La Faes ultima a un joven durante presunto enfrentamiento en Los Frailes de Catia

Familiares de Gregori Arévalo aseguran que se grabó el momento en el cual se entrega a la FAES, pero versión del organismo señala que se cayó a tiros con la comisión

461
Foto: archivo El Pitazo

Caracas.-  “Hay un video en el que se ve cuando Gregory se entrega. Hay un video y varios testigos. Estaba herido en una pierna en ese momento. Luego lo llevaron esposado hasta una habitación en esa misma casa y se escucharon muchas detonaciones. Después no supimos más nada, hasta que su madre lo encontró ya muerto en el Periférico de Catia”, contó un familiar de Gregory Arévalo Rodríguez (19), quien este jueves falleció durante un presunto enfrentamiento con una comisión de la Faes en la parte alta de Los Frailes de Catia.

Según una minuta difundida por ese organismo policial, el joven pertenecía a la banda de “El Gregori“, que azotaba a esa zona y se encuentra implicada en delitos de homicidio, secuestro, robo y hurto.

El comunicado también detalla que al momento de llevarse a cabo la acción policial, Arévalo al parecer portaba un arma con la cual repelió a los funcionarios, siendo abatido posteriormente.

No obstante, un allegado de este, quien prefirió mantener el anonimato para evitar represalias, contó que el muchacho se encontraba en su casa, ubicada en el callejón Siempre Viva de la citada barriada. Era el segundo de tres hermanos, y allí habitaba junto a su padre y el hermano menor.

Los funcionarios llegaron repentinamente a la casa y entraron a la fuerza. El escapó por la parte posterior hacia el sector Los Manguitos y en la huida le dispararon en una pierna. Allí se refugió en otra casa. La gente le señaló a los efectivos cual era la vivienda y estos empezaron a tocar la puerta. Un niño les abrió sin saber qué pasaba y entonces ingresaron y lo detuvieron”, narró el familiar.

Fue en ese momento cuando alguno de los vecinos grabó con un celular el momento en el cual el muchacho se entrega y lo esposan. Lo llevaron a una habitación y fue cuando se escucharon varios disparos. La familia niega que tuviera un arma en ese momento ni que se hubiera caído a tiros con los agentes.Sospechan que lo sacaron por la parte posterior de esa casa para llevarlo al nosocomio.

“Una tía logró ver el expediente del caso en el Cicpc, y allí señalan que el cuarto donde el supuestamente se enfrentó hay 17 impactos de bala. También estamos averiguando por qué lo buscaban”, dijo.

La familia solicitará a la Fiscalía una medida de protección para evitar que la FAES los acose.El hombre reconoció que Arevalo tenía ya un año bajo régimen de presentación por un delito menor cometido en Chacao (robó un celular).También aseguran que en ese mismo caso los funcionarios ultimaron a otro muchacho horas antes, cuyo cuerpo si fue visto cuando lo trasladaron, pero del cual no saben nada.

Unos seis efectivos, algunos vestidos de civil y todos con armas cortas, apoyados por una camioneta y una patrulla, actuaron en el procedimiento.

DÉJANOS TU COMENTARIO