25 C
Caracas
martes, 2 marzo, 2021

AUDIO | Vecinos de Santa Teresa del Tuy descartan sabotaje en estación eléctrica

-

Las explosiones en la subestación Santa Teresa III son frecuentes, según las personas que habitan a su  alrededor | Foto: Jean Carlos Rodríguez

Santa Teresa.– A las 11:55 de la noche del martes 13 de febrero los vecinos del sector Terrazas de Santa Bárbara y zonas adyacentes, en el municipio Independencia de los Valles del Tuy, escucharon un ruido ensordecedor que los despertó de golpe.

«Sonó como una bomba nuclear», aseguró Javier Mavilla, quien reside a 400 metros de la subestación Santa Teresa III, ubicada en la carretera que comunica al municipio Independencia con Paz Castillo, donde se produjo una explosión y posterior incendio que dejó sin energía eléctrica a Vargas, Caracas y Miranda.

Lee también: Servicio de agua en Caracas, Miranda y Vargas se vio afectado con apagón de este #14Feb

La fuerte llamarada que se observó en el lugar también llamó la atención de los habitantes. Algunos corrieron asustados sin saber que ocurría; otros se lanzaron al piso. “Todos estábamos temerosos, más aún cuando la zona quedó completamente a oscuras y solo el resplandor del incendio iluminaba el barrio”, indicó Mavilla.
Según el vecino, la explosión ocurrida el pasado 7 de febrero no fue de tal magnitud como la suscitada una semana después. “El ruido no fue tan fuerte”, recordó.
Noris Manzo también habita en la zona y presenció ambos incidentes. De acuerdo con su testimonio, las explosiones en la estación Santa Teresa III suceden casi a diario, sin que ningún funcionario ofrezca una explicación.
“Para nosotros es aterrador que pasen estas cosas, porque tememos que las llamas alcancen grandes extensiones; además del daño que genera el humo”, confesó.

Lee también: Hidrocapital inició llenado de tubería del Sistema Tuy III

Manzo indicó que los robos en estas instalaciones del Estado venezolano son comunes. Los ladrones ingresan al lugar a través de boquetes que abren en la pared de bloques que las resguardan, así como por pequeños agujeros que utilizan como peldaños para escalar y saltar la serpentina de seguridad.
“Muchos de estos malhechores actúan en complicidad con los funcionarios de la Guardia Nacional (GN) que custodian el lugar”, indicó Manzo, quien acotó que solo cinco efectivos castrenses están asignados para cuidar esta planta, cantidad que considera insuficiente ante su dimensión.
Rafael Enrique Velásquez, habitante del lugar, concuerda con Manzo en la vulnerabilidad de las instalaciones eléctricas, “lo que ha permitido que los robacobres hagan de las suyas”.
Según Velásquez estos hechos son del conocimiento de la comunidad, las autoridades y los mismos trabajadores de la empresa  eléctrica.
Los tres entrevistados coincidieron en señalar que no observaron ningún movimiento extraño la noche del martes 13 de febrero en los alrededores de estas instalaciones de la nación. Además, echaron por tierra la versión del Ministro para la Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, de que lo ocurrido haya respondido a un sabotaje y mucho menos a un ataque terrorista ordenado por el imperio, como se ha difundido en cuentas oficiales de organismos del Estado, a través de la red social Twitter.
Graciano López, quien labora cerca del lugar, tampoco avala la versión del sabotaje. “Anteriormente esta planta era cuidada por una empresa privada de seguridad. Ahora está en manos de la Guardia Nacional. Entonces ¿cómo se explica que ocurran estas cosas? Si hay sabotaje, serán los mismos militares o los trabajadores. El Ministro siempre habla de saboteadores, pero ¿dónde están? Que muestre las fotos, que los identifique”, señaló.

Afectado más del 45 % de la planta


Desde la madrugada y durante todo el día de este miércoles, treinta funcionarios del Cuerpo de Bomberos del Estado Miranda, al mando del mayor José Rafael Bolívar, director de Apoyo Operacional del organismo, se desplegaron en la subestación eléctrica Santa Teresa III para sofocar las llamas.
El incendio se produjo cuando un transformador de 250 MVA (mega voltamperios) de potencia de alta calidad estalló en la planta eléctrica, según explicó un efectivo bomberil, quien acotó que las llamas consumieron más de 45 % de la planta.
Para atender el incendio, los funcionarios bomberiles utilizaron una unidad de intervención rápida, una ambulancia, un vehículo de materiales peligrosos con protección respiratoria y extintor de espuma y una súper cisterna de 45 mil litros de agua.
Dos uniformados de la División de Investigaciones de Siniestro del cuerpo de Bomberos indagan el hecho.

Caos

En los Valles del Tuy el servicio eléctrico estuvo suspendido entre cuatro y ocho horas, a partir del momento en que se produjo la explosión. A lo largo del día ocurrieron reiterados apagones. Desde las 5:20 pm hasta las 6:30 pm, tan solo en Ocumare del Tuy, se contabilizaron ocho interrupciones. Luego, la falla se prolongó.
El sistema ferroviario Ezequiel Zamora, tramo Caracas-Valles del Tuy, también se vio afectado en la mañana y el servicio fue restituido luego de las 6:15 am. Ante esta situación los terminales de pasajeros, principalmente de Charallave y Cúa, lucieron abarrotados de personas que necesitaban trasladarse hasta la capital.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado