18.8 C
Caracas
miércoles, 25 mayo, 2022

El miedo a los grupos irregulares paraliza al pueblo fronterizo de Ureña

-

San Cristóbal.- El pasado sábado 18 de mayo se registró una balacera en Ureña, frontera entre Colombia y Venezuela, situación que aunque asustó a quienes estaban en el sitio, se registra casi a diario en todo el eje fronterizo por parte de grupos irregulares que se disputan el control de la zona, especialmente porque a través de las trochas, por los caminos verdes, se cobra a los ciudadanos una determinada cantidad de dinero para permitirles el paso, pues los puentes formales y aduanas de la zona están cerradas.

La tensión se ha instalado entre los pobladores de Ureña, estado Táchira. La noche del 18 de mayo personas que cruzaron la frontera reportaron la presencia de civiles encapuchados con armas. El director de la Fundación Redes informó que la Guardia Nacional habría detenido en el lugar a ocho supuestos miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) con armas largas.

El diputado en la Asamblea Nacional, Franklyn Duarte, denunció que se habría impuesto un toque de queda por parte de los grupos irregulares, quienes desde el pasado 18 de mayo siguen en las calles de Ureña, con amenazas a comerciantes y constantes balaceras entre los grupos que operan en la zona.

«La frontera del Táchira vive una especie de toque de queda todo el día. Está prohibido algún tipo de transporte dentro del municipio Pedro María Ureña, esto obedece a la acción de los grupos irregulares donde los cuerpos de seguridad no pueden actuar. Así esta nuestro país: en manos de irregulares», dijo Duarte.


LEE TAMBIÉN: 

UNA MUJER HERIDA TRAS TIROTEO EN TROCHAS DE LA FRONTERA CON COLOMBIA

Durante el lunes 20 de mayo el pueblo estuvo desolado. Los negocios cerrados y la dinámica fronteriza habitual desapareció, pues vendedores informales, mototaxistas y taxis no se observaron en las calles del poblado. Escuelas e incluso la alcaldía estuvieron cerrados durante todo el día.

«Yo no he escuchado que haya toque de queda, no me han dicho nada directamente, pero sí he escuchado y he visto los tiroteos aquí y por miedo he preferido no abrir mi bodega, porque a veces uno por inocente es el perjudicado. Aquí cuando dicen algo se tiene que cumplir, porque han asesinado a demasiadas personas solo por desobedecer», dijo un habitante de Ureña que por seguridad pidió no ser identificado.

Denunciar ante las autoridades militares destacadas en la frontera ya no es una opción, pues según este ciudadano, ni ellos mismos logran controlar a los irregulares. «Aquí se ven con armas largas y los guardias nacionales no hace nada, los elenos y los paracos cobran vacuna, cobran peaje a quienes usan las trochas y los militares hacen como si no pasara nada», indicó.

El testimonio coincide con la denuncia realizada por el diputado Duarte al asegurar que los militares dispuestos en el eje fronterizo no hacen nada por órdenes superiores. «Felicito a la tropa rango medio y bajo de la Guardia Nacional que insiste en enfrentar a los grupos irregulares, pero los altos jefes lo prohíben. Invito a Vladimir Padrino -ministro de la Defensa- a que venga a la frontera y vea qué es lo que está pasando y deje de hacerse el loco», precisó la fuente del lugar.

Grupos armados e irregulares

Según el informe anual presentado por Fundaredes a inicios de mayo de 2019, aproximadamente 28 frentes de grupos irregulares operan sin problema en Venezuela, cuyo actuar incluye incluso una radio del ELN que se escucha en territorio venezolano.

«Tenemos conocimiento según la data recopilada hasta las primeras semanas de mayo de 2019, que actualmente tienen presencia en territorio venezolano ocho frentes del Ejército de Liberación Nacional (ELN); seis movimientos conformados por la disidencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y cuatro frentes del Ejército Popular de Liberación (EPL), para un total de 18 grupos guerrilleros, y aproximadamente una decena de grupos paramilitares o parapoliciales”, detallo Javier Tarazona, director de Fundaredes.


LEE TAMBIÉN: 

UNIVERSIDADES DEL TÁCHIRA SUSPENDEN CLASES POR ESCASEZ DE GASOLINA

Pérdidas millonarias en comercios

Si bien la frontera de Venezuela y Colombia no es la misma de hace 10 años, actualmente la movilidad de miles de personas, quienes pasan a diario de un país a otro por alimentos y medicamentos, dan vida económica a esta zona del estado Táchira.

«Nosotros vivimos de quienes necesitan un mototaxista, un taxi, agua, ayuda para cargar las maletas o cualquier cosa, pero el fin de semana no pudimos trabajar y ya empezamos esta semana también sin trabajo. Yo no gano miles de millones, pero entre mi poquito, más el de mi esposa, más mis dos hijos que trabajan aquí y los cientos de trabajadores de Ureña lo que estamos perdiendo es demasiado», indicó un comerciante de Ureña.

Sobre la situación de la frontera no hay pronunciamiento oficial de las autoridades militares en la zona, el estado o el país.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a