22.4 C
Caracas
sábado, 15 agosto, 2020

AUDIO | Sigue restringido el uso del efectivo en el mercado de Maturín

-

Los adjudicatarios aseguran que las ventas han caído 70 % con la intervención del mercado municipal | Foto: Jesymar Añez

Maturín.– El uso del efectivo en el mercado municipal de Los Bloques, en Maturín, sigue restringido a 2.000.000 de bolívares. La razón: la intervención que inició el gobierno regional junto al Ejército a principios de julio para reorganizar los espacios y evitar la venta con sobreprecio de los productos de la cesta básica.

Ana Cardona, ama de casa, considera que se trata de una medida absurda porque se necesitan más de esa cantidad para hacer la compra de una semana. «Los precios están tan elevados que tu puedes gastar esos 2.000.000 de bolívares en papa y cebolla», argumentó.

Lee también: Vendedores protestan para exigir cese de intervención del mercado de Maturín

Cree que la organización de los espacios es una buena idea porque todo se concentra en un mismo lugar, pero sería mejor si se reconsidera la restricción del efectivo. Aunque no duda que haya venta de efectivo, sostiene que tanto el gobierno como las autoridades de seguridad deben idear una mejor forma de impedirlo.
Belkis Orozco, otra ama de casa, manifestó lo incomodo que resulta la revisión para entrar al mercado y para salir con la compra. Explica que las bolsas son revisadas por los militares que se instalan en la entrada, «si la persona ha comprado una mantequilla o harina pan y no tienes la factura, entonces quieren decomisarla», expuso.
Los comerciantes, que hace una semana protestaron para exigir el cese de la medida, siguen insistiendo en que las ventas se han reducido hasta en 70 % porque los consumidores no disponen de tantos billetes para comprar. La gente lleva un kilo de verduras, otro de hortalizas y si le alcanza adquiere arroz o pasta.

Lee también: Pensionados cerraron avenida de Maturín descontentos por pago incompleto

De cada 50 kilos se venden 10 kilos, las ganancias son pocas y por ello que los adjudicatarios han tenido que prescindir de sus ayudantes. Juan Castro despidió a cinco empleados y se quedó con dos. Su identidad está protegida porque asegura que ha recibido amenazas del Ejército si vuelve a declarar a los medios.
Al día solo vende 10 kilos de yuca, ocumo y auyama y desecha 150 kilos de alimentos que se han dañado en las cestas. «Saca la cuenta de cuánto puedo perder si el kilo de verdura está en 80.000 y yo pierdo 150 kilos», indicó.
Castro mencionó que el control del Ejército ha hecho que los vendedores comiencen a migrar hacia otros espacios, como el mercado viejo, pues no hay tanto control y los comerciantes pueden tener el efectivo que ellos deseen. «Lo que pasa con el efectivo es que uno compra a los mayoristas con billetes, porque no aceptan transferencias. Habrá quien venda el dinero, pero no es el caso de la mayoría, aquí hay gente honesta», aseguró.

¿Qué tan útil fue esta publicación?