AUDIO | Murió otro paciente con paludismo en parroquia rural de Ciudad Guayana

1

Eduardo Duerto falleció en el hospital Dr. Raúl Leoni, de San Félix. No había tratamiento disponible para su paludismo | Foto: Oliver González Referencial

Ciudad Guayana.- “Teniendo el tratamiento adecuado y a tiempo, el paludismo no debería ser mortal”, dijo una fuente médica del hospital Dr. Raúl Leoni, en San Félix.

La fuente hizo la aclaración al confirmar que en este centro asistencial murió este miércoles un hombre que presentaba paludismo mixto. “Aparentemente, recibió el tratamiento de forma muy irregular”, dijo sobre el caso. Además, en el hospital tampoco había quinina, fármaco necesario para atender su caso.
Eduardo Duerto, vecino de la comunidad 12 de mayo, perteneciente a la parroquia Pozo Verde de Ciudad Guayana, murió hacia las 11:00 de la mañana. Fue trasladado del ambulatorio de su zona, donde tampoco había tratamiento.
Cabe recordar que en Venezuela solo el Estado suministra gratuitamente los fármacos contra la malaria. Estos medicamentos están muy escasos, aunque siempre se consiguen en la reventa ilegal a precios exorbitantes, que pasan de los 100.000 bolívares.
La enfermedad, que para el siglo XXI  está erradicada de todo el primer mundo, sigue cobrando vidas en Ciudad Guayana. Duerto es la quinta víctima mortal constatada por El Pitazo en Pozo Verde en lo que va de 2016. Vecinos aseguran que son más de 10.

Política de Estado

El “tratamiento irregular” contra el paludismo es una directriz emanada por el Instituto de Salud Pública (ISP) del estado Bolívar.
La instrucción para todos los ambulatorios de la región es entregar pastillas para tres días de tratamiento y luego volver a evaluar al paciente, cuando deberían ser 14 días de tratamiento continuo.
Entre la escasez de pastillas y de reactivos para las pruebas, el paciente puede perder varios días sin recibir el necesario cuidado médico. Esto le costó la vida a Eduardo Duerto, dijeron los doctores consultados.
La falta de medicamentos anti maláricos se extiende también a los ambulatorios de Vista al Sol, Manoa y Pozo Verde. Los pacientes han protestado hasta el cansancio. Ninguno de estos pronunciamientos ha hecho que cambie la escasez de fármacos antipalúdicos.
“En el hospital no hay tratamiento para paludismo. Hay que buscarlo en el Distrito Sanitario; los mismos pacientes lo hacen, y tienen que andar corriendo por todos lados”, confirmó la fuente médica.
Antes de Duerto, murió el niño de 3 años Yeison Daniel Reyes, quien tampoco recibió tratamiento a tiempo. Desde que le diagnosticaron la enfermedad, un viernes, nunca recibió las pastillas. El lunes siguiente, falleció también en el hospital Dr. Raúl Leoni, en San Félix.
El Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud, publicado hasta la última semana de 2016, admite un repunte de la enfermedad de más del 70 por ciento en todo el país, concentrándose la mayoría de los casos en el estado Bolívar.
La escalada del paludismo en el municipio Caroní fue de más del 800 por ciento, entre un año y otro.
Las autoridades regionales y nacionales siguen sin pronunciarse sobre la epidemia de paludismo que aqueja, como nunca, no solo al estado Bolívar sino al resto del país.
La política de ocultar las cifras solo ha empeorado las cosas. El Boletín Epidemiológico desapareció en 2014, cuando no había tantos contagios de malaria, pero era el tiempo en el que entraron al país el chikungunya y luego el zika.
Este año, las cifras reaparecieron, pero solo hasta 2016. El número de contagios podría ser mucho mayor.
El ocultamiento de las cifras oficiales contraviene las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el control epidemiológico. Sin embargo, Venezuela permanece en el atraso al persistir la epidemia de malaria, similar solamente a la del África subsahariana, de acuerdo con la OMS.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación / 5. Votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO