21.8 C
Caracas
domingo, 24 enero, 2021

Lara | Familia de agricultores fue masacrada por un extrabajador de su finca

Octaviano Antonio Serrano Vargas, propietario de la finca, fue asesinado a machetazos junto a su hermano, su cuñada y tres sobrinos de 6, 8 y 14 años de edad, el sábado 28 de noviembre, en la finca La Polonia, ubicada en El Empedrado

-

Barquisimeto.- El agricultor Jesús Concepción Arriechi Carrasco, presunto homicida de tres niños y tres adultos en la finca La Polonia de El Empedrado, fue despedido por el propietario de esas tierras hace más de un año por quedarse con las ganancias de unos sacos de caraotas que habían cosechado en el lugar, relataron allegados de las víctimas, este lunes 30 de noviembre, en la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto, capital del estado Lara.

Octaviano Antonio Serrano Vargas (60), propietario de la finca, fue asesinado a machetazos junto a su hermano, Noval Ramón Serrano Vargas (44); su cuñada, Liliana Rafaela Mavare Colmenárez (44) y tres sobrinos de 6, 8 y 14 años de edad, el sábado 28 de noviembre, en horas de la tarde, en La Polonia, ubicada en un caserío del municipio Torres que limita con el estado Trujillo.

Arriechi llegó a la finca con una escopeta y un machete, disparó contra Noval Serrano y después mutiló al resto de la familia. 

Sacaron los cuerpos en caballos

El hijo mayor del matrimonio Serrano Mavare, de 13 años de edad, pudo escapar del lugar cuando Arriechi hirió a su papá. “Se tiró por un barranco cuando le dispararon a su papá a traición y avisó a unos vecinos. Ellos estaban cocinando”, comentó un pariente en la morgue.

El adolescente se refugió en la casa de unos conocidos para alertar que un hombre armado había irrumpido en la finca. Sus padres, sus dos hermanitos, su primo y su tío fueron masacrados por Arriechi, según la versión policial. 

La familia se enteró de la tragedia el sábado en la noche, cuando una maestra de los niños se comunicó con unos tíos, residenciados en Barquisimeto.“No lo queríamos creer porque a veces las informaciones son erróneas y queríamos verificar porque habían muchas versiones”, dijo Rubén Mavare, hermano de Liliana. 

- Advertisement -

Las comisiones del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) llegaron a la finca casi 24 horas después del crimen. “No pueden entrar carros por ahí, los cuerpos los bajaron fue en caballo hasta (la furgoneta) en El Empedrado”, indicó un primo.

Detenido el presunto homicida

La familia de las víctimas reiteró que no saben cuál fue el detonante de la masacre y si el presunto homicida actuó solo.“No sabemos si lo hizo con ayuda de alguien más”, comentaron al descartar que el presunto homicida fue retenido por la comunidad mientras llegaban las autoridades, como circuló en una minuta. 

Arriechi fue aprehendido el 29 de noviembre, a las cinco de la mañana, en las inmediaciones de la finca La Polonia, de acuerdo con un reporte de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Los funcionarios acordonaron el sector tras recibir una denuncia anónima del homicidio múltiple y el robo de dos caballos en el sitio.

Arriechi iba acompañado de una mujer y tres niños en el camino cuando fue interceptado por la PNB. Confesó el crimen mientras era interrogado.

Al agricultor de 26 años de edad le incautaron un machete y fue puesto a la orden del Ministerio Público (MP). Una minuta del Cicpc indica que el victimario tenía una disputa con el dueño de las tierras por el destino de unas caraotas que habían sembrado en conjunto.

Viajarían en pocos días

El matrimonio Serrano Mavaré tenía ocho meses viviendo en la finca La Polonia junto a sus tres hijos de 13, 8 y 6 años de edad y un sobrino de 14 años al que le habían regalado unos animales para criar en el campo.

El 6 de diciembre tenían previsto viajar a Barquisimeto, donde vivían, para visitar a los hermanos de Liliana y salir a votar. La pareja se dedicaba a la venta de tostones en la calle y se fue al campo cuando el gobierno decretó la cuarentena por la pandemia del COVID-19, mencionó un vecino.

En la finca, que le pertenecía al hermano mayor de Noval Serrano, cultivaban maíz, caraotas y cuidaban del ganado. “Había dejado sus estudios para irse a trabajar. Yo lo esperaba para diciembre porque no lo veía desde marzo”, lamentó entre lágrimas la madre del adolescente de 14 años y tía de los dos niños asesinados en la finca.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado