AUDIO | Revendedores de medicamentos estafan en Táchira

16

Los médicos recetaron Anfotericina B al pequeño Juanpi de carácter urgente. | Foto cortesía.

San Cristóbal.- Luisa F. buscaba con urgencia Anfotericina B en ampollas para su pequeño que se encontraba en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital del Seguro Social en la capital del Táchira.

El diagnóstico médico fue neumonía con cuadros febriles altos, que se sumaba a las otras condiciones que tiene el niño de nacimiento como hipoplasia cerebelosa e hidrocefalia, acompañado de retardo global del desarrollo, por lo que iniciar su tratamiento era urgente para la familia del niño, a quienes todos por cariño le dicen «Juanpi».

Lea también:Una tragedia familiar generada por la falta de medicamentos

En las inmediaciones del seguro un hombre le ofreció a la mamá de Juanpi las ampollas que necesitaba para atender la necesidad del niño. Cinco frascos del medicamento por 200 mil bolívares; pese a lo costoso, Luisa aceptó.
Entregó el dinero al hombre que le prometió que buscaría la medicina para agilizar el proceso y fueron juntos en el carro de ella hasta otro centro asistencial, donde él aseguró que se las darían, pero no fue así.
Al llegar al sitio el hombre le indicó a Flores que la batería de su celular estaba descargada, por lo que ella tendría que prestarle el suyo para que así él pudiese llamar a quien entregaría las ampollas.
La llamada que se bajó a hacer para recibir la medicina no terminó, en medio de la desesperación de la mujer él «se aprovechó y se llevó el celular, además de los 200 mil bolívares que le pagó por las supuestas ampollas que nunca recibió», indicó una fuente cercana al la familia de Juanpi.

Lea también:AUDIO | Falta de medicamentos y pruebas contra la malaria desata otra protesta en San Félix

Posterior a la circunstancia de hurto, la situación en que se encontraba Juanpi llevó a los médicos a realizarle una traqueotomía, por lo que los padres se han dedicado al cuidado del pequeño y no ha realizar las denuncias sobre el hecho, que además se repite en otros pacientes que también buscan las medicinas que en los hospitales no hay.
La familia tiene dos supuestas identidades del hombre que los estafó; sin embargo al buscarlo por Facebook descubrieron que tiene un nombre y apellido distinto, pero el número de teléfono que tenía, y que no se volvió a encender, está asociado a esa cuenta.
Los recursos que tienen para intentar cubrir los gastos médicos de Juanpi son por concepto de donaciones que a través de las redes sociales han pedido con miras a lograr comprar todo lo que el pequeño requiere. Con ayuda de personas cercanas a ellos están vendiendo una rifa para ahorrar dinero necesario para el niño, a través de la cuenta en Instagram @ayudemosajuanpi informan sobre el estado de salud del niño y sobre las cuentas bancarias para quienes deseen unirse a ayudarlos.
Como ellos, también María Gracia Pernía relató que necesitaba con urgencia ciprofloxacina para su hermana y al no conseguirla intentó comprarla a alguien que le aseguró se la podría vender en 60 mil bolívares. Luego de entregar el efectivo el sujeto fue hasta un taxi donde supuestamente se la entregarían pero se subió y el conductor arrancó.
Estos casos han sucedido en las inmediaciones del Hospital Patrocinio Peñuelas Ruiz, conocido como el Hospital del Seguro Social.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 0 / 5. Votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO