23.4 C
Caracas
domingo, 16 enero, 2022

Empresario venezolano investigado en Guatemala ocultó relación con Pdvsa

-

Hidalgo Socorro escondió que era contratista de la petrolera. Eso levantó las sospechas de directivos de la entidad financiera lo que llevó al inicio de un proceso que el viernes pasado provocó el congelamiento de $20 millones y decomiso de un avión. En EEUU también revisan las cuentas del dueño de DHK Finance, quien vive en La Romana en una casa valorada en $10 millones

Hidalgo-Socorro-Enoc-Martin
Hidalgo Socorro y Enoc Martínez | Foto: Cortesía


Por César Batiz
El empresario venezolano, Hidalgo Socorro, propietario o accionista mayoritario en empresas que prestan servicio a Pdvsa, investigado conjuntamente por autoridades de Guatemala y de EEUU por presunto lavado de dinero proveniente de la corrupción, no informó a las autoridades del país centroamericano los jugosos contratos realizados con Pdvsa.
El viernes pasado, las autoridades judiciales de Guatemala allanaron el Banco de los Trabajadores, una entidad financiera donde Socorro posee 20%  de las acciones, tras una negociación efectuada por $20 millones en mayo de 2013.
De acuerdo con informaciones obtenidas de fuentes cercanas al proceso de investigación, en aquella ocasión el empresario nacido en Maracaibo, aseguró bajo juramento que todos sus recursos tenían un origen lícito.
Socorro presentó a los entes correspondientes en Guatemala, una serie de documentos sobre los positivos balances de DHK Finance Inc, una firma creada en Panamá el 12 de octubre de 2011, con un capital inicial de $10 mil. La mayoría de las acciones de la empresa financiera pertenecen a Bumbry Shipholding S.A., propiedad del mismo Socorro, quien entre octubre y noviembre inyectó $40 millones de capital a DHK.
En agosto de 2012, en asamblea se decidió nombrar la junta directiva de DHK, integrada por por Evanán Romero, experto petrolero residente en Miami; Arturo Genteaume, contratista de Pdvsa; Jorge Márquez, Ender Huerta y Harper Meyer Pérez Hagen, un abogado especialista en temas financieros y fiscales. El objetivo era organizar cuatro áreas de inversión para la DHK: energía, finanzas, agroindustrial y bienes de capital. La estrategia se orientó a la búsqueda de negocios internacionales, entre ellos la adquisición de un banco.

Lee también: Empresario investigado en Guatemala alquiló a Pdvsa el hundido Aban Pearl

El operador
Según lo revelado por fuentes que prefieren reservar su identidad, un operador financiero nacido en San Cristóbal, pero residenciado en Miami, fue quien ofreció a DHK comprar el Banco de los Trabajadores de Guatemala, una entidad de capital mixto.
En enero 2013 se formalizaron las negociaciones para adquirir parte del banco. Dos meses más tarde, en marzo, Socorro propuso a la Superintendencia de Bancos de Guatemala, la opción de invertir $20 millones para obtener 15,6 millones de acciones.
Como parte del proceso de compra, el empresario tuvo que realizar una declaración jurada en la que aseguró que no tenía impedimentos porque no había cometido perjurio o recibido sanción administrativa y destacó que “los fondos para adquirir las acciones preferentes de Banco de los Trabajadores no provienen actividades ilícitas”.
También consignó constancias de la falta de antecedentes penales en Guatemala, EEUU y Venezuela, así como referencias bancarias, mostró su capacidad financiera a través de cuentas en varios bancos y de su patrimonio, el cual ascendía a $336,6 millones, concentrados en cuatro corporaciones:  Brumby Shipholdings, Miltown Hondings, Agropecuaria Laguna Once y Petro Air Services. Como bienes raíces declaró una casa en Maracaibo y otra en Miami, por $2,75 millones.
El 25 de junio de 2013, el superintendente bancario de Guatemala, Ramón Benjamín Tobar, informó que DHK Finance Inc había cumplido con todos los requisitos de ley.
La relación oculta
La normalidad de la relación financiera cambió cuando directivos del banco se enteraron del origen de la fortuna de Socorro, el cual no fue declarado a las autoridades bancarias.
Socorro, junto a su socio Enoc Martínez, es proveedor de servicios de Pdvsa a través de al menos ocho empresas, comenzando con Astivenca, que funcionaba en Maracaibo, y terminando con Brumby Shipholdings, la cual vendió a la petrolera 42 remolcadores entre 2008 y 2011, por 150 millones de euros, con un sobreprecio estimado en 110 millones de euros.
Pero quizás el caso que debió ocultar con más empeño fue la contratación del Aban Pearl, un semisumergible alquilado por Pdvsa para la perforación de pozos de gas en alta mar, frente a la costa de Carúpano, estado Sucre.
De acuerdo con la información, Socorro y Martínez, a través de una empresa registrada en Singapur, Petromarine Energy Services; que es propiedad de Inversiones Marítimas Isapeco, la cual está bajo el control de los dos socios venezolano, hicieron negocio como intermediario con una empresa india y con la petrolera estatal venezolana.
En septiembre de 2008, Petromarine suscribió un contrato con Pdvsa por cinco años y un monto de $1.5 billones para las operaciones del Aban Pearl. La compañía registrada en Singapur, a su vez, alquiló la embarcación a Aban Off Shore, una empresa india, por $650 millones y el mismo periodo de tiempo.
Pero todo ese sobreprecio de más de $662 millones se hundió el 13 de mayo de 2010, cuando el semisumergible naufragó mientras realizaba operaciones en un pozo de gas. El accidente no dejó víctimas que lamentar.
Ese antecedente, así como otros relacionados a Pdvsa, ocultó Socorro a las autoridades bancarias de Guatemala, por lo que de inmediato se encendió una alarma, acerca del origen legítimo de los recursos con los cuales fue comprado en el banco.
El viernes 8 de abril de este año, la investigación llegó a un momento cumbre, cuando las autoridades del país centroamericano allanaron la sede del banco, congelaron $20 millones de las cuentas de Socorro y retuvieron, entre otras propiedades, un avión, según fuentes consultadas.
A su vez, en EEUU autoridades continuaron el proceso para determinar si Socorro y su socio Enoc Martínez también blanquearon dinero en ese territorio. Por ahora, se sabe que al segundo lo han interrogado organismos estadounidenses por una relación comercial con Roberto Rincón, empresario zuliano preso en Houston, por soborno y lavado, entre otros presuntos cargos.
Sin embargo, una fuente que contactó a El Pitazo, asegura haber visto a Socorro este fin de semana muy sonriente en un restaurante ubicado en La Romana, República Dominicana. En esa localidad posee una mansión frente al mar, en Casa de Campo, Costa Verde, muy cerca del punto de salida del hoyo 17 de la cancha de golf Diente de Perro. En esa residencia, celebraron la boda de su hijo, también llamado Hidalgo, el 8 de septiembre del año pasado.
El Pitazo trató de contactar al empresario a través de Facebook de su esposa, pero al cierre de esta edición no ha podido ser contactado.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

- Advertisement -

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a