«Caían balas en el techo»: vecinos viven horas de terror durante enfrentamientos

Los tiroteos ocurridos entre el 7 y el 8 de julio dejaron un saldo de al menos 5 muertos y 7 heridos, todos en las adyacencias de la Cota 905. Las balas perdidas que cayeron sobre los hogares de varios sectores al oeste caraqueño también mantuvieron la tensión en las comunidades

1979
Las balas perdidas cayeron sobre varias casas en La Vega | Foto: Cortesía habitantes de La Vega

Caracas.- «Yo estaba en el cuarto y escuchaba cómo a cada ratico caían piedritas y me pregunté: ‘bueno ¿y esa tiradera de piedras?’, cuando de repente entra la esposa de mi nieto y me dice que cayeron balas en la casa. Al ver de dónde venían las balas, me doy cuenta que se metieron por el techo», es el testimonio ofrecido este jueves 8 de julio, por una habitante de la parte alta de la Zulia, en la parroquia La Vega, quien prefirió no identificarse por seguridad.

En la casa de la mujer de la tercera edad cayeron cinco balas perdidas, producto de los enfrentamientos en los que participaron miembros de la banda del «Koki»; cuatro de ellas en los cuartos y una en el baño. Ella, que es hipertensa, pensó en algún momento salir a buscar refugio en otra casa, pero prefirió quedarse en un espacio de su hogar donde todos se sintieran más seguros.

La señora admite que tanto ella como su familia se encuentran «muy asustados», pues vivieron «un día de zozobra»; sin embargo, intentan mantener el buen ánimo luego de no escuchar más detonaciones. En caso de que estas vuelvan a ocurrir, todos piensan dormir en la sala, lugar que consideran el espacio más seguro de la casa.

Bala perdida impactó en el copete de una cama | Foto: Cortesía habitantes de La Vega

«Ya no hallo dónde esconderme»

Otra vecina que vive en un sector aledaño a la Zulia explicó que su día se dañó desde la mañana, pues cuando se encontraba desayunando con su esposo escuchó un silbido que impactó en la casa de enfrente. Entonces el vecino los llamó para mostrarles el agujero que la bala perdida dejó en su pared.

«Estuvimos hablando y dijimos que no podemos estar en ningún lado, porque si estamos en la calle es un peligro y si estamos en la casa y sacamos la cabeza por la ventana, es un peligro. Uno no sabe si disparan y le cae una bala perdida … yo ya no hallo dónde esconderme», contó a El Pitazo con la voz quebrada.

Con un tono de voz bajo, aseguró que su día «fue un manojo de nervios» desde que vio la bala perdida en la casa de su vecino. «No salí del cuarto, estuve con las ventanas cerradas y cuando sonaba un disparo, me sentía muy asustada», pero recurrió a su fe en Dios para agradecer que a pesar de la cantidad de proyectiles que cayeron en varias casas, no hubo personas heridas.

Se subieron en los techos

Una habitante de la zona de Santa Eduvigis, ubicada en El Cementerio, relató en voz baja que a las 9:24 pm cumplía tres horas tirada en el suelo, junto a su hijo, porque los delincuentes se subieron en los techos de las casas de enfrente. Aunado al miedo de una bala perdida que pueda herirlos, la señora explicó que también temía que se rompieran las ventanas, ya que si eso ocurre, no tendría dinero para pagar por la reparación.

Describió que la situación en el barrio ha sido tensa. «Desde anoche aquí no se ha descansado, eso ha sido tremendo, llegó un momento en el que tenía los nervios de punta porque estaban disparando de todas partes y uno aquí está a la intemperie».

En el barrio hubo un toque de queda, razón por la que nadie pudo salir de su casa y quienes intentaron salir «los regresaron», dijo la vecina, que aseguró que por seguridad optará por dormir en una colchoneta puesta en el suelo de la sala de su casa.

Según confirmó el equipo de El Pitazo, producto del tiroteo protagonizado por los miembros de la megabanda del «Koki» fueron asesinadas cinco personas en medio de la balacera. También se contabilizan siete heridos.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.