21.9 C
Caracas
domingo, 7 marzo, 2021

Cuatro presos siguen hospitalizados tras explosión de granada en Polimonagas

Las familias de los detenidos denunciaron que fue suspendido el servicio de agua. También exigen a las autoridades judiciales investigar el hecho, pues aseguran que la granada no fue ingresada por algún visitante. El caso es indagado por el Cicpc y el Sebin

-

Maturín.- Al menos cuatro privados de libertad siguen internados en el Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar tras la explosión de una granada en el área C del centro de detención preventiva de la Policía del estado Monagas, en Maturín. 12 recibieron el alta médica durante el mediodía de este domingo, 7 de febrero, 10 horas después de ocurrir el hecho.

Familiares de los reclusos informaron este 8 de febrero a El Pitazo que dos de ellos necesitan ingresar a terapia intensiva. En una nota de prensa, el director del hospital, Darwin Moreno, indicó que los detenidos dados de alta tenían heridas ambulatorias.

Los hombres que permanecen en la emergencia del centro asistencial responden a los nombres de José Martínez, de 32 años de edad, a quien le practicaron una laparotomía exploratoria; José Orozco, de 22 años de edad, quien tiene heridas en el brazo izquierdo y la espalda; Rafael Barreto, de 24 años de edad, quien tiene lesiones en el rostro y el pecho; y Rómulo Corrado, de 20 años de edad, con heridas en el brazo izquierdo y la espalda.

Sobre el hecho, el director de la Policía del estado Monagas, coronel Jonny Berroterán, no ha ofrecido mayores detalles. En una nota de prensa, publicada en Instagram, Berroterán explicó que las averiguaciones del caso están en manos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

LEE TAMBIÉN

11 presos se fugaron del comando policial en Guatire

- Advertisement -

Sin agua

Luzmila, como pidió llamarse la mamá de un detenido para protegerlo de agresiones de parte de policías y de sus compañeros de celda, denunció que las condiciones higiénicas de los presos no son las más indicadas. Aseguró que hay hacinamiento y que tampoco tienen agua.

“Cuando los detenidos llegaron al calabozo no tenían agua porque se las cortaron. Mi hijo me pidió que le llevara varios botellones, unos para consumirla y los otros para asearse y limpiarse las heridas”, contó Luzmila, quien mostró su preocupación al saber que hay dos reclusos con heridas grandes que deben ser tratadas por los médicos en el hospital.

El padre de otro herido explicó que esos internos están durmiendo en el piso y que corren el riesgo de que las heridas se infecten. “Creo que las autoridades deberían reconsiderar trasladar al hospital a aquellos detenidos que tienen heridas profundas”, expresó el hombre, cuyo hijo resultó con lesiones menores tras el estallido de la granada.

Los parientes aseguraron que los funcionarios realizaron una requisa mientras los presos estaban hospitalizados. “Antes de que los presos pudieran entrar al calabozo, los dejaron en pleno sol sin importarles las heridas”, denunció el hombre. Sin embargo, sobre esto, el director de la Policía no se había pronunciado hasta el momento de publicar esta información.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado