19.1 C
Caracas
miércoles, 2 diciembre, 2020

La falta de atención incidió en muerte por desnutrición de los adultos mayores

Los vecinos de los fallecidos Silvia y Rafael Sandoval contaron a El Pitazo que nunca vieron a nadie visitándolos, ni conocieron a un miembro de su familia, solo sabían que eran del Oriente de Venezuela

-

«Silvia y Rafael eran un par de abuelitos que no hablaban con los vecinos, siempre eran ellos dos, eran muy cerrados. Como sabíamos que estaban solos, les tocábamos la puerta constantemente y medio la abrían para recibir la comida. Luego, cuando les llevábamos más, decían que el anterior plato estaba sabroso, pero no nos constaba que se la hubiesen comido».

Así cuenta Yvette Hernández, vecina de Silvia Margarita Sandoval Armas, de 72 años, y su hermano Rafael David Sandoval Armas, de 73, adultos mayores que fueron encontrados muertos y en estado de desnutrición este lunes 26 de octubre, dentro de su residencia en el conjunto Villa II, ubicada en Puente Hierro, Caracas.

Hernández cuenta que desde el lunes 19 de octubre empezaron a tocarle la puerta a los hermanos Sandoval. Agrega que durante toda la semana los vecinos intentaron comunicarse con ellos. Pensaban que habían ido a un hospital, pero esta hipótesis se esfumó al ver que el bombillo de uno de los cuartos permanecía encendido.

Después de una semana sin noticias, la mañana del lunes 26 se volvieron a acercar al apartamento de la familia Sandoval y notaron un hedor, por lo que decidieron llamar a las autoridades. Los Bomberos de Caracas llegaron al sitio. Los efectivos ingresaron al apartamento mediante la técnica de rapel. Escalaron desde planta baja, sacaron unos ocho vidrios de la ventana de la sala y lograron entrar.

LEE TAMBIÉN

CLAVES | Hambre en adultos mayores: una vejez marcada por la dependencia alimentaria

- Advertisement -

Los bomberos encontraron a Silvia muerta en la sala de la vivienda: mitad de su cuerpo estaba en el suelo y su rostro reposaba en una silla del comedor. Luego fueron en búsqueda de Rafael, a quien hallaron en su cuarto, estaba en el piso tirado.

Los efectivos permitieron que pasaran cinco vecinos a la edificación. Hernández dice que el abuelo tenía una posición como si hubiese intentado levantarse de la cama para responder los llamados, pero «no pudo más, no tuvo energías, cayó y murió».

Rafael era ingeniero y Silvia trabajó para el Ministerio de la Defensa

Rafael Sandoval se desempeñó hasta el año 2007 como ingeniero para una empresa privada, identificada como Incoex II C.A. Por su parte, Silvia trabajó hasta el año 1989 para el Ministerio de la Defensa. Ambos recibían un total de 800.000 bolívares, menos de dos dólares al cambio de este 30 de octubre. También recibían mensualmente la bolsa del Clap.

Silvia Sandoval fue la primera en residir en el apartamento 94 del conjunto residencial. La vivienda pertenecía a su madre, quien falleció, de acuerdo con el relato de vecinos, hace más de 35 años. La mujer se quedó sola, pero luego llegó su hermano Rafael, quien se mudó desde el Oriente del país a Caracas, tras divorciarse de su esposa.

Después que Rafael dejó de trabajar como ingeniero, se dedicó a reparar electrodomésticos como televisores y radios, y con el dinero que le pagaban lograba comprar algo de comida. El hombre también tenía un inmueble alquilado en Hornos de Cal.

Una de las vecinas indicó a El Pitazo que en todos los años que la pareja de hermanos residió en el edificio no observaron que alguien los visitara, tampoco les conocieron a ningún pariente. «Nosotros también pensamos que los abuelitos se dejaron morir, se entregaron a la muerte deprimidos al verse tan solos. Estaban delgados, pero nosotros también creemos que eso influyó», contó.

Otra de las residentes del conjunto residencial dijo que la soledad combinada con no tener dinero puede hacer mucho daño. «A la señora Silvia no le gustaba cocinar, no sabía. Desde que la conozco ella siempre salía a la calle a desayunar empanadas. Hace dos semanas nos dijo que prendió la cocina, montó una olla y coció unas bolitas de harina para ella y su hermano«.

LEE TAMBIÉN

Encovi 2019-2020: 79,3% de los venezolanos están en pobreza extrema

Los vecinos relataron que cada vez que veían a Silvia estaba con la misma ropa, pero su hermano, quien acostumbraba vestirse muy bien, dejó de hacerlo. «Las camisas del señor Rafael lucían gastadas, se les notaba que estaban pasando necesidades. También lo empezamos a ver delgado, por eso siempre les tocábamos la puerta para llevarles alimento».

«Es triste lo que pasó, tanto por ser venezolanos, como por ser vecinos de los abuelos. Pero también nos parece injusto todo lo que se ha dicho en las redes. A nosotros no nos pueden culpar de su muerte, lamentablemente, es la situación país. Yo pienso que sí se pudo hacer más, pero ellos no dejaban, eran muy cerrados. Estamos consternados, tristes, lamentándonos», comentó la vecina Hernández.

La muerte de los hermanos Sandoval consternó a sus vecinos y a todo un país. Sin embargo, los adultos mayores de Venezuela la próxima semana recibirán nuevamente su pensión, la cual está fijada en 400.000 bolívares, menos de un dólar, cuyo monto alcanza para comprar menos de un cuarto de carne de res.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado