21.6 C
Caracas
martes, 13 abril, 2021

Claves | ¿Fueron suficientes los hallazgos para resolver los dos femicidios de Turén?

Las autoridades dieron como casos esclarecidos los homicidios de Eliannys Andreína Martínez y Eduarlys Carolina Falcón una vez que Nelson Antonio Torrealba Saavedra fue detenido y admitió su responsabilidad. Sin embargo, para ser condenado se requiere más que una confesión

-

Acarigua-. Desde el primer momento de su detención, el pasado sábado 27 de febrero, autoridades policiales y hasta el fiscal general de la administración de Nicolás Maduro, Tarek William Saab, aseguraron que Nelson Antonio Torrealba Saavedra se había confesado culpable de los crímenes de Eliannys Andreína Martínez, de 17 años, y Eduarlys Carolina Falcón, de 20, y dieron ambos casos como esclarecidos. Sin embargo, en Venezuela la autoincriminación no es admitida, de acuerdo con el artículo 49, numeral 5, de la Constitución nacional.

Este 8 de marzo se cumplen 14 días del segundo crimen presuntamente perpetrado por Torrealba Saavedra, el de la mayor de las víctimas. El primero lo cometió un día antes, el domingo 21 de febrero, según el relato que, aseguran las autoridades, dio en el momento en que fue capturado el mismo hombre señalado.

Torrealba Saavedra, de 38 años, ya fue imputado y desde el mismo día en que fue presentado ante un tribunal municipal de Portuguesa con competencia en materia de Delitos de Violencia Contra la Mujer, el martes 2 de marzo, se ordenó su reclusión en el Centro Penitenciario David Viloria, conocido como Uribana, ubicado en el estado Lara.

El delito imputado fue femicidio agravado por la violencia sexual contra las víctimas y porque una de ellas era adolescente. Por este cargo, Torrealba Saavedra se enfrentaría a la pena máxima admitida en Venezuela, que son 30 años de prisión.

El día de la aprehensión de Nelson Antonio Torrealba Saavedra se encontró el teléfono celular y la bicicleta, objetos de las víctimas | Foto: Cortesía

Una confesión no es suficiente

Apenas comienza el proceso judicial en su contra y aunque ya parece un condenado, los organismos auxiliares a la investigación del caso deben recabar todos los elementos de convicción que demuestren su participación en el hecho y que sustenten su confesión, porque esta no es suficiente. Así lo aseguró Zair Mundaray, exvicefiscal del Ministerio Público que fue consultado por El Pitazo.

«A una persona no se le puede sostener un proceso por lo que diga de sí mismo, y eso está establecido en la Constitución», precisó el experimentado abogado, quien hizo énfasis en que la confesión solo puede ser válida si se lleva a cabo sin coacción, pero incluso así no puede ser utilizado como elemento de convicción. 

- Advertisement -

Para sustentar el expediente que presentará el Ministerio Público durante los actos conclusivos en la siguiente audiencia contra Torrealba Saavedra, se deben tener suficientes pruebas que demuestren su responsabilidad en los dos abusos sexuales y homicidios.

Pesquisas, ciencia y elementos forenses

De acuerdo con lo explicado por Mundaray sobre estos casos, los investigadores deben realizar la comparación genética con las muestras biológicas o de fluidos que se obtuvo de las víctimas durante la necropsia de ley.

«Cada muestra debe pasar por el laboratorio biológico para determinar si es de semen. Es probable que se consiga elementos que no tengan relación con el hecho, pero se deben buscar apéndices pilosos, posible pelo de cualquier origen, tejido epitelial. Buscar en las uñas de las víctimas si hay sangre o cualquier resto que haya quedado del agresor si hubo alguna resistencia que generó alguna lesión al atacante», explicó.

Los muestras obtenidas en ambos casos permitirán que se realicen comparaciones con apéndice del atacante, de manera que pueda determinarse una fuente común que tenga características para concluir si era el mismo sujeto o el que se cree responsable.

LEE TAMBIÉN

Mujeres salieron a exigir el cese de la violencia de género este 8 de marzo

Mundaray afirmó que también es preciso realizar las  pesquisas en el lugar donde se registraron los crímenes. «Hay que reconstruir la vida de ese presunto agresor en los momentos de las desapariciones, dónde estuvo. Hacer un trabajo de telefonía, la búsqueda de testigos o de otros elementos que lo ubiquen en las escenas», precisó el experto.

Las investigaciones y la reconstrucción histórica de la vida del presunto responsable determinarán si este  tuvo la oportunidad de cruzarse con la vida de las víctimas y de hacer todo lo que dice que hizo. «Incluso, llevarlo a donde las asesinó. Un principio de la criminalística es el intercambio. Cuando una persona tuvo contacto con otra, tiene que haber dejado algo y haberse llevado algo; por ello se debe buscar la ropa del sujeto y verificar si tiene cabello, fluidos, sangre y cualquier otro elemento de las víctimas», apuntó Mundaray.

Foto: Cortesía

Venezuela sin banco de datos

El exvicefiscal explicó también que en Venezuela no existe un banco de datos donde esté la identificación genética de las personas, por lo que la resolución de crímenes como estos registrados en la población de La Misión, parroquia Canelones del municipio Turén, se hace más difícil para las autoridades policiales.

«En Venezuela el único banco que existe es el de la identidad por huella dactilar, que aunque fue uno de los más completos, incluso del mundo, porque se poseía toda una clave dactilar, ahora es completamente deficiente porque solo se utilizan los dos pulgares y no el resto de dedos de las manos para registrar las huellas», expresó el entrevistado.

Con la Misión Identidad, puesta en marcha durante los años de gobierno del fallecido expresidente Hugo Chávez Frías, quedó eliminado el registro de los 10 dedos. 

«En los años cincuenta, más o menos, cada quien tenía una ficha decadactilar. Era la huella de los 10 dedos que estaban guardadas, por lo que con cualquier rastro dactilar contiguo, si conseguían más de uno en una escena, se podía llegar al autor a través de esa clave, que con los años fue destruida», refirió el experto.

Sin un banco de datos, las autoridades tienen como único paso por seguir para cotejar las muestras -en caso de que se tenga identificado sospechoso o presunto agresor-, la solicitud de una orden judicial para realizar una intervención corporal, que sería la toma de fluidos biológicos. Este puede practicarse por medio de un hisopado bucal, que es lo menos invasivo, haciendo una especie de barrido dentro de la boca para obtener tejido epitelial, que es piel, y compararlo con lo extraído a las víctimas.

Países como Estados Unidos cuentan con bases de datos de personas condenadas por delitos de agresión sexual contra niños y adolescentes. «Si una persona que ha cometido el delito una vez y reincide, es mucho más fácil buscar la identificación, pero para nosotros la única base de datos de identificación sigue siendo la huella dactilar, que está en un período de debilidad», aseveró Zaid Mundaray.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado