Edgard Meinhardt, el socio de Ruddy Rodríguez en la película que no se filmó

133

A poco más 20 años del anuncio fallido de una superproducción cuyo tema era nada más y nada menos que la vida del padre de la patria Simón Bolívar, llega “El vuelo del turpial”, otra apuesta sin éxito de Edgard Meinhardt, señalado como el responsable de una presunta estafa en la producción de este largometraje

"Bolívar, The Liberator" y "El vuelo del turpial" figuran entre las fallidas producciones de Meinhardt | Foto: Facebook: Edgar Jiménez
“Bolívar, The Liberator” y “El vuelo del turpial” figuran entre las fallidas producciones de Edgard Meinhardt | Foto: Facebook: Edgar Jiménez


Por: Fiorella Perfetto | El Pitazo
Caracas.- “El proyecto realmente fue hecho para captar inversionistas; hasta miembros de la productora estadounidense Sony Pictures se interesaron en él, pero nos estafaron, hasta nuestros equipos perdimos. Nada sabemos ni de Ruddy (Rodríguez), ni de Haik (Gazarian) y mucho menos de este señor Meinhardt”, comentó uno de los afectados por el descalabro de la producción del film El vuelo del turpial, el cual fue promovido como el más reciente proyecto de la actriz venezolana y ex miss Ruddy Rodríguez y su mánager Haik Gazarian.
Días atrás comenzó a circular en las redes sociales la noticia. Al principio se trató de algunas denuncias de retraso de más de siete meses en el pago por parte de la productora de Edgard Meinhardt. Coromoto Zambrano, una prestigiosa empresaria de servicios de catering explicó en su página de Facebook el calvario por el cual atraviesa casi un año después de no recibir el pago por su trabajo.
El 12 de octubre pasado escribió: “Si alguien tiene contacto con esta señora Ruddy Rodríguez, por favor díganle que me pague lo que me debe, no estoy cobrando nada que no sea mío, estafó y engañó a la gente de Canaima y dejó a todo el mundo en espera… Pura cara bonita”. Pronto sus compañeros se solidarizaron con Zambrano y una lluvia de mensajes con comentarios similares inundó las redes sociales.
La carta que escribió en su página de Facebook Edgar Jiménez, contratado como artista de concepto en el rodaje y que El Pitazo reseñó este domingo 16 de octubre, es otra demostración de las presuntas irregularidades que se ciernen sobre El vuelo del turpial. El texto resume cómo se derrumbó el nuevo castillo de naipes de Edgard Meinhardt, el hombre detrás R92 Films, LLC, responsable de la producción del largometraje que se rodaría en exóticos escenarios, desde Canaima hasta China.

Lee también: FOTOS | Señalan despilfarro y deudas en la película de Ruddy Rodríguez

