Debido a la pandemia del COVID-19, que ha cobrado la vida de 89 personas en el Distrito Capital hasta el 15 de octubre, se ha incrementado el tiempo de espera para la entrega del cuerpo de fallecidos por otras causas. Según familiares y trabajadores de funerarias, pueden pasar hasta 72 horas en la medicatura forense

La llegada del nuevo coronavirus a Venezuela y el incremento de fallecidos por el COVID-19 no ha modificado el proceso de entrega de los cadáveres de los ciudadanos que mueren de forma violenta. Familiares y funerarios sostienen que lo que sí se ha incrementado en la medicatura forense de Bello Monte es el tiempo de espera para retirar los cuerpos, así como el miedo de ver un camión cava afuera de la medicatura, donde son almacenados los cuerpos de las víctimas por la pandemia y que tienen como último destino el crematorio. 

Los familiares de Francisco Coronel, joven de 25 años de edad que murió en un operativo policial, relataron cómo se está viviendo el día a día en la Morgue de Bello Monte desde que inició la pandemia. Coronel y otros dos jóvenes de 16 y 20 años, sin identificar, fueron asesinados el domingo  6 de septiembre por funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (Faes) de la Policía Nacional Bolivariana, en el sector Los Mangos de La Vega, municipio Libertador. Tres días después del suceso, el 9 de septiembre, sus familiares todavía no sabían cuándo los iban a entregar.

Cuando los parientes asistieron a la medicatura a reconocer a las víctimas de letalidad policial, los funcionarios del organismo solo permitieron que los viera un familiar y les indicaron que los cuerpos de los tres jóvenes serían custodiados por efectivos de las Faes hasta el Cementerio del Sur, donde los deudos decidieron enterrarlos.

“Cuando vinimos al reconocimiento nos dijeron que nos iban a entregar los cadáveres en una bolsa. Y que los policías que los mataron los van a custodiar hasta el cementerio y hasta que los enterremos; que no nos permitirán abrir la urna”, denunció una familiar que pidió la omisión de su identidad para evitar represalias. Los deudos manifestaron su impotencia por esta entrega controlada, por no velar a su familiar como desean y por pasar tanto tiempo en la medicatura forense de manera innecesaria. “Aquí llevamos tres días. Hace años perdimos otro familiar y esto no era así; se dan demasiado postín”, dijo otro de los parientes de las víctimas. 

Esperan afuera donde aguardan los fallecidos por COVID-19

Un funerario que acude diariamente a la Morgue de Bello Monte confirma la tardanza por parte de los funcionarios del organismo del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senameh) para entregar los cuerpos de los fallecidos por otras causas. “Esto ocasiona un peligro para los que estamos siempre aquí, que tenemos que ver todas las mañanas cómo llenan esa Thermo King (camión de refrigeración) con cuerpos de personas que murieron por COVID-19 y los familiares tienen que pasar tres, cuatro días sometiéndose a eso”, dijo el hombre que pidió el resguardo de su identidad.

Según el funerario, todas las mañanas varias furgonetas de la Morgue de Bello Monte salen a cada hospital donde están atendiendo pacientes con coronavirus a recoger los fallecidos. Paso siguiente se dirigen nuevamente a la medicatura y allí los espera un camión de refrigeración que se encarga de llevar los cadáveres a un crematorio. El Pitazo logró tomar fotos del camión.


LA LLEGADA DEL NUEVO CORONAVIRUS A VENEZUELA Y EL INCREMENTO DE FALLECIDOS POR EL COVID-19 NO HA MODIFICADO EL PROCESO DE ENTREGA DE LOS CADÁVERES


Familiares de Mayber Alexis Ramírez Mora, de 21 años, que falleció el 11 de septiembre, a las 2:00 pm, luego de que funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas le dispararon después ingresar de forma arbitraria a su vivienda, señalaron que al igual que el funerario temían de contagiarse de COVID-19 por estar tanto tiempo en la medicatura forense, donde llegaban cuerpos de personas que murieron con síntomas relacionados con el virus. 

Estas denuncias indican que el gobierno de Nicolás Maduro no ha desarrollado un procedimiento claro para evitar posibles contagios, si se acude a la Morgue de Bello Monte como sí lo hizo con las funerarias, pues según consultas realizadas por El Pitazo, desde el pasado 13 de marzo tienen la obligación de solo permitirle a los familiares velar a sus deudos una o dos horas, con el uso obligatorio de tapabocas y no más de cuatro a seis horas por capilla; aunque no reciben muertos por el virus tal como lo señaló el encargado de la funeraria Lourdes de María, ubicada en Catia, municipio Libertador.

Según la información obtenida por el medio, los ciudadanos que deben ir diariamente al organismo como funerarios, trabajadores de la sede y familiares de muertos por otras causas, corren el peligro de ser un número más en las cifras de contagios, pues ante el incremento del tiempo de espera para entrega de un cuerpo y el contacto con una cava que almacena muertos de COVID-19, el uso obligatorio de la mascarilla y el distanciamiento social parecen no ser suficientes.

LEE TAMBIÉN

Morgue de Bello Monte trabaja a media máquina tras apagón

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.