Funcionarios policiales asesinan a joven comerciante en Trujillo

Yolvis Alfonso Godoy (21 años) se negó a pagar una “vacuna” a los funcionarios de la Policía de Trujillo, y 15 días después lo asesinaron en un presunto enfrentamiento. No tenía antecedentes y se dedicaba a vender queso artesanal

1603
Yolvis Alfonso Godoy, de 21 años, era comerciante de queso artesanal en Monay, municipio Pampán, del estado Trujillo | Foto: María Gabriela Danieri

Valera.- Una mañana de febrero, Yolvis Alfonso Godoy Lugo salió de su residencia, ubicada en la población de La Catalina de Monay, municipio Pampán, del estado Trujillo, a distribuir su queso artesanal.

Abordó su motocicleta y bajó al centro de Monay, donde tenía que pasar frente a la estación policial motorizada, pues era su recorrido habitual. Quienes lo vieron por última vez, explican que a las 12:00 pm de ese sábado, 15 de febrero, los funcionarios lo detuvieron e ingresaron a la comandancia.

LEE TAMBIÉN

Familiares de Mayer Oropeza exigieron justicia durante su entierro

Sus familiares no supieron más nada sobre él hasta la noche del domingo 16 de febrero, cuando su cuerpo, golpeado, con desprendimiento de testículos y con dos heridas de bala, reposaba en la sala de autopsias del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) en el hospital de Valera.

“Tenían la autopsia lista y decían que era de Carache», comentó un allegado, quien, por seguridad y miedo a represalias, pidió resguardar su identidad. Nunca les avisaron a los familiares para que reconocieran el cadáver. Las autoridades actuaron rápido para sellar el expediente.

Los medios regionales publicaron que Yolvis era un delincuente y le habían incautado un revólver calibre 38 milímetros. Se había enfrentado a los policías en el sector La Garita, de Pampán. Esta es una zona que a juicio de los declarantes, nunca transitaba la víctima. Aquella historia para ellos estaba lejos de la realidad.

LEE TAMBIÉN

Funcionaria del Cicpc mató a un ladrón que intentó robarla en El Junquito

15 días antes

“Era muy reservado, no hablaba de sus problemas y tal vez guardó ese inconveniente para no preocupar a sus papás”, contó el declarante sobre el incidente sucedido 15 días antes del asesinato de Godoy Lugo.

La policía motorizada, que responde a órdenes del Centro de Coordinación Policial N° 5, de las Fuerzas Armadas Policiales de Trujillo (Fapet), lo detuvo, junto a un sobrino menor de edad, cuando regresaban de distribuir su mercancía.

En esa oportunidad un allegado vio la detención y avisó a sus familiares, quienes fueron a la estación y preguntaron la razón del arresto. “No se preocupe, ya los vamos a soltar, es solo una rutina», les dijo un funcionario antes de dejarlos en libertad.

Yolvis Godoy Lugo le contó a este familiar que los efectivos revisaron su celular y notaron las transferencias hechas y recibidas. Todas por la compra de leche o venta de queso.

Confesó que le pidieron pagar una vacuna para dejarlo tranquilo. Sin embargo, él no aceptó. “Pensarían que por ser funcionarios no le iban a hacer nada», manifestó el allegado.

Emprendedor y padre

Este 16 de marzo, el joven cumpliría los 22 años de edad. Su hoja de vida estaba limpia. A los 18 años, tras salir del bachillerato, se enlistó para ser Guardia Nacional. Estuvo por dos años en la Academia Militar, pero solicitó la baja porque no se acostumbró a la vida citadina.

En su regreso a La Catalina de Monay, un pueblo ganadero y agrícola, decidió fabricar queso con la leche de los animales de su papá y de otro productor de la zona, a quien le compraba con regularidad. “La mayoría de los jóvenes de la zona se dedican a eso, porque es un pueblo ganadero. Él hacia su queso y lo vendía, como sus hermanos”, dijo el allegado.

A los 20 años se hizo papá y siguió con el negocio, que no le dejaba grandes ganancias, pero eran suficientes para mantener su hogar. No obstante, los uniformados le impidieron seguir adelante.

“Esperamos que se haga justicia y que aquellas personas que han pasado por la misma situación denuncien», expresó el denunciante, quien aseguró que toda la comunidad de Monay ha dado su respaldo y dan fe de la buena conducta de la víctima.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO