Familiares denuncian delito en caso de migrante fallecida en operación estética

La joven tenía 22 años y desde hace dos residía en Panamá. Con lo ahorrado vino a Venezuela a practicarse una lipotransferencia y a visitar a su hijo de seis años, pero sus planes no resultaron como esperaba

921

Caracas. “Hoy fue mi hermana, pero mañana puede ser cualquier otra si este señor sigue en la calle. Mi hermana dejó a su hijo huérfano; su padre también murió. Ella se fue a Panamá y vino a hacerse un retoque, no a matarse. Un doctor irresponsable es tan asesino como un delincuente que anda por la calle con un arma”, relata la hermana de una joven de 22 años que este lunes 10 de junio llegó a Venezuela para hacerse una lipotransferencia.

La lipotransferencia se define como un tratamiento estético que consiste en la extracción de grasa de partes del cuerpo, principalmente abdomen y brazos, y su posterior inyección en otras partes del cuerpo, como senos o glúteos. Johana Solsiré Martínez Rodríguez aterrizó en Maiquetía el 10 de junio, pues tenía una cita en en el centro médico ambulatorio Iboma para hacerse “un retoque”.


LEE TAMBIÉN: 

CAE EN PRESUNTO ENFRENTAMIENTO CON LAS FAES  ALIAS “EL PRAN”

Franyeli Rodríguez, hermana de Johana, detalla que la víctima vivía en Panamá desde 2017. Desde el segundo mes de su estadía en el país centroamericano se dedicó a trabajar como mesera en locales nocturnos. Con lo ahorrado decidió viajar a Venezuela, visitar a su hijo de seis años en Charallave, estado Miranda, y practicarse una cirugía.

Desde Panamá coordinó con el médico cirujano Delfín Miguel Argote Guerrero. A las 10:00 am del martes 11 de junio, Johana estaba en el centro ambulatorio ubicado en el tercer piso del edificio General Páez, en la esquina La Marrón, en el centro de Caracas. La acompañaba su madre.

Sus familiares refieren que aproximadamente a las 11:30 am la dama ingresó al quirófano. La intervención quirúrgica tenía una duración estimada de tres horas. El tiempo no se cumplió. Las horas pasaron y Johana no salió.

Al ver el reloj y que el tiempo anunciado había finalizado, la madre de Johana decidió pedirle una explicación a la secretaria del médico cirujano. La trabajadora se comunicó con la enfermera, y esta le comunicó que la joven había presentado una arritmia cardíaca y que estaba siendo estabilizada.

La madre detalla que después de ese anuncio las horas siguieron pasando. A media tarde llegaron dos mujeres vestidas con el uniforme del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). Ingresaron al quirófano. Tiempo después sacaron al médico esposado.

Al ver el hecho, la mamá y familiares de Johana volvieron a exigir respuestas. La enfermera le manifestó que su hija había fallecido tras sufrir un paro respiratorio. Según su versión, murió a las 6:40 pm, pero la madre la refuta y dice: “Yo sé que mi hija murió mucho antes”.

El médico cirujano fue llevado a la sede del Cicpc, en la avenida Urdaneta, donde hasta este 12 de junio permanecía detenido. La familia denunció el caso en el Eje de Homicidios.

Con respecto al centro ambulatorio, trabajadores de seguridad indicaron que la tarde de este 11 de junio la directiva les hizo llegar una circular en la que se les avisaba que el recinto cerraría hasta nuevo aviso.

DÉJANOS TU COMENTARIO