19.7 C
Caracas
martes, 24 mayo, 2022

AUDIO | Quirófano de Satramo en Monagas tiene tres meses parado por contaminación

-

En el cuarto piso del hospital hay 46 pacientes esperando por una cirugía electiva traumatológica en Satramo | Foto: Jesymar Añez

Maturín.- El quirófano del Servicio Autónomo de Traumatología de Monagas (Satramo) tiene tres meses paralizado porque está contaminado. El jefe de la unidad, Víctor Dávila, reiteró que los familiares de los pacientes del Hospital Manuel Núñez Tovar, donde queda la sede de Satramo, siguen usando la parte trasera del servicio como un urinario.

La suspensión de las cirugías electivas ha traído una deuda quirúrgica de casi 100 pacientes, 46 recluidos en la emergencia y 46 en el cuarto piso del hospital de Maturín y casi el doble en sus residencias, porque en el centro asistencial no hay tanto espacio para tenerlos a todos.

Lea también: Enfermeras protestan y amenazan con renuncias masivas en hospitales de Lara

Los olores a orina y heces fecales son tan fuertes que penetran hacia las salas quirúrgicas y por ello es imposible operar; además, los aires acondicionados no están operativos porque se robaron los compresores.
Ante esto, Dávila indicó que solo están atendiendo las estrictas emergencias, como aquellas personas que sufren un accidente de tránsito y necesitan una cirugía. «Solo tenemos dos turnos quirúrgicos en el quirúrgico de la emergencia a la semana, algo que es insuficiente para atender a los pacientes en cola», dijo.

Espera millonaria

Los pacientes que están recluidos en el cuarto piso del hospital de Maturín tienen sobre sus hombros la responsabilidad de cubrir todos los gastos que surgen mientras esperan por una operación. Andrés Lagreca es uno de ellos; se fracturó el fémur en un accidente de tránsito y en 20 días ha gastado Bs. 80.000.000 en medicinas.
«La atención de los médicos es buena, pero aquí uno tiene que comprar de todo porque no hay tratamiento. Esta es una situación indignante, porque hasta la comida tenemos que comprar porque la que sirven aquí no es suficiente», contó.
Ruber Ortega tiene un mes acompañando a su hijo en el Núñez Tovar. En este tiempo ha gastado Bs. 90.000.000 en insumos y medicamentos. Para llegar al centro de salud, Ortega paga al día entre 60.000 y 120.000 bolívares en pasaje, pues vive en Caicara de Maturín, municipio Cedeño, al oeste de Monagas.
Los familiares de los hospitalizados agregaron algo más: el tratamiento se administra hasta las 7:00 de la noche. «Las enfermeras se van a dormir y si vas a tocarles la puerta para que te pongan una inyección se molestan», denunció Ezequiel Cova, uno de los afectados.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a