19.7 C
Caracas
lunes, 23 mayo, 2022

AUDIO | En Táchira se desconoce el destino del dinero de las Estaciones de Servicio Alternativas

-

Un millón de bolívares puede ser el ingreso diario de las ESA, de las cuales un 60% va a Pdvsa | Foto: Cortesía

San Cristóbal.– Sentada en el suelo frente a la emergencia del Hospital Central de San Cristóbal Dr. José María Vargas estaba Jenny Vargas, quien esperaba conocer el estado de salud de su cuñada a quien se le adelantó el parto la noche anterior. Tuvo que comprar la historia médica, el kit quirúrgico y hasta la sutura, porque el primer centro asistencial del estado Táchira no cuenta con los insumos necesarios para atender una emergencia, pese a que de acuerdo con el exgobernador, José Gregorio Vielma Mora, 20% de los ingresos de las Estaciones de Servicio Alternativas —ESA—, van dirigidos a la salud.

Para frenar el contrabando de combustible en el estado Táchira, el Gobierno nacional y regional han aplicado varios experimentos. El primero fue la Tarjeta Automatizada de Gasolina —TAG—. A este se le sumó la instalación de las ESA, en las cuales el litro de gasolina de 91 octanos tiene un valor de 300 bolívares y la de 95 octanos cuesta 330 bolívares, a diferencia de las estaciones estándares en las que el venezolano de todo el país cancela el litro de combustible de 91 octanos a 1 bolívar y el de 95 octanos a 6 bolívares. De esta manera, en las ESA se paga 299 bolívares más en el litro de 91 y 294 bolívares en el de 95.
Quienes asisten al hospital Dr. José María Vargas se preguntan a dónde estará yendo ese dinero que se recauda mediante las ESA: “No sé en qué está invirtiendo porque tuvimos que comprar el kit de la cesárea completico y nos salió bien caro. Aquí la gente tiene un negocio; por las batas piden 250 mil bolívares y lo que vale son 25 bolívares, lo venden personas que lo ven a uno buscando. Ni siquiera el laboratorio funciona porque lo que hacen es examen de orina y de heces”, expresó Jenny Vargas.
En similar circunstancia se encontraba Leidy Rojas, a quien le pidieron hojas de ingreso, tubos de ensayo para tomar muestras y medicinas de todo tipo para su cuñada que ingresó con preclancia. Se quejó del mal estado de la infraestructura del centro hospitalario, pues no hay salas de espera y los baños de las emergencias no funcionan: “Aquí la gente trabaja con las uñas. Si la familia no tiene dinero el paciente se muere, ¿dónde está la plata?, ladrones todos”.
La madre de Juan Guerra es paciente oncológica y a pesar de que él gasta mensualmente en las ESA entre 70.000 y  80.000 bolívares en gasolina para su camioneta, porque no tiene chip, no le ve ningún cambio al centro asistencial, pues tiene que llevar al hospital oncológico inyectadoras, algodón, yelcos y sueros, entre otros.
Una estudiante de enfermería que está haciendo pasantías en el Hospital Central de San Cristóbal, quien prefirió omitir su nombre por temor a represalias, asegura que es muy poco el piso que cuenta al menos con un algodón y para hacer una cura se tiene que llevar hasta la sutura.
“Dudo que el hospital haya recibido insumos porque no ha llegado ni una mota de algodón. Aquí no hay ni un tensiómetro, 12 camas necesitan unos 4 tensiómetros y solamente hay uno. Cuando una mujer entra a la sala de parto solo le hacen un ecograma si es emergencia, de lo contrario le indican que se lo haga fuera del hospital. Sale más barato en una clínica privada que le garantiza casi todo al paciente”.

 La ganancia para el gobierno

La particularidad de las ESA no es solo el precio, sino que no establecen ningún tipo de limitación para comprar el hidrocarburo. Allí no es necesario tener el chip y tampoco se establecen los 300 litros mensuales, sino que cada vehículo puede comprar lo que desee, cuantas veces quiera sin problema alguno.
Según información suministrada a El Pitazo por el dueño de una Estación de Servicio Alternativa, quien prefirió no ser identificado, las ganancias por vender gasolina cara superan el millón de bolívares al mes, de ese ingreso 60% va a Petróleos de Venezuela —Pdvsa—; un 20% para la gobernación del Táchira y el 20 % restantes para la estación de servicio.
Aseguró que para ellos el negocio no es rentable, pues venden el combustible a un precio en desventaja, porque aunque los ingresos superan hasta el millón de bolívares, tan solo se quedan con 20% para cubrir los gastos mensuales. Explicó que con ese porcentaje cancelan el flete de la gasolina y los sueldos del personal. “Tenemos seis ` `isleros que cubren medios turnos y dos supervisores a la semana, a todos se les paga sueldo y bono de alimentación completo, además del administrador y del contador. Son entre 12 y 15 empleados, con ellos se va casi todo el porcentaje de ganancia”.
Aclaró que no fueron ellos quienes decidieron vender la gasolina cara: “Democráticamente, representantes del Gobierno dijeron cuáles serían las bombas que venderían gasolina cara, no tuvimos elección y debimos aceptarlo. Para los dueños no hay beneficio porque somos franquicias, nos limitamos a vender algo y ya. Es un negocio con pérdida, la inversión millonaria no se recuperó. Si alguien quiere perder plata que compre una ESA porque no tiene sentido”, expresó.
Los consumidores que cargan los tanques de sus carros en las ESA también se preguntan en qué se invierte el dinero. Ángel Ballesteros, habitante de San Cristóbal, indicó que su carro no tiene chip y que por lo tanto siempre debe abastecer en las ESA.
“Mi carro no tiene chip porque a quien se lo compré no está en el país y no he logrado tenerlo a mi nombre, entonces antes compraba gasolina en pimpinas a revendedores y ahora en las ESA, pero cada vez que echo gasto tres mil bolívares por solo 10 litros y eso me alcanza para un día y medio solamente”.
Por su parte, Carmen Altuve manifestó que tiene un vehículo otorgado por el Gobierno pero con un certificado de entrega, sin título de propiedad, por lo que tampoco puede tramitar el TAG y se ve en la obligación de surtir combustible en las ESA. No cree que los recursos estén siendo invertidos en la entidad, pues sigue viendo los mismos problemas.

Lee también: Hurtaron chips de gasolina de carros de la gobernación del Táchira 

Según Vielma Mora…

El exgobernador del Táchira, José Gregorio Vielma Mora, aseguró dos semanas antes del 15 de octubre —día de las elecciones de las nuevas autoridades regionales—  que el 20% que le corresponde a la gobernación por concepto de las ESA es invertido en reparaciones a iglesias e insumos médicos para los hospitales.
“Recientemente reparamos la iglesia de Lobatera y así lo haremos con otras iglesias y catedrales, buscamos mejorar al Táchira. Las ESA son un beneficio para todos porque nos ha permitido la inversión en muchos campos”.
Consideró que quienes no apoyan estas estaciones de servicio son cómplices del contrabando, pues con ellas se habría disminuido esta práctica hacia Colombia. Reiteró su posición acerca de la necesidad de que se aumente la gasolina en todas las estaciones de servicio del Táchira y de Venezuela para que así el gobierno nacional tenga ingresos que le permitan mejorar la inversión social.
Estimó que el ingreso que ha tenido la gobernación por las ESA le ha permitido invertir aún más en las prioridades del estado, así como también tener las deudas saldadas por concepto de ingresos propios.

“Más de 900 millones al Hospital Central”

Un total de 911 millones de bolívares han ingresado en el 2017 al Hospital Central de San Cristóbal, provenientes de los recursos de las ESA, de acuerdo con lo expresado por el director del primer centro asistencial, Jean Carlo Sánchez.
Los primeros 467 millones de bolívares fueron otorgados el 30 de julio, para ejecutar la obra de reacondicionamiento de las plantas eléctricas: una Caterpilar y una Domosa de 750 kilovatios cada una, que le dan soporte eléctrico a los 11 pisos del hospital. Una tercera planta de 330 kilovatios fue trasladada a la morgue.
También se efectuó la reparación de tres calderas, las más grandes del país, para mejorar el área de esterilización y lavandería. “Pudimos entregar 6 autoclaves o esterilizadores industriales totalmente operativos del área de centralización del piso 8”, dijo.
El 19 de agosto, cuando fueron entregadas dichas reparaciones, se aprobaron nuevamente para el centro asistencial 444 millones de bolívares más para la reparación de equipos y de planta física, entre ellos, el equipo de aire comprimido o gases medicinales que les dan el soporte a las unidades de cuidados intensivos, y para el reacondicionamiento del esterilizador para material plástico y de uso delicado, como el de oftalmología y otras especialidades que tenían tiempo sin funcionar.
El director Jean Carlo Sánchez precisó que no hay una cuota fija de ingreso mensual de parte de las ESA, ya que la entrega de recursos depende de los consejos de gobierno a donde se exponen las principales necesidades. “Se prioriza y la entrega se hace dependiendo de los montos”.
Detalló que realizan la solicitud con el área de planificación, presupuesto y finanzas, chequean y dan la factibilidad. Todo esto se desarrolla mensualmente porque el gobernador le planteó repotenciar toda la red hospitalaria, pero se enfocaron inicialmente en el Hospital Central de San Cristóbal Dr. José María Vargas porque atiene el 80% de los pacientes del estado, así como de Mérida, Barinas, Apure y el Norte de Santander.

Foto: Cortesía

 “No encontramos las partidas”

La gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, no tiene conocimiento sobre los recursos que ingresan al estado por concepto de las ESA porque durante la transferencia de poder, directores y miembros del tren ejecutivo anterior no informaron a las comisiones de enlace sobre el funcionamiento de las oficinas y, hasta el momento, no han encontrado esas partidas, o cómo se hacía la entrega del dinero.
“Hasta ahora no hemos detectado en qué partida estaban los recursos asignados por esta vía, porque de acuerdo con las evidencias que tenemos, no existía un procedimiento administrativo formal para la asignación de esos recursos”.
Manifestó que según los empleados y dueños de las bombas, estos se vieron obligados por el ente regional no solo a dar 20 % de la utilidad sino hasta 100 %. “Al revisar los estados financieros todavía no hemos logrado identificar dónde los plasmaban y si en el lapso de 120 días de responsabilidad administrativa que tenemos no los conseguimos, tendré que denunciar que esa plata nunca entró al estado, sino al bolsillo de quién sabe cuántos, pero eso lo estamos determinando” explicó la gobernadora.
Una de las razones por las que todavía no ha podido corroborar si en algunas cuentas están esos recursos es porque directores salientes no entregaron las claves de acceso al sistema presupuestario y además de ello algunas fueron bloqueadas.

Lee también: Transportistas comenzaron a cobrar aumento de pasaje no autorizado en Táchira

Sin contraloría

El diputado del Consejo Legislativo Estadal (CLE) por Copei, Gustavo Delgado, manifestó que no han podido hacerle contraloría a los recursos que han ingresado al gobierno regional de las ESA, porque la adminitsración anterior les negó el acceso a la información. “No sabemos quién maneja esos recursos, mediante qué vía, si es por una empresa privada, si es por alguien en particular o si es directamente la gobernación del estado la que maneja esos recursos”.
Destacó que en el Hospital Central no hay insumos, no sirven equipos como el tomógrafo, ni los ascensores, por lo que no cree que esté llegando dinero de las Estaciones de Servicio Alternativas. “Si vamos al caso de la vialidad, vemos cómo está destrozada por todos los sectores, las zonas sur, de frontera, de montaña, y el norte. A cada rato se cae la vialidad que comunica con Barinas y es porque no hay mantenimiento”.
Solicitará a la Contraloría General del estado la apertura de una investigación para conocer si esos recursos están llegando a su destino, si los están manejando bien, quién los maneja y quién tiene el control, pues no ve ninguna mejoría en las áreas anunciadas como beneficiadas.
El parlamentario del partido Copei exigió a la comisión de economía del CLE que busque la información que se requiere sobre el uso de los recursos de las Estaciones de Servicio Alternativas, pues no saben cuánto dinero se ha recabado de allí, aunque estima que es multimillonario.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a