22.2 C
Caracas
viernes, 4 diciembre, 2020

FOTOS y AUDIO | Desnudo y con una biblia en mano protestó contra la represión

-

Un manifestante  se subió a una tanqueta y protestó desnudo frente a la PNB. | Foto: Rayner Peña R.

Caracas.- Un hombre se desnudó por completo en la autopista Francisco Fajardo, de la ciudad capital, durante la manifestación opositora realizada este jueves 20 de abril. Sin ropa, procedió a acercarse al piquete de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que reprimía la manifestación para pedirles que dejaran de lanzar bombas.
Con una biblia en una mano y su ropa en la otra, el joven -que prefirió no revelar su nombre ni emitir declaración alguna- llegó hasta el piquete de la PNB luego de aguantar los efectos de los gases de las bombas y tras ser herido con perdigones que dejaron marcas en su rostro y cuerpo.

Lea también: VIDEO | Civiles armados dispararon a manifestantes en San Martín

Llegó a sentarse sobre una de las tanquetas de los funcionarios y desde allí vociferaba: «¡No más, mi hermano, no más! ¡Somos la misma gente!». En el lugar lloró y se mantuvo buen rato. Los funcionarios policiales intentaron hacerlo alejar con bombas y perdigones, pero no lo detuvieron ni intentaron hacerlo. «Somos la misma gente, hermano. ¡No tires más bombas!«, gritaba con la voz quebrada.

Agitó su biblia mientras los agentes de seguridad y los camarógrafos lo rodeaban, y pregonó la paz a todo pulmón. A los periodistas les preguntó si eran creyentes y les lanzó un consejo que aludía al mandatario nacional: «No vale la pena, hermano, que nos estemos matando porque Satanás está en Miraflores«.
Caminando, como llegó, se marchó del lugar. Recorrió la autopista Francisco Fajardo desde la altura de Las Mercedes hasta el distribuidor de Altamira, por donde subió hasta llegar a la plaza, todavía desnudo.
Mientras caminaba, algunos manifestantes le acercaron franelas y otros, simplemente, lo veían y se preguntaban en voz alta si la guardia lo había desnudado. Él no aceptó tomar ninguna prenda y todavía llevaba su ropa en la mano. Cuando la gente se acercaba a preguntarle si la guardia le había quitado la ropa, respondía que había sido él mismo.
Como un Cristo a su calvario, caminó mostrando las marcas de los perdigones.

Permaneció en la tanqueta durante unos segundos antes de que la PNB lo pudiera bajar.| Foto: Rayner Peña R.

En el suelo permaneció inamovible pese a las bombas lacrimógenas que la policía le lanzaba. | Foto: Rayner Peña R.

Sosteniendo su biblia, pedía a los funcionarios que cesaran la represión. | Foto: Rayner Peña R.

Desesperado, se movió de un lugar a otro intentando ser escuchado.| Foto: Rayner Peña R.

Abrió sus brazos, se sentó, caminó, gritó, lloró y oró.| Foto: Rayner Peña R.

Se detuvo frente a los funcionarios e incluso frente a varias tanquetas para evitar el avance.| Foto: Rayner Peña R.

La impotencia y la frustración se vio en su rostro y se sintió en su voz.| Foto: Rayner Peña R.

Desde la tanqueta les reclamó a los funcionarios y continuó con su protesta.| Foto: Rayner Peña R.

Los perdigones también marcaron su rostro. | Foto: Rayner Peña R.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado