AUDIO | Pacientes mueren de mengua en el psiquiátrico de Bárbula

meta_valwd

Los pacientes carecen de espacios acordes para su atención | Foto: Ruth Lara

Valencia.- La falta de insumos médicos, alimentos, colchones, servicio de agua y electricidad, paredes agrietadas, así como la carencia de espacios aptos, tanto para pacientes como para enfermeros,​​ son características del Hospital José Ortega Durán, mejor conocido como Psiquiátrico de Bárbula, fundado en 1951.

El recinto, adscrito a la administración del​ ​​​gobierno de Carabobo, muestra su peor cara en los últimos tres años,​ ​según​ sus​ trabajadores​,​ ​quienes también aseguran que no ​cuentan con las condiciones​​ requeridas ​para atender las necesidades básicas de los pacientes crónicos. Manifiestan que solo entre noviembre y diciembre de 2016 fallecieron ocho personas, por diversas patologías y desnutrición.
Los enfermeros no cuentan con áreas de descanso adecuadas | Foto: Ruth Lara

​De acuerdo con declaraciones de ​un representante del Sindicato de la Salud en Carabobo​, ​entre cuatro y cinco días transcurrieron para que los familiares retiraran los cadáveres de los pacientes​, por lo que​ el equipo de mantenimiento ayudó a arreglarlos y a colocarlos en unos bloques, mientras esperaban que los ​buscaran para realizar los trámites pertinentes. ​El sindicalista ​​también aseguró: «​Hemos pedido que hagan estudios especializados, porque aquí hay bacterias, tuberculosis​,​​ ​entre otras enfermedades y no hemos​ ​recibido respuesta».

Lea también: AUDIO | Denuncian contaminación en las bombonas de oxígeno del Hospital de Mérida

El equipo de El Pitazo ​ingresó a las instalaciones del​ ​​psiquiátrico, donde​ ​​se​ ​constató​​ ​que ​solo tres pabellones ​funcionan de manera irregular. En uno, permanecen 21 mujeres con diferentes enfermedades​,​ ​en otro 23 hombres, y​, siete​ ​mujeres​​ ​en el área de emergencia,​ ​algunos con enfermedades contagiosas.​ En este sentido, los trabajadores asistenciales ​expresaron su rechazo ​contr​a las condiciones de trabajo; ​denunciaron que no poseen guantes, botas ​ni uniformes para el cuidado de los pacientes con enfermedades contagiosas.

Lea también: VIDEO | Denuncian muerte de tres niños por falta de medicinas oncológicas en hospital de Cumaná

​Por su parte, el representante sindical señaló: ​»Hay pacientes con desnutrición,​ ​tumores​, quistes, tuberculosis; no tenemos medicamentos para las patologías que presentan​. No se consiguen​ los psicotrópicos​,​ es complicado cumplir con los tratamientos. No tenemos equipos médicos,​​ respiradores, carecemos de bombonas de oxígeno​, debido a que​ hay una deuda con la empresa encargada del suministro​. Los​ tensiómetros están dañados​.​ ​Es difícil atender a los pacientes así; estamos expuestos a infecciones».

Los pacientes del psiquiátrico presentan desnutrición | Foto: Ruth Lara

 
El servicio de laboratorio se mantiene inoperante, no solo por​ ​la falta de reactivos para realizar los exámenes, sino por las fallas en los equipos. ​Los trabajadores ​informaron que algun​o​s tienen un año sin funcionar, un​o​s por haber superado su vida útil y otr​o​s por falta de mantenimiento.
«Aquí las condiciones son deprimentes,​ ​son ​precarias. Las camas donde descansan los pacientes no funcionan, los enfermeros no cuentan con áreas​ ​​aptas ​de descanso. Las zonas de aislamiento para los enfermos no cuentan con las condiciones adecuadas y esto representa un peligro para ellos»,​ manifestó una trabajadora del psiquiátrico, quien también pidió proteger su identidad para evitar que la despidan.
Los equipos de laboratorio se mantienen inoperantes | Foto: Ruth Lara

Filtraciones y falta de iluminación caracterizan los laboratorios del Psiquiátrico de Bárbula | Foto: Ruth Lara

Fallas en el suministro de alimentos

Las denuncias de escasez de alimentos​ ​también se oyen en los espacios del ​psiquiátrico. Sus trabajadores ​comunicaron que​​ en ocasiones ​las fallas de alimentos ​son por​ falta de pago a los proveedores​ y aseguraron que desde febrero de 2016 han sido un poco más estables​ que en otras oportunidades, ​debido a un convenio con Mercal que garantizaba​ el suministro hasta el 31 de enero​ de 2017.

Lea también: Pacientes cierran avenida en Maturín por retraso de operaciones

«Nos ha tocado traer la comida en muchas oportunidades; los trabajadores sacamos​ ​dinero ​de nuestro bolsillo, aunque la directiva no está de acuerdo con eso, pero son seres humanos​ ​que ​necesitan alimentarse. Algunos reciben una comida al día​, por lo que los casos de desnutrición son frecuentes», indicó una empleada del área administrativa. A la carencia de alimentos, le suman la falta de un espacio para cocinar y el déficit del personal de cocina, el cual dicen ​que ​ha disminuido por la falta de ​dinero​ para pagar sus servicios. “Solo tenemos dos personas para elaborar la comida y lo hacen en los espacios del Hospital González Plaza, cercano al psiquiátrico”.

Los ​pacientes se bañan una vez por semana

Al ingresar a los pabellones y habitaciones del Psiquiátrico de Bárbula, es inevitable percibir los desagradables olores. Enfermeros y empleados del centro de salud denunciaron la escasez de insumos para el aseo de los pacientes​: «Los pacientes psiquiátricos no controlan sus esfínteres; presentamos fallas en el servicio de agua; por lo general tenemos agua solo un​a​ vez a la semana. No podemos bañar a los pacientes; los colchones y su ropa se ensucian con las heces y con el orine; esto genera mayor contaminación. No tenemos insumos de limpieza, ni guantes, ni botas para hacer el aseo y corremos el riesgo de infecciones», indicó el vocero sindical. Los baños tienen filtraciones, carecen de agua e iluminación, ​las moscas y ​los ​zancudos rodean el lugar.

Lea también: Con solo dos equipos de sutura atienden a más de 100 pacientes en emergencia del Casal Ramos de Acarigua

Lavar la ropa se ha transformado en una odisea para quienes cumplen esta función; aseguran que solo les ​entregan dos kilos de detergente para lavar más de 70 kilos de ropa a la semana, cuando tienen agua.
«A veces llega el agua y no hay detergente, no podemos lavar ni su vestimenta ni la ropa​ de cama; ​entonces ellos deben andar desnudos y sin abrigo. Se lava la ropa una vez a la semana cuando llega el agua​ y​ no queda realmente limpia. De cuatro lavadoras funciona una y de las tres secadoras solo una está operativa», comentó un trabajador del servicio de lavandería, quien también prefirió mantenerse anónimo.

El servicio de lavandería funciona con irregularidades | Foto: Ruth Lara

Inseguridad dentro del Psiquiátrico

Las adyacencias del Hospital Psiquiátrico de Bárbula permanecen desoladas. En las áreas verdes,​ ​el monte supera el metro de altura, y a juicio de los trabajadores se han convertido en una guarida para los delincuentes. Falta de iluminación y vigilancia caracterizan las principales calles del recinto médico, a pesar de estar dentro del campus de la Universidad de Carabobo.
Los trabajador​es​ manifestaron que constantemente son víctimas de hechos delictivos, incluso dentro de las áreas internas del ​hospital.  «Aquí asaltan a diario. Hemos solicitado apoyo policial; antes venían a los tres o cuatro minutos, ahora aparecen a los dos días o a la semana y a veces no vienen. Se han llevado tanques de agua​ y ​tuberías​. ​Del psicopedagógico se han llevado camas y mesas. Han ingresado a los servicios, en ocasiones para robar comida. En una oportunidad dispararon en el servicio de hombres porque no querían abri​r​ la puerta», acotó el delegado sindical.
300 trabajadores laboran dentro del llamado Psiquiátrico de Bárbula, donde aseguraron que el olvido no solo se refleja en la fachada, techos, paredes, baños y las ​á​reas de servicio, sino en la mirada de cada uno de los pacientes, razón por la que solicitaron a las autoridades​ del sector​ salud dedicarse a la atención de este recinto hospitalario, ​pues ​afirmaron​ que está desasistido.

DÉJANOS TU COMENTARIO