FOTOS + AUDIO | Señalan despilfarro y deudas en la película de Ruddy Rodríguez

222

El vuelo del turpial supuso una millonaria inversión considerada por involucrados en el proyecto como un derroche de recursos en un largometraje que nunca inició su filmación

Foto: Facebook Edgar Jiménez
Pinewood embargó los equipos del rodaje por impago | Foto: Facebook Edgar Jiménez


Por: Marjuli Matheus | El Pitazo
Caracas.- Un escándalo sacude el mundo de la farándula, el cine y la política venezolanos. Miembros del equipo de producción de El vuelo del turpial, película que estaba produciendo la exmiss y actriz venezolana, Ruddy Rodríguez, denunciaron a través de redes sociales que la otrora cantante dejó una enorme deuda entre el personal que contrató para la realización de este film, que hasta la fecha no ha sido rodado.

Lee también: AUDIO | Revelan pruebas de la presunta estafa de Ruddy Rodríguez

El equipo de El Pitazo contactó a los involucrados para conocer detalles de la denuncia. El 3 de agosto de 2015 un grupo de unas 40 personas de Venezuela, México y Colombia partieron hacia Los Ángeles, EE. UU., con la promesa de recibir entrenamiento de cara a la súper producción que se estaba gestando desde mediados de 2012.

El vuelo del turpial prometía ser una cinta que exaltaría las raíces indígenas venezolanas. Ruddy Rodríguez figuraba como productora ejecutiva, Haik Gazarian como director y Edgard Meinhardt como director de finanzas (CFO, por sus siglas en inglés). La empresa detrás de esta súper producción es R92 Films.
Al llegar a Los Ángeles, los miembros del equipo se instalaron en una oficina en el aeropuerto de Santa Mónica, de esa localidad, pero no recibieron tal inducción. “Solo llegamos a leer el guion, no hicimos más nada; nos pareció un derroche movilizar a tanta gente solo para leer un guion”, explicó Erasmo Colón, quien fue contratado como Props Master (jefe de utilería).
El guion de El vuelo del turpial fue escrito por la actriz colombiana Valentina Rendón, esposa de Haik Gazarian. Los afectados revelaron que el guion no estaba terminado, lo cual empezó a generar sospechas.

Lea también: Claves del caso Ruddy Rodríguez y la denuncia de estafa por “El vuelo del turpial”

De Los Ángeles fueron trasladados a República Dominicana, lugar que sería la base de operaciones de la producción. “En Los Ángeles estuvimos dos semanas, de ahí fuimos a Santo Domingo. Nos alojaron durante tres meses en un complejo turístico, ubicado en una zona exclusiva, cerca de los estudios Pinewood“, comentó Xiane Pacheco, quien fungía como Productora de Campo (United Production Manager, UPM) del proyecto.

Equipo de "El vuelo del turpial" que viajó a Loa Ángeles | Foto: Facebook Edgar Jiménez
Equipo de El vuelo del turpial que viajó a Los Ángeles | Foto: Facebook Edgar Jiménez

En poco tiempo se comenzaron a ver las irregularidades. Retraso en los pagos, discriminación hacia el personal venezolano, derroche de presupuesto, son algunas de las que señalan los denunciantes.
“A nosotros -los venezolanos- nos pagaban mucho menos que a los mexicanos que tenían exactamente el mismo cargo. Pero el verdadero problema es que incumplieron con el pago y con los compromisos adquiridos”, comentó el Props Master venezolano contratado para la película.
La producción contemplaba locaciones en tres países: Venezuela, República Dominicana y China. Una operación de tal magnitud requirió del manejo de un presupuesto millonario; no obstante, de acuerdo con el testimonio de los consultados, el dinero fue derrochado en contrataciones, a su juicio, innecesarias. “En Pinewood se recrearon escenarios de Canaima, del Salto Ángel y de los tepuyes venezolanos; el despilfarro en todo el decorado era innecesario porque hay tecnología que permite recrear, con croma por ejemplo, esos escenarios con mucho menos inversión”, añadió Colón, conocedor de producciones cinematográficas con más de 20 años de experiencia, quien acotó que la recreación de los escenarios era necesaria porque se estipulaba la participación de niños y algunas locaciones eran imaginarias, sin embargo, existen métodos tecnológicos menos costos.

Receta para el desastre

Entre las situaciones que levantaron más sospechas en el equipo se cuenta un viaje realizado a China a mediados de septiembre de 2015. En esta movilización se envió solo a una parte del equipo. Los problemas de logística quedaron en evidencia. El visado no se tramitó correctamente y esto ocasionó una demora de más de 12 horas en el aeropuerto de Shangai. Cuando finalmente lograron ingresar al país asiático, el equipo notó que estaban alojados a más de cuatro horas de la locación que debían inspeccionar. “Eso para una producción es fatal, no puedes darte el lujo de perder tiempo y dinero de esa forma”, refirió Colón sobre la logística del viaje a China.
En República Dominicana contrataron a la empresa británica Pinewood Studios, reconocida en el mundo del cine por producciones como Harry Potter. A esta compañía se le encargó la recreación de ambientes naturales propios del sur de Venezuela. Una operación millonaria con la que la producción de El vuelo del Turpial quedó en deuda, por lo que fueron embargados todos los bienes que estaban en los estudios. El personal contratado se vio afectado pues sus aparatos personales fueron objeto de embargo. Equipos de otras empresas que habían sido alquilados también resultaron confiscados por Pinewood como garantía de la deuda.

