Estudiantes de la UDO Anzoátegui temen ir a clases ante constantes robos

3

Por José Leonardo Barreto

Barcelona.– Los estudiantes de la Universidad de Oriente (UDO), núcleo Anzoátegui, dicen vivir “con el Cristo en la boca” debido a los constantes robos de los que son víctimas dentro o fuera de los salones. La situación de inseguridad ha generado temor entre los jóvenes, por lo que cada vez son menos los que asisten a clases.


LEE TAMBIÉN: 


SERVICIO DEL BUS TRÁNSITO RÁPIDO EMPEORA CADA VEZ MÁS EN LA ZONA NORTE DE ANZOÁTEGUI

María Victoria Corredor, estudiante de Ingeniería Civil, dijo que cuando va a clases solo lleva lápiz, cuaderno y el dinero del pasaje. Ni sus documentos de identidad carga con ella, solo el carnet. “Aquí estamos expuestos a todo. Los robos están a la orden del día y no hay quien haga algo”, dijo.

Blanco fácil del hampa

Pero el peligro no solo está en la UDO, sino también en el trayecto para dirigirse hasta la “Casa más alta”, aseguró el bachiller Juan Carlos Marcano, estudiante de Administración.

“La inseguridad se ha adueñado de Anzoátegui. Además de estar expuestos a los robos en la universidad, también nos pueden despojar de nuestras pertenencias en los autobuses. Aunque no me ha tocado, conozco de varios casos”, afirmó Marcano.

Los estudiantes no son los únicos blancos fáciles del hampa;también la infraestructura del recinto académico ha sido desvalijada en gran parte. En los laboratorios no queda nada, los salones no tienen lámparas y hasta los pupitres se los han llevado, obligando a los estudiantes a recibir clases debajo de las matas y sentados en el suelo.

Al parecer, el robo de todos los equipos y mobiliario de la universidad es cometido por bandas delictivas que operan en los sectores aledaños al campo universitario.

“La UDO da lástima, pareciera quedar solo un caparazón porque cada vez hay menos estudiantes. La situación país ha llevado a que muchos abandonen su carrera y se unan al máximo éxodo. Los robos también ha contribuido a que muchos compañeros desistan de seguir. Las autoridades deben ponerle un freno a los delincuentes”, expresó César Vallenilla, cursante del décimo semestre de Medicina.

Los estudiantes aseguraron que en reiteradas oportunidades han informado sobre el problema de la inseguridad a los cuerpos policiales, y aunque les dicen que los apoyarán, esto queda solo en palabras.

DÉJANOS TU COMENTARIO