El Bolívar que quedó para el recuerdo

Por allá en 1993 se produjo el anuncio de la realización de una superproducción sobre la vida del padre de la patria, Simón Bolívar. Vallas publicitarias, comerciales y la convocatoria a todos los artistas venezolanos de élite fue noticia durante semanas. ¿El Productor? Edgard Meinhardt, quien vendió el proyecto con un éxito abrumador. Bancos, aerolíneas, organismos públicos y medios depositaron en las arcas de la productora millones de dólares en señal de confianza y apoyo al proyecto.
El escritor Jesús Nieves Montero recordó la parafernalia que rodeó el anuncio y las justificaciones que se daban por el retraso en la fecha de arranque de la producción. La referencia la cita el portal digital Prodavinci. “Al principio las postergaciones eran justificadas. Bolívar sería encarnado por Johnny Depp, Andy García o Antonio Banderas. Estarían también Salma Hayek y el egipcio Omar Shariff. Reunir un elenco así, si uno no es Steven Soderbergh y no está filmando Ocean’s 100th, es complicado. Dirigiría Alan Bridges o Francis Ford Coppola”.
De esa iniciativa que contaría con primerísimos actores de Hollywood hoy solo quedan cientos de páginas en el Tribunal Supremo de Justicia con acciones judiciales en contra de Meinhardt y su proyecto fallido. Podría pensarse que es cuestión de mala suerte, pero siempre ocurre –en aquel entonces igual que ahora– que alguien cuenta lo que parece ser la razón de tales fracasos.
bolivar-the-liberator
Recuerda el periodista Alexis Correia en un trabajo publicado en 2014 lo que comentó cuatro años antes el productor musical José González González, uno de los afectados por el descalabro cinematográfico. “Recogieron un capital por toda Latinoamérica y luego se pusieron a especular. Vendían 22,5 millones de dólares a través de la Comisión Nacional de Valores y el resto era para ‘joder’ a la gente”.
No se tiene certeza sobre esta teoría, pero sí se conoce que para la época Meinhardt constituyó al menos cinco empresas en paraísos fiscales, cuatro de ellas en Islas Vírgenes y otra en Aruba, esta última con el nombre de Proyecto Bolívar A.V.V. y usada para los trámites accionarios del largometraje.
empresasmeinhardt
empresaaruba
También se conoce que en la Gaceta Oficial N° 38.114 del 28 de enero de 2005, la Comisión Nacional de Valores formalizó el retiro de la oferta accionaria de “veintidós millones quinientas mil acciones por un valor nominal de un dólar cada una” de la sociedad mercantil Proyecto Bolívar A.V.V constituida en julio de 1993 en Aruba. “Meinhardt especuló con el dinero de esa película y posiblemente hizo lo mismo con El vuelo del turpial”, comenta la fuente consultada para este trabajo.
gaceta
La nota también recoge otros datos aportados por el periodista Rafael Osío Cabrices, publicados en el diario El Nacional en enero de 2000. “Meinhardt-Iturbe mostraba un portafolio de fotos presuntamente trucadas en las que aparecía junto a Roberto Benigni, Cate Blanchett y Gwyneth Paltrow. Alrededor de esa fecha, el actor Guy Ecker introdujo un reclamo al equipo de producción por una deuda de 40 mil dólares.
Las demandas y exigencias de cumplimientos contractuales traspasaron fronteras. Cursan en los archivos oficiales del Departamento de Justicia de EEUU las resultas del fracaso: el abogado John Mason demandó a Edgard Meinhardt-Iturbe en el estado de Nevada luego que este no pagó los honorarios de representación y consultoría jurídica “relacionados con la producción y desarrollo de cierto film sobre la vida de Simón Bolívar”. La demanda se ejerció en 2003 y el reclamo de la parte acusadora fue de más de 1,3 millones de dólares.
demandaeeuu

Lee también: FOTOS | Película de Ruddy Rodríguez sin rodaje pero con deudas

El vuelo fallido

Las denuncias hechas en aquel entonces y las que hoy se leen en las redes sociales son las mismas: “Meinhardt, Ruddy Rodríguez y Haik Gazarian nos estafaron. Vamos para un año y nunca más dieron la cara, desaparecieron”, comentó a El Pitazo uno de los venezolanos afectados por el impago de la productora de Meinhardt, R92 Films, LLC, empresa constituida en el estado de Delaware, una suerte de paraíso fiscal en territorio estadounidense.
“Ellos comentaban que tenían más de 35 millones de dólares, pero que estaban buscando más inversionistas porque el dinero se les estaba acabando. No es para menos, malgastaban el dinero con viajes, comprando equipos innecesarios, llevando a sus familias en las pre giras, el derroche era impresionante, y después nos dijeron que había que esperar para cobrar porque la compañía estaba en reestructuración”, comenta una fuente que prefirió mantenerse en el anonimato.
Pero la pregunta de rigor es quién o quiénes dieron el dinero para este film. Fuentes cercanas a los responsables de la producción sugieren que “el gobierno venezolano puso dinero en este proyecto, así como otros inversionistas privados, entre ellos un dominicano, un gringo y otro venezolano. Ruddy (Rodríguez) se estuvo moviendo mucho en República Dominicana para captar estos inversionistas; además, ella tiene muy buenos contactos con el gobierno venezolano”, acotó.
Sería justamente en esa isla caribeña donde se realizaría parte de la filmación del largometraje, en los estudios Pinewood, los mismos que sirvieron de telón de fondo para películas como Piratas del Caribe o Harry Potter. Pero al acumularse las deudas y no cancelar el alquiler del set, estos prohibieron el acceso a las instalaciones y embargaron todo cuanto había en el estudio, incluyendo equipos de trabajo pertenecientes a trabajadores venezolanos que también sufrían las consecuencias de las irregularidades de la productora de Meinhardt. El Pitazo extendió tres comunicaciones a los estudios, así como a los señalados, sin obtener respuesta.
pinewoodestudio

DÉJANOS TU COMENTARIO