores es uno entre los cinco reseñados por el ministro de la cartera eléctrica y al cual el Presidente hiciera mención este lunes. Otra de las víctimas es Luís Rafael Forero, nacido el 20 de diciembre de 1981. De Maturín estado Monagas, Forero ingresó en PDVSA el 10 de mayo de 2010 según su registro en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss). Desde entonces cotizó a la institución sanitaria cada una de sus semanas trabajadas hasta la fecha de su deceso. “Falleció en la madrugada del pasado 24 de octubre, en el sector Ojo de Agua, El Limón, estado Monagas”, dijo vía Twitter el ministro Motta, al citar este deceso como el de “otro saboteador con fines electorales”.
El presidente Maduro en ese entonces hizo referencia al caso. “Son unos calculadores perversos. Capturamos a 7 personas con unos cables que se habían robado y el 24 de octubre otro joven, Luis Rafael Forero, cédula 16 millones lo encontramos guindado en los postes en Monagas cortando los cables y saboteando. Llamo a la familia venezolana a que nadie se preste a contratar a estas personas”, completó.
Son, a fin de cuentas, venezolanos que han fallecido. Estas reseñas humanizan lo que, como se sabe, forma parte de las estadísticas.
Según el anuario de mortalidad, base de datos levantada por el Ministerio del Poder Popular para la Salud, en septiembre de 2012, 291 personas habrían fallecido en Venezuela por descargas eléctricas, de ellas 71 hombres y 4 mujeres murieron por descargas eléctricas de alta tensión, categoría que incluye todos los casos de muertes por conexiones ilegales o robo de material eléctrico. Esta cifra tiende a aumentar cuando el escenario económico empeora, situación que ha ocurrido en Venezuela de 2012 a la fecha, por cuanto se sospecha esta cifra podría ser aún mayor.
La fatalidad toca a la puerta de un vecino
Se trata de Ángel Ricardo Flores Méndez, anzoatiguense que residía en la calle Séptima del sector Pueblo Nuevo Sur en el municipio Simón Rodríguez, en El Tigre. Con 49 años y profesión electricista, se dedicaba al oficio en su comunidad, pero también acordaba “trabajitos” a los vecinos que deseaban conectarse de forma ilegal a la red eléctrica pública. Carmen Méndez era su hermana y manifestó el 10 de noviembre, un día después del trágico hecho, su desacuerdo con este tipo de trabajos que realizaba su hermano. “Muchas veces le dije que no lo siguiera haciendo, que era peligroso”, acotó el familiar.
Ángel deja un hijo de 25 años. Recibió una descarga de más de 13 mil voltios. No queda claro si fue por tropezar la cabeza con el tendido de alta tensión o si fue por tomarse del cable al perder el equilibrio. En todo caso, lo que sí quedó claro es que junto al cuerpo de Flores estaban varios metros de cable amarillo que iban desde el poste hasta la casa de los vecinos con los cuales se había comprometido a realizar la toma ilegal.
Denis José Valladares Blanco falleció por la misma causa menos de 48 horas después que Flores Méndez. En la mañana del miércoles 11 de noviembre habría intentado realizar una toma ilegal a un poste. Tenía apenas 21 años y residía en la calle Comercio del sector Urbanística 2000 en la ciudad anzoatiguense de El Tigre. Algunas reseñas periodísticas afirman que según testimonio de sus familiares desconocían que el joven se dedicara a realizar este tipo de actividad. Era albañil y tenía poco tiempo de haber regresado a Venezuela procedente de Colombia.
Casos de robo de cables, se cuentan de a cientos
Otro caso fue el de William José Vega, de 40 años. Su cuerpo fue hallado por corredores en la zona del Parque Metropolitano en la avenida 19 de abril en San Cristóbal. Era latonero y se encontraba en la casilla de transformación eléctrica, tal y como reseña el diario la Nación en su edición del 4 de noviembre. Vivía en la parte alta de La Concordia, por lo que no se trataría de realizar una toma ilegal sino de hurto de cableado eléctrico. Su cuerpo fue encontrado sobre estos dentro de la casilla que, según afirmaron los bomberos que se presentaron en el lugar, había sido forzada la cerradura y los dos candados de la estructura.
Vecinos y familiares de estas personas contradicen la versión presidencial de tratarse de personas paramilitares de la ultraderecha que pretenden, siguiendo órdenes del Comando Sur, sabotear el sistema eléctrico nacional, tal y como lo afirmó el presidente Maduro este lunes. “Estos casos se están investigando y debemos informar más al respecto”, dijo. Todos cometían actos ilegales que forman parte de las estadísticas más abultadas en Venezuela y Latinoamérica.
El mensaje del Presidente concluyó con la exigencia a los medios de comunicación de difundir esta información. «A ver si los medios de comunicación no ocultan esto como lo han hecho y no se hacen cómplices porque medio de comunicación que oculte la gravedad de estas informaciones es cómplice indirecto de estos planes contra el país«, advirtió sin pasar primero a revisar el origen y oficio de las víctimas del supuesto sabotaje.
Foto: Cortesía @LMottaD
Foto: Cortesía @LMottaD

Foto: Cortesía @LMottaD
Foto: Cortesía @LMottaD

Foto: Cortesía @LMottaD
Foto: Cortesía @LMottaD

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a