Pinewood Studios en República Dominicana donde se recreó Canaima | Foto: Facebook Edgar Jiménez
Pinewood Studios en República Dominicana, donde se recreó Canaima | Foto: Facebook Edgar Jiménez

Pipo Wagner, otro de los contratados para la producción, aseguró que las deudas van de 10.000 a 30.000 dólares cada una, aproximadamente, solo en el personal que no recibió los pagos. Añadió además que en el embargo, algunas empresas, como Division Camera, perdieron equipos valorados en unos USD 100.000, que habían alquilado para el rodaje en Pinewood. “Yo me fui de la película en el momento en que vi retraso en mis pagos (sabiendo la manera descomunal de gastarse los fondos, no me sorprendió que se quedarán sin dinero)”, dijo.
Uno de los hechos que los miembros del equipo criticó como despilfarro de recursos fue la impresión en 3D de personajes de la película, algo que en el mundo del cine es muy costoso.
Uno de los personajes impresos en 3D | Personaje impreso en 3D para el rodaje que nunca ocurrió | Foto: Facebook Edgar Jiménez
Uno de los personajes impresos en 3D | Foto: Facebook Edgar Jiménez

Otra de las irregularidades que notó el equipo de profesionales, con amplia trayectoria cinematográfica, fue que los productores ejecutivos y el equipo administrativo no tenían experiencia en el negocio del cine, lo que los llevó a cometer muchos errores y malgastar el presupuesto, según la opinión del equipo consultado. Wagner y Pacheco revelaron que en su mayoría eran familiares y allegados de Ruddy Rodríguez y Haik Gazarian. Entre ellos, el sobrino de la actriz, quien era uno de sus asistentes personales; y la madrastra de Gazarian, Antonieta Leidenz, quien tenía funciones administrativas. Esta última junto a Diana Pedroni, también asistente de la actriz eran las que “daban la cara” en República Dominicana, ante los reclamos de pago, así lo señalaron los afectados.
ruddy-rodriguez-38
Diana Pedroni (izq) asistente de Ruddy Rodríguez y Antonieta Leidenz (der), madrastra de Haik Gazarian | Foto: Facebook Edgar Jiménez

Además de estos hechos, que causaban sospechas en el equipo de Venezuela, cuando llegaron a República Dominicana se dieron cuenta de que había duplicidad de cargos. Todos los jefes de área tenían un homólogo extranjero: mexicano o dominicanos. Esto generó tensiones y conflicto de competencias, de acuerdo con el relato que Colón hizo a El Pitazo.
En diciembre de 2015, tras las elecciones parlamentarias en Venezuela, parte del equipo dejó de recibir su pago. Fueron notificados de la paralización momentánea de la producción y les informaron que la reanudarían en enero. Llegada la fecha, solo recibieron evasivas y algunas excusas, de acuerdo con lo narrado por las personas consultadas. Luego de eso, poco a poco, cada uno se fue desvinculando del proyecto con la promesa de que se reanudaría en agosto de 2016 y les serían cancelados sus honorarios pendientes. La última comunicación de la empresa R92 Films con los afectados fue el 29 de agosto de 2016, en la cual se comprometían a pagar en septiembre. Dado que no cumplieron con esa última promesa, el personal decidió romper el silencio.
Ante la mezcla de tal derroche y deudas, surgió la pregunta sobre la procedencia de los fondos. Los consultados respondieron que siempre se les habló de “inversionistas”, pero sin que Ruddy, Haik o Edgard les dieran información sobre la identidad de los financistas o la procedencia de los fondos. Algunos suponen “lavado de dinero”, corrupción o malversación, pero aseguraron que no tienen elementos para demostrarlo. Solo tuvieron un vestigio sobre la identidad del inversionista cuando en enero, tras la paralización del rodaje, el abogado de la actriz les revelara que un reconocido empresario vinculado con el Gobierno venezolano era el que financiaba el proyecto.
Pese a todo el despliegue, no se llegó a rodar ni un solo milímetro de la cinta. Nunca hubo elenco. El vestuario se hizo sobre maniquíes. Jamás hubo ensayos, ni nada más allá de la conformación del equipo y la preproducción en algunas locaciones. El turpial nunca alzó vuelo y quedaron en el camino deudas, promesas de pago y acusaciones.
Mientras tanto, ni Ruddy Rodríguez ni Haik Gazarian ni Edgard Meinhardt se han pronunciado públicamente sobre el caso. En sus buzones de correo tienen una petición de información que les hizo El Pitazo para conocer su postura al respecto.
Fotos del millonario estudio que quedó sin uso:
ruddy-rodriguez-7 ruddy-rodriguez-8 ruddy-rodriguez-9 ruddy-rodriguez-10 ruddy-rodriguez-11
Pinewood Studios en República Dominicana donde se recreó Canaima | Foto: Facebook Edgar Jiménez
Pinewood Studios en República Dominicana donde se recreó Canaima | Foto: Facebook Edgar Jiménez

ruddy-rodriguez-35 ruddy-rodriguez-6 ruddy-rodriguez-3
ruddy-rodriguez-2

DÉJANOS TU COMENTARIO