22 C
Caracas
jueves, 25 febrero, 2021

Consumidores guatireños dicen que en Mercal juegan con ellos

-

Trabajadores de Mercal no permitieron tomar fotos de la cola | Foto: Archivo
Trabajadores de Mercal no permitieron tomar fotos de la cola | Foto: Archivo

Por Alejandra Hernández Salazar
Carmen Sofía Marrero llegó a las 6 am de este martes al Mercal de El Ingenio, en Guatire, con mil bolívares en el monedero y la esperanza de poder comprar pollo, leche, arroz, pasta, margarina y azúcar, y que todavía le quedara vuelto, gracias a los precios subsidiados en esa red perteneciente al Estado venezolano.

A la 1 pm el camión con alimentos que surtiría al Mercal no había llegado y Carmen Sofía, junto a unas 20 mujeres de entre 30 y 50 años se quejaban de la falta de información.
«Esta gente de Mercal juega con nuestra mente. Nos tienen esclavizados aquí, llevando sol y pasando hambre y sed. No reparten número y uno no puede moverse ni para ir a hacer pipí un momentico a la casa», indicó la mujer.
Sus compañeras de la cola, con los rostros enrojecidos y los cabellos despeinados despues de aguantar siete horas de sol y calor, decían que el personal de Mercal nunca da la seguridad de si va a llegar comida o si el camión no llegará. Por eso pierden 7 horas de su vida en una cola, solo por la esperanza de conseguir alimentos baratos.
«Es desesperante. Si ellos dicen temprano que no viene el camión, uno se va a su casa a hacer oficio», dijo Mayerlin López.
Pero otra contesto «a mi si me dicen que viene o no, me da igual. Como no les creo nada me quedo aquí todos los martes. A veces tengo suerte y compro hasta caraotas a 50 bolívares«.
Una señora de la tercera edad les pidió que dejaran de quejarse «porque si aquí gana la MUD vamos a pasar hambre».
Las mujeres contestaron «¿más hambre que ahorita? Será que nos vamos a morir».
La discusión no siguió, no por falta de ganas, sino porque un hombre con una franela roja con el logotipo de Mercal dijo en voz alta: ya se sabe que no va a llegar nada hoy.
La fila comenzó a disolverse. Nadie permitió tomar una foto de la escena ni de la fachada del local.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado