21.7 C
Caracas
domingo, 29 noviembre, 2020

Lara | OVP reporta la muerte de un detenido durante interrogatorio del Cicpc

Carlos Eduardo Alvarado fue abordado por una comisión del Cicpc el 4 de noviembre a las siete de la mañana en la obra donde trabajaba porque lo acusaban de estar involucrado en un presunto robo de materiales de construcción. Horas más tarde, su familia lo encontró en la morgue de Barquisimeto

-

Barquisimeto.- Carlos Eduardo Alvarado Salas, de 42 años de edad, murió durante un interrogatorio policial, el miércoles 4 de noviembre, en la subdelegación municipal del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) de Barquisimeto, capital de Lara. 

La información fue suministrada por el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) este sábado 7 de noviembre. Alvarado fue abordado por una comisión del Cicpc el 4 de noviembre a las siete de la mañana en la obra donde trabajaba porque lo acusaban de estar involucrado en un presunto robo de materiales de construcción, indica el OVP en una nota de prensa. 

LEE TAMBIÉN

OVP: 55 reclusos fallecieron por tuberculosis entre octubre de 2019 y abril de 2020

Horas más tarde, sus familiares lo encontraron en la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto. Su esposa fue llevada hasta el Eje Homicidios del Cicpc, donde le preguntaron si su pareja tenía alguna enfermedad de base y le notificaron que había fallecido.


Pidió que no lo encerraran

“El viernes 6 de noviembre el cuerpo de Carlos Eduardo aún se encontraba en la morgue del principal centro asistencial del estado Lara. Las autoridades cubrieron el cadáver con una bolsa negra y fue identificado como una persona con COVID-19 y su acta de defunción indica que “murió a consecuencia de sepsis punto de partida respiratorio, neumonía de base y sospechoso de COVID-19”, enfermedad que no poseía según aseguraron sus familiares”, reitera el OVP.

- Advertisement -

Un allegado de la víctima relató a la misma organización que Alvarado le pidió a los funcionarios que no lo dejaran detenido porque sufría de claustrofobia y le temía a la oscuridad.

“No lo cuidaron, no se apiadaron de él y lo encerraron en un cuarto oscuro. Él empezó a gritar desesperado, pedía que lo sacaran, pero nadie le hizo caso, lo vieron que empezó a temblar y no era del miedo, era que estaba convulsionando, comenzó a botar espuma por la boca y después le dio un infarto”, detalló la fuente. 


La familia de la víctima denunció que Alvarado murió infartado y no recibió atención médica inmediata cuando mostró los signos de alarma. “Su cuerpo fue levantado dentro de la sede del CICPC horas después del deceso”, agregó la ONG.

Funcionarios intimidaron a los deudos

Los deudos retiraron el cuerpo para darle sepultura después de hacer gestiones en la Dirección de Salud y el Ministerio Público. El OVP señala que funcionarios del Cicpc se mantuvieron en las instalaciones de la morgue para evitar que los familiares fotografiaran el cuerpo de Alvarado.

“Murió en sus manos, en sus oficinas, sin auxilio. Ni siquiera lo reseñaron, no le notificaron a la Fiscalía, nos lo mataron”, reiteró un pariente.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado