Dorancel «Comegente» Vargas continúa preso en Politáchira

Dorancel Vargas, conocido como Dorangel o el Comegente, se encuentra sin sentencia en los calabozos de la Policía del Estado Táchira desde 1999

2436
El Comegente sigue en los calabozos de Politáchira | Foto: El Carabobeño

San Cristóbal.- A través de Twitter informaron sobre la presencia en Guarenas, estado Miranda, de Dorancel Vargas, quien fue conocido como “el Canibal” o “Comegente” a nivel nacional. Sin embargo, aunque la información fue replicada rápidamente, no es cierta.

LEE TAMBIÉN

Una gandola de gas explota en Bello Monte la madrugada de este #23May

Vargas se encuentra desde hace 21 años en los calabozos de la Policía del Táchira (Politáchira) por haber sido presuntamente responsable de asesinar y comerse aproximadamente a 40 personas, según reporte policial de ese entonces. Sin embargo su estatus legal no es claro, por lo que los mensajes en redes sociales que aseguraban que ya había cumplido su sentencia son falsos.

Dorancel, como realmente se llama, fue diagnosticado por el equipo de médicos psiquiatras que lo atendieron en 1999 con esquizofrenia paranoide, pero al no haber en Venezuela una instalación psiquiátrica que pudiese tratar su condición, fue dejado en las instalaciones de Politáchira.

Sigue con su rutina

El Caníbal del río Torbes, como era conocido, permanece en el recinto policial. Según informó una fuente a El Pitazo, no hay trámites para trasladarlo; le fue practicada la prueba rápida de descarte de coronavirus, como a los demás presos, y continúa sus rutinas de limpieza en la policía, como hace años. No ha salido de allí.

LEE TAMBIÉN

Dos muertos y ocho heridos en accidente en Bobures

El 27 noviembre de 2016, la periodista tachirense Lorena Arráiz realizó la última entrevista que ha dado Dorancel Vargas, en la que el entrevistado indicó que ya no quiere ser llamado “Comegente” y que solo “quiere comer fideos con carne y salir del recinto carcelario para trabajar”.

También en la nota periodística Arráiz le preguntaba sobre los motivos por los que estaba allí y él, aunque confundido, sabía que lo acusaban de canibalismo.

– ¿Por qué está preso?
– Porque estoy encerrado; no me dejan suelto. Digo que como gente porque me da pena.

¿Qué le dice a quienes lo acusan de comer gente?
-¿Qué les voy a decir? Nada. Que me dejen en paz.

4.18/5 (11)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO