Reclama prima de una víctima: «Con torturas no van a conseguir malandros»

15

Caracas. «Ya basta que nos torturen por algo que no sabemos. No van a conseguir a malandros como lo están haciendo», denunció la prima de una presunta víctima de la Policía Nacional Bolivariana, un joven que se encontraba dándole vueltas a su hijo en el coche, al frente de su casa, cuando fue asesinado.

La mujer, que pidió la omisión de su identidad, relata que el pasado viernes 19 de julio Raymer Arroyo, de 25 años, estaba frente a su vivienda, ubicada en el sector Colinas del Hipódromo, en la parroquia Coche, aproximadamente a las 2 de la tarde, cuando unos funcionarios de la PNB llegaron en una patrulla.

Raymer se encontraba con su hijo de dos meses, a quien caminaba en su coche «para entretenerlo, porque el niño no paraba de llorar». «Mi primo me dijo: Voy a caminar al niño para que se le pase. Pero miren lo que me le hicieron», relató.


LEE TAMBIÉN: 
CAPTURAN A MUJER QUE VENDÍA MEDICAMENTOS POR INTERNET

De acuerdo al testimonio de la prima, unos policías agarraron a Raymer y otros se encargaron de darle el bebé a una vecina. A la víctima lo metieron en su casa y comenzaron los disparos. «A mí no me dejaban pasar. Los tiros no dejaban de sonar. Dejaron esa casa como un colador. Eso fue horrible», dijo al explicar que antes del sonido de los impactos de bala, Raymer gritaba: «¡no me torturen! ¡Auxilio!»

Método acostumbrado

«Ese método ya es una costumbre. Agarran a chamos buenos y empiezan a torturarlos para que les digan dónde están los malandros. Y si no hablan los matan y les ponen un prontuario, porque a juro ellos deben subir el cerro y bajar un muerto para justificar», señaló la prima.

La esposa de Raymer no estaba con él para el momento de su asesinato. Su hijo mayor, de tres años, días atrás se cayó y se fracturó el fémur. La dama se encontraba con el pequeño en el Hospital Universitario.

Raymer fue llevado al Hospital Miguel Pérez Carreño, y el domingo 21 de julio fue ingresado a la medicatura forense de Bello Monte. Sus familiares denuncian que los policías, además de matarlo, también se llevaron de su casa algunas pertenencias de valor como un Play Station 3, un blue ray y dinero en efectivo.

El joven de 25 años no tenía trabajo fijo actualmente. Ganaba algo de dinero como ayudante en el Mercado de Coche.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 0 / 5. Votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO