Huérfanos de la salud | Capítulo 5: Sobrevivir a la emergencia

177


Una investigación realizada en 22 salas de urgencias pediátricas de los mayores centros públicos de salud de Venezuela confirmó que a los familiares de los niños enfermos se les impone la obligación de buscar las medicinas e insumos de los que el Estado no puede dotar a pesar de ser su obligación. Ese es el mal más visible de un sistema estatal de atención de emergencias que también padece de déficit de personal, de equipos e incluso de cupos y cuyo desempeño refleja la crisis hospitalaria.

Sección 1: Padres subsidian urgencias pediátricas del gobierno

Sección 2: Pediatras sacan de su bolsillo para las urgencias


Los niños desnutridos en Venezuela requieren no solo de acceso a los alimentos, sino de la atención que no todos encuentran en los centros públicos nutricionales del país.
La falta de recursos y los retrasos oficiales en los planes para mejorar los servicios afectan hoy la respuesta del Estado frente al repunte de casos graves de los últimos dos años. Mientras tanto, decenas de voluntarios se movilizan para ayudar a los pequeños que padecen la crisis alimentaria.

Sección 1: Carencia de penicilina complica curación de niños con infecciones
Sección 2: Sin armas contra las bacterias

Sección 1: Escasean los cupos para rehabilitar a niños con desnutrición grave
Sección 2: El hambre no los deja indiferentes


Las fallas en la cadena de distribución impiden que más niños sean beneficiados por las coberturas del Programa Ampliado de Inmunizaciones, manejado por el gobierno. Las dificultades han sido reiteradamente señaladas en documentos oficiales.
Los padres, además, padecen hoy de la escasez, mientras expertos plantean dudas sobre la gestión oficial en las compras.

Sección 1: Faltan camiones y neveras para ampliar la vacunación
Sección 2: El millonario negocio de las compras de vacunas


El Gobierno firmó un convenio millonario con Argentina que permitió la compra de más de 12.300 equipos para unidades públicas de atención obstétrica y neonatal. Sin embargo, 70% de los aparatos está sin mantenimiento, mientras repuntan las denuncias de mortalidad infantil y déficit de médicos.

SECCIÓN 1: UNA DOTACIÓN ABANDONADA PARA ATENDER NEONATOS

SECCIÓN 2: EL GREMIO DE NEONATÓLOGO, EN DESAPARICIÓN

SECCIÓN 3: LA MORTALIDAD VENCE AL ESTADO

DÉJANOS TU COMENTARIO