«Cántame la zona y ven a buscarme»: mensaje del «Toto» antes de morir

El Tribunal Segundo de Control de Los Teques dictó privativa de libertad contra Mirla del Valle Vargas Ruiz (42 años) y José Otoniel Pimentel Terán (41 años), quienes viajaban en el taxi donde se desplazaba el conocido hampón carrizaleño, que cayó muerto el pasado 4 de junio en la carretera panamericana

4554
Henrry Carbajal, alias "el Toto", de 51 años de edad, murió el 4 de junio en un enfrentamiento con la PNB. Foto: Pola Del Giudice

Los Teques.- El tribunal Segundo de Control de Los Teques dictó medida privativa de libertad contra la mujer que conducía el taxi donde viajaba alias “el Toto” antes de morir en un enfrentamiento con funcionarios de los cuerpos de seguridad, y contra un hombre que acompañaba a la taxista. La muerte del “Toto” ocurrió el pasado 4 de junio en la carretera Panamericana, y con la transportista intercambió sus últimos mensajes de texto vía WhatsApp.

Los detenidos fueron identificados como Mirla del Valle Vargas Ruiz (42 años) y José Otoniel Pimentel Terán (41 años), a quienes les imputaron delito de tráfico de estupefacientes y sustancias psicotrópicas en la modalidad de transporte, tipificado en el artículo 149 de la Ley Orgánica de Drogas, por tener en el vehículo, marca Chery Orinoco, placas 7A1A1AV, unos 420 gramos de un empaque de una sustancia vegetal, presunta marihuana.

Vargas y Pimentel fueron detenidos por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), quienes comandaron el procedimiento donde falleció Henrry Salvador Carbajal Tovar, alias “el Toto”, de 51 años de edad, en el kilómetro 21 de la Panamericana, según informó el jefe de la Mancomunidad Policial de los Altos Mirandinos, Carlos Andrade.

Asedio policial

De acuerdo con otra fuente ligada al caso, “el Toto” mantuvo comunicación con la taxista, a quien le pidió que lo buscara en un sector de Colinas de Carrizal. La taxista estaba en el hospital Victorino Santaella y se dirigió al punto de encuentro.

Carbajal le escribió: «Cántame la zona», petición que hizo para que estuviera atenta por si veía algún policía en la vía, como si presintiera que lo venían siguiendo desde una semana antes. Ya sus informantes le habían señalado que la policía le seguía los pasos. Pasaron unos minutos y la conductora le dijo que todo estaba despejado.

A las 7:06 pm “el Toto” le señala que le avise cuando llegue al semáforo. A las 7:18 PM, la fémina le comunica que va por Corralito, a pocos metros del lugar donde lo recogería, y que todo sigue sin novedad. Luego le dice que quizás los policías estén por el casco central de Carrizal.

LEE TAMBIÉN

MIRANDA | MENSAJE DE EXTORSIÓN ENVIADO A COMERCIANTES PERMITIÓ DAR CON “EL TOTO”

Tras recogerlo en el punto acordado, se dirigen a Los Teques. “El Toto” iba a lo que era a su escondite, desde hacía un par de semanas, cuando los funcionarios comenzaron las arduas pesquisas en todo el barrio de Brisas de Oriente, de Carrizal, donde residía el delincuente. «El Toto» se había visto obligado a buscar otro lugar para esconderse debido al constante seguimiento policial.

En la vía advierten que hay un punto de control que recién habían instalado un grupo de funcionarios de la PNB. Carbajal Tovar, que iba en el puesto trasero del vehículo, le dijo que acelerara el carro y ella obedeció.

Les pasaron por un lado a los uniformados y estos, de inmediato, comenzaron una persecución que terminó cerca de Makro, donde el hampón se bajó del auto y abrió fuego contra la comisión policial. Los efectivos respondieron.

La mujer manifestó que solo le hacía carreritas de vez en cuando al «Toto” y desconocía sus andanzas. El tribunal fijó como sitio de reclusión para Vargas Ruiz el Instituto Nacional de Orientación Femenina (Inof) y para Pimentel Terán, El Rodeo II.

«Era un hombre callado»

Con la muerte del «Toto», los vecinos de Brisas de Oriente esperan retomar la calma de la comunidad. «Claro que tenía familia. Su hija estaba desconsolada y como loca cuando supo que lo habían matado», dijo una vecina de la parte alta de la populosa comunidad carrizaleña al ser consultada sobre el delincuente fallecido a manos de funcionarios policiales.

La residente comentó que el «Toto» «era un hombre callado y se le veía poco por las calles de la comunidad» en horas diurnas. Vivía en la parte baja de Brisas de Oriente, y de acuerdo con lo que señalaron los vecinos, «de ahí salía muy poco los últimos meses porque sabía que la policía le estaba pisando los talones».

LEE TAMBIÉN

POLICARRIZAL Y PNB MATAN A “EL TOTO” DURANTE ENFRENTAMIENTO EN LA PANAMERICANA

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.