Delincuentes dispararon contra una mujer y la tiraron a la autopista Francisco Fajardo

Aproximadamente a las 3:30 pm, Liskeila Molina Rondón se subió en una unidad de pasajeros perteneciente a la Unión de Conductores de Antímano (UCA), en plaza Venezuela. Al negarse a ser robada, recibió un tiro en el pecho.

491
| Foto: Referencial

Caracas.– Con un tiro en su cuerpo y tirada en la autopista Francisco Fajardo terminó una mujer de 39 años la tarde de este 7 de mayo. Minutos antes había tomado una camioneta de pasajeros en plaza Venezuela que la llevaría a su casa, en Carapita, pero su ruta se vio interrumpida por dos sujetos que se montaron a robar.

LEE TAMBIÉN: 

Privan de libertad a cinco personas por protestas del 1º de Mayo en Paria

Aproximadamente a las 3:30 pm, Liskeila Molina Rondón se subió en una unidad de pasajeros perteneciente a la Unión de Conductores de Antímano (UCA), en plaza Venezuela, a pocos metros de una de las entradas de la estación de metro del sector. De acuerdo con algunos testigos, se sentó en uno de los primeros puestos del autobús.

La unidad arrancó con unas 40 personas entre sentadas y de pie, con destino a Carapita y Antímano. Pero no lograron llegar con todas sus pertenencias a sus hogares, pues tres hombres que se habían camuflado de pasajeros sacaron armas de fuego a mitad del camino y comenzaron a amenazar a los que solo deseaban llegar a descansar.

De acuerdo con la información dada por el chofer de la unidad a los familiares de la víctima, quienes pidieron resguardar sus identidades, la dama, al ver el desarrollo del robo y de la violencia de los tres jóvenes, se puso nerviosa y se negó a que le quitaran sus pertenencias. La reacción de uno de los atracadores fue darle un disparo.

La dama quedó herida en su asiento y uno de los hombres la lanzó a la vía. El cuerpo de Liskeila quedó en el borde de una alcantarilla y fue visto por los vehículos que venían detrás, pero ya estaba sin signos vitales. Después de despojar a los pasajeros de sus pertenencias, los atracadores obligaron al chofer a dejarlos en la estación de metro de Antímano.

Liskeila residía en Carapita y dejó un hijo menor de edad. Trabajaba en el Ministerio de Finanzas como personal de limpieza.

DÉJANOS TU COMENTARIO