25.1 C
Caracas
lunes, 16 mayo, 2022

FOTOS | Tachirenses no aparecen en el sistema del Saime después de ser cedulados

-

Niños duermen a las afueras del Saime mientras sus padres esperan respuestas para cedularlos. Mariana Duque[/caption] San Cristóbal.  Sacan su cédula, pero no aparecen en el sistema. Es el problema que se repite entre los cientos de tachirenses que acuden a diario a las oficinas del Saime en San Cristóbal para sacar algún documento de identidad, sea la cédula o el pasaporte. Las colas de carros y de personas a las afueras del Saime en el sector La Castra dan cuenta de lo que tienen que vivir los venezolanos que desean cumplir con un trámite de este tipo en su país de origen. A las afueras hay quienes esperan con sus hijos, a los cuales acuestan en las aceras para descansar por haber llegado al lugar desde la madrugada, o sientan a comerse una arepa o tomarse un jugo para pasar el día. [caption id="attachment_418669" align="alignnone" width="1100"] Eliézer Rueda tuvo que llevar de nuevo los datos filiatorios de su hija para sacarle la cédula | Foto: Mariana Duque[/caption] Algunos hacen la cola seguros de que cumplirán con el trámite, porque ya les dieron un número o formaron parte de los señalados como atendidos para el día en curso, mientras otros esperan a ver si al finalizar la jornada hay un chance para sacar la cédula de sus hijos. Mientras tanto, los vendedores ambulantes no pierden la oportunidad de ofrecer jugos, tortas o cafés; y aparecen quienes se ofrecen a cuidar los carros por algunas propinas. Las caídas del sistema son recurrentes y hacen más larga la espera. [caption id="attachment_418672" align="alignnone" width="1100"] Los tachirenses esperan más de dos meses por la entrega de la cédula de identidad | Foto: Mariana Duque[/caption] Entre estos trámites, otro grupo hace una cola larga para preguntar. Es la misma fila para obtener respuestas sobre pasaporte, cédula de identidad, extravíos, datos filiatorios, entre otros. En ella estaba Eliézer Rueda, esperando respuesta sobre la cédula de identidad de su hija, quien a pesar de tener el plástico no aparece en sistema. Se trata de una joven de 17 años de edad que acaba de irse a estudiar a la universidad en el estado Lara. Su cédula de identidad se vencía en el año 2020, pero para evitar la lentitud en los trámites prefirió sacarla antes de viajar a su lugar de estudios y así no enfrentar el vencimiento. Lo que no pensó es que la sacarían del sistema y que ninguna cédula le serviría. [caption id="attachment_418681" align="alignnone" width="1100"] Menores de edad comen en el piso del Saime mientras esperan su turno para cédula o pasaporte | Foto: Mariana Duque[/caption] “Vine porque la niña iba a la universidad y resulta que no aparece en el sistema. Entonces me tocó sacar otra partida de nacimiento, una declaración jurada, fotocopia de cédula de la mamá y fotocopia de la mía, y vengo a ver si ya salió para que se venga, porque ella está en Lara. Yo vine con los documentos el 4 de junio y voy a ver si ya salió para que se venga y la cedulen de nuevo», expresó mientras esperaba bajo el sol en una cola en la que al menos había unas 50 personas por delante.

Lee también: Precio del pasaporte aumentó 620.689 %
Indicó que con la primera cédula estudió primaria y bachillerato, pero ahora en el sistema no aparecen las cédulas que comienzan por 27 millones. “Muchos están viviendo esta situación, porque por negligencia de los funcionarios no la agregaron al sistema… Tienen que abrir otras oficinas para los datos filiatorios, porque es una sola cola para todo”, indicó Rueda. Como él estaba Juana Abreu, habitante de Cordero, municipio Andrés Bello del estado Táchira. Indignada, relató que renovó su cédula de identidad porque se le había vencido, y ahora tiene problemas para hacer trámites legales porque no fue cargada al sistema. [caption id="attachment_418686" align="alignnone" width="1100"] Oscar Figueroa esperó un año por la cita de pasaporte de su hijo | Foto: Mariana Duque[/caption] Llevó todo lo que le pidieron para actualizarla, hasta una fe de vida, pero no ha logrado avanzar en el trámite. “Esto es peor que andar con la cédula vencida. De verdad que no entiendo qué está ocurriendo en este país. Quieren dejarnos sin identificación, sin pasaporte, sin nada, como borrarnos del planeta. No es justo”.

Por cédulas nuevas

Desde las tres de la mañana llegan a las puertas del Saime quienes quieren cedular a sus hijos menores de edad. Algunos logran entrar entre los 100 del día; otros deben seguirlo intentado, como le ocurrió este lunes 8 a Carmen Rosal, habitante de la localidad de Rubio, municipio Junín de la frontera tachirense. Salió del terminal de pasajeros a las cinco de la mañana, pero como la vía presenta derrumbes y protestas constantes por gas, llegó al Saime a las ocho de la mañana. De este modo quedaron su hijo de 10 años y su sobrino de 11 fuera de la jornada de cedulación. “Me quedé en espera a ver si de repente cuando pasen los 100 niños nos pasan, pero esperando respuesta. Mi niño tiene 10 años y mi sobrino tiene 11. Incluso vengo hasta con el bebé de dos añitos a hacer el trámite, porque no tengo con quién dejarlo”, expresa. Los niños estaban acostados en la acera mientras Carmen relataba su historia. Le preocupaba que al sobrino no lo iban a dejar estudiar si no llevaba pronto la cédula de identidad, pues en el colegio lo dejaron inscribir con el compromiso de que no pasaría mucho tiempo para cumplir con el requisito. [caption id="attachment_418688" align="alignnone" width="1100"] Las colas para preguntar algún trámite en el Saime de San Cristóbal son igual de largas que las que se hacen para el pasaporte y cédula |Foto: Mariana Duque[/caption]

“Un año esperando pasaporte”

Oscar Figueroa se sentó en la acera de uno de los espacios internos del Saime a esperar a su esposa e hijo de un año y seis meses de edad, a quien le iban a sacar el pasaporte. Sacó la cita hace un año, y es el único trámite que les hace falta para salir del país. Aunque debían estar las ocho de la mañana, eran casi las doce y no habían pasado, porque el sistema se había caído. Oscar es licenciado en enfermería con especialización en cuidados intensivos, y su esposa es docente. Ambos tienen un negocio, que ya no les da ganancias para mantenerse en el país, pues asegura que después de la reconversión monetaria se ha hecho imposible comprar y vender mercancía. Viajarán a Bogotá, una vez que tengan el pasaporte de su hijo, por una invitación de un amigo, pero también para probar si es un buen sitio para quedarse. De no ser así se irán a Chile, en donde tiene un hermano, a quien le alcanza el sueldo para tener calidad de vida. “Uno va a llegar a otro país a ser siempre inmigrante. Por más que usted quiere aparentar que se le pega el acento chileno, usted siempre va a ser inmigrante, pero la calidad de vida es otra. Con 260.000 pesos chilenos que gana al mes, mi hermano puede vivir tranquilamente. Usted sabe que va a ir a otro país a trabajar, pero para darle a su hijo la calidad de vida que necesita”, afirma Figueroa. Está cansado de tener que hacer colas para poder adquirir algo básico para su hijo o de tener que buscar 300 millones de bolívares para comprarle un paquete de pañales en Cúcuta.]]>

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a