23.3 C
Caracas
lunes, 30 noviembre, 2020

El misterioso hombre que esclavizó a tres mujeres en Aragua

El 24 de enero una mujer, identificada como Morella, denunció en el Instituto de la Mujer de Aragua que su pareja la tenía secuestrada desde hace 32 años y que había logrado escapar en un descuido. La historia hizo dudar a las autoridades que, sin embargo, atendieron el caso y luego descubrieron que había más víctimas. En El Pitazo revelamos algunas claves sobre el misterioso hombre involucrado en el caso

-

El 27 de enero, Matías Enrique Salazar Moure, de 55 años de edad, acudió a la Fiscalía del estado Aragua para denunciar la desaparición de su pareja, Morella. Lo que no sabía el hombre es que la mujer había escapado el 24 de enero y denunció que la tenía secuestrada desde hace 32 años.

Pero ella no era la única.

Salazar Moure mantuvo en cautiverio a su esposa por 32 años y a otra mujer, que no ha sido identificada, por 24 años, según confirmaron fuentes del Instituto de la Mujer de Aragua (IMA). Con esta última dama tuvo una hija que actualmente tiene 20 años de edad y que sería la tercera víctima.

La denuncia de Morella abrió la caja de Pandora de un secreto a voces. Mucha gente había sospechado y comentado; incluso algunos denunciaron, pero todo se diluyó con el tiempo y el olvido.

LEE TAMBIÉN

Mujer en Aragua denuncia que su pareja la mantuvo en cautiverio por 32 años

Matías fue detenido el 27 de enero y llevado al centro de reclusión y rehabilitación de Aragua, mejor conocido como cárcel de Alayón. La Fiscalía 25ª del estado Aragua le imputó los delitos de violencia sexual, esclavitud sexual, inducción al suicidio y violencia psicológica. Con las tres mujeres repitió este patrón, filtró una fuente del Ministerio Público.

Un hombre amable con tres vidas

Matías era conocido en El Limón y Maracay como un hombre amable y servicial. Algunos vecinos lo definen como genio porque siempre tenía una solución a los desperfectos que se presentaban en las Torres C y D de residencias Los Mangos, donde tenía dos apartamentos y dos vidas paralelas: una con Morella, a quien mantenía cautiva desde 1988 en el piso 4 de la torre C, y otra con una mujer que se llevó a vivir en 1996 a la torre D, también en el piso 4. Con esta última convivió la mayor parte del tiempo.

- Advertisement -

En Los Mangos lo conocían como Guido, pero en Las Mayas, en El Limón, lo llamaban el gordo Matías. Frecuentaba el sector porque allí vivía su madre con su esposa, a quien conoció en 1987 y también prohibió salir.

Matías se crió en Las Mayas, en el municipio Mario Briceño Iragorry de Aragua. Es hijo de Margarita Moure Guevara y el Tcnel. (Av) Matías Salazar. Tiene cuatro hermanos que viven fuera de Venezuela: Andrés, Henry, Alfredo y Nancy.

LEE TAMBIÉN

Linda Loaiza exige justicia para mujer secuestrada por su esposo

Su padre, quien falleció en octubre de 2005 y por 30 años prestó servicio en la Fuerza Aérea de Venezuela, fue compañero de curso de Hugo Chávez Frías y se le conoció por ser el autor del himno a la Constituyente en 1999.

La vida de este hombre afable, que vestía flux ochentero, de cabello liso, casi siempre largo, bastante alto (cerca de 1,80 metros) y de contextura gruesa, era un misterio. “Yo pensé que era ingeniero”; “a mí una vez me dijo que era abogado”, cuentan los que vivieron a escasos metros de él y que ahora comienzan a atar cabos y a encontrar respuestas a muchas de sus preguntas.

“Era un tipo amistoso, que se lleva bien con todos. Además, confiable para hacer negocios. Muchos vecinos negociaban con en él para compra y venta de dólares”, relató uno de los vecinos que vivía en Las Mayas y ahora está en otro país.

El caso le hizo recordar una experiencia de la infancia.

“Cuando yo era niño, una señora que limpiaba en mi casa contó que él tenía a una mujer encerrada, que no la dejaba salir a la calle ni hablar con nadie. Ella comentó que conocieron de su existencia cuando ella salía al jardín de la casa, solo de noche. Dijo que hablaron con la mujer y se enteraron, o al menos dedujeron, que él la dejaba salir al jardín solo cuando se lo ganaba y de noche”, expresó.

El informante (que pidió la reserva de su identidad por seguridad) manifestó que en esa oportunidad dudó del relato y pensó que se trataba de una farsa.

La mujer de la historia era la esposa de Matías, a quien llevó a vivir a El Limón cuando ella tenía 18 años de edad. Una vez que se casaron, no la dejó ver a su familia y amigos. Si alguien preguntaba argumentaba que era ermitaña y no quería saber nada de nadie.

«Ella mostraba miedo cuando le hablaban, decía que la dejaran en paz, que sí se enteraba que había hablado con ellos no la dejaría salir más al jardín».

La gente, con el tiempo, dejó de preguntar.

¿Quién es en realidad este hombre?

Ante el secretismo oficial (el Instituto de la Mujer de Aragua y la Fiscalía  argumentan que no pueden aportar información sobre el caso), El Pitazo recurrió a familiares, amigos y vecinos para hacer una reconstrucción del personaje; además consultó portales digitales como Dateas Venezuela, que ofrece servicios de búsqueda, investigación y gestión de documentos sobre personas y empresas, y la red social de conexiones profesionales Linkedin.

Según estos portales, Matías Salazar era propietario desde el año 2012 de Inter Seal de Venezuela C.A. La página del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) confirmó que hasta finales de 2019 la empresa estaba activa.

También se desempeñó como presidente de Japón Autoparts C.A. entre enero de 2003 y agosto de 2007.

Matías Enrique Salazar Moure era conocido en residencias Los Mangos como Guido. Allí tenía dos apartamentos y dos relaciones paralelas | Foto: cortesía vecinos

Una vecina de Los Mangos coincidió con él varias veces en el ascensor y en las escaleras, y aportó algunos datos sobre su trabajo. “Conmigo siempre fue muy cortés y caballeroso; muchas veces me ayudó con las bolsas de la comida. Pero yo tenía la duda sobre qué hacía; una vez le pregunté si era ingeniero y me dijo que era abogado. Luego me enteré de que tenía una imprenta de papeles de seguridad, sellos y tintas, y trabajaba con varias alcaldías de Aragua”, dijo la fuente.

Otro habitante del conjunto residencial reveló que Matías era un hombre noctámbulo y que se le veía en los estacionamientos de las torres C y D después de las 11 de la noche.

“Allí tenía un cementerio de camionetas llenas de polvo, con los cauchos espichados. Varios vecinos preguntamos si las vendía y él siempre decía que no”, agregó.

En el estacionamiento hay cuatro camionetas: una Ford de color azul, dos Chevrolet de color gris y una Ford Explorer de color rojo que actualmente usaba y que según testigos fue guardada allí días después de la detención.

En el estacionamiento de Los Mangos, Matías tenía un cementerio de camionetas. Solo una estaba operativa | Foto: cortesía vecinos

En el conjunto residencial Los Mangos, Matías también formó parte de la junta directiva del condominio. “Nos daba soluciones rápidas y efectivas a los problemas del edificio. Una vez había una falla de una tubería que nos dejaba sin agua, y él hizo una propuesta que solucionó la avería”, explicó una vecina, quien recordó que en una reunión una médico sostuvo una acalorada discusión con él y quedó sorprendida por su actitud.

“Cuando terminó la reunión me dijo que se quedó callado porque hombre que pelea con mujer pierde”, expresó.

Lo único extraño que notaron los habitantes de los edificios es que Guido, como lo conocían ellos, jamás llevó a quien consideraban su esposa o a la hija a alguna reunión. Muchos vieron que los tres salían del apartamento en muy pocas ocasiones, pero ni la mujer ni la joven interactuaban con nadie. Por eso nunca conocieron sus nombres.

Los consultados por El Pitazo desconocían de la existencia de la otra mujer, Morella, que estaba casi al frente del otro apartamento. Comentaron que llegaron a escuchar ruidos, pero imaginaron que era alguien de servicio.

El sobrino de Morella, Oscar Hernández, confirmó que su tía estuvo en cautiverio en el apartamento de la torre C.

En 1988 se llevó a Morella. A partir de esa fecha la muda a varios sitios. Estuvo en hoteles y vivió en La Coromoto, en Los Samanes y los últimos 15 años en Los Mangos. Son tres casos con víctimas que estuvieron sometidas a las mismas condiciones precarias de vida; fueron objeto de violencia, de tratos crueles, violencia psicológica y amenazas. Con todas repitió el mismo patrón, incluyendo su hija, que era la única que salía y tenía acceso a la calle, siempre acompañada por él”, expresó.

De hecho, los vecinos de Los Mangos confirmaron que Matías llevaba y buscaba a su hija al colegio y no le permitía tener amigos. Los testigos la vieron siempre junto a su padre y nunca interactuó con la comunidad.

Matías y Morella también vivieron algunos años en Los Samanes, al sur de Maracay. De esto hay registro en Instagram. Según reportaron algunos usuarios de la red social, el hombre vivió en residencias El Lago. “Allí tenía una muchacha que nunca le vimos la cara, pero se escuchaban los maltratos. Los vecinos varias veces denunciaron la situación, pero al llegar la policía ella se asomaba y decía que estaba bien”, escribió.

En Instagram confirmaron que Mathías también vivió en Los Samanes y los vecinos denunciaron en su momento el caso a la policía | cortesía vecinos y redes sociales

Otra persona respaldó la versión: “(…) en dos ocasiones todos los vecinos colaboramos para que la policía investigara el caso, para saber si estaba secuestrada, y ella decía que estaba ahí por su voluntad. Un día se fueron y no volvieron más”.

Desde que Matías Enrique Salazar Moure fue detenido, los habitantes de Los Samanes, Las Mayas y residencias Los Mangos han tenido muchas dudas, pero tejiendo las diferentes versiones y testimonios, la historia va tomando forma y coherencia.

“La primera semana de diciembre de 2019, las Faes fueron dos veces a Los Mangos. Ellos le comentaron al vigilante que iban a buscar a una mujer secuestrada, pero no encontraron nada. Eso ningún medio lo sabía”, reveló a El Pitazo un habitante del conjunto residencial.

El caso de Matías, Morella y las otras dos mujeres en cautiverio está en desarrollo.

En los próximos días será su presentación en el Palacio de Justicia y se conocerán más datos del misterioso hombre que esclavizó a tres mujeres en Aragua.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado