20.9 C
Caracas
martes, 17 mayo, 2022

AUDIO | 43 bebés han muerto por desnutrición en Monagas este año

-

De los 11 niños desnutridos, 8 están recluidos en el segundo piso del hospital de Maturín | Foto: Jesymar Añez

Maturín.– La crisis alimentaria y el bajo poder adquisitivo del venezolano siguen arrojando cifras alarmantes. En tan solo tres semanas de este 2018, 43 bebés han muerto por desnutrición en el estado Monagas, uno de los principales productores de petróleo en el país. Se trata de una cifra que supera por 15 casos al total de las muertes de lactantes desnutridos en 2017, cuando hubo 28 decesos.

En el estado, Cáritas de Venezuela calculó que entre febrero y agosto de 2017 había 114 niños con problemas de malnutrición, recordó el asesor de esta organización en la región, presbítero Manuel Sifontes.

Lee también: Ocho niños desnutridos están recluidos en el hospital de Maturín

El Pitazo tuvo acceso a una cifra interna del Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar, que da cuenta de que 60 % de las víctimas, es decir, 25, tenía como residencia la capital del estado y que el resto procedía de los municipios Piar, Punceres y Bolívar. Todos ingresaron a la emergencia pediátrica del centro asistencial con afecciones como diarrea, vómito y fiebre.
Un especialista del centro asistencial, quien prefirió resguardar su identidad por temor a represalias laborales, explicó que los fallecidos tenían edades entre los 0 y 1 año, con un peso no mayor a 1,500 kilogramos cada uno. “En cualquier otro país del mundo un bebé con estas condiciones no muere, pero en Venezuela no es así. Lastimosamente, los médicos nos sentimos de manos atadas para atenderlos, porque ni siquiera tenemos los insumos para garantizarles la vida, y las condiciones del hospital tampoco lo permiten”, dijo.

Lee también: VIDEO | Desnutrición y pérdida de peso: señales del hambre en Venezuela

Al chequear las estadísticas, el médico refiere que las madres de esos bebés tienen edades comprendidas entre los 14 y 21 años, con signos de malnutrición. El especialista indicó que se trata de un problema político-social que ha causado una creciente crisis sanitaria en el país.
Angélica Barreto es la mamá de Laura Lucía, una bebé de cuatro meses con un grado 10 de desnutrición. La joven de 24 años vio morir a una niña el pasado sábado, 20 de enero. “A la bebé ni se le escuchaba el llanto porque ni siquiera tenía fuerzas para eso. Los médicos no podían tomarle la vía porque no le conseguían la vena. Le pusieron oxígeno, pero a las cuatro de la madrugada del sábado se murió”, narró mientras sostenía con un brazo a su bebé de apenas 3,400 kilogramos.
En un día, la cifra de niños hospitalizados con cuadro severo de desnutrición pasó de 8 a 11. Solo dos ingresaron a la emergencia pediátrica entre la tarde y la noche del pasado 23 de enero, mientras que el otro lo hizo la mañana de este 24. “El que ingresó esta mañana está en condiciones muy críticas”, apuntó el médico.
Barreto cuenta que el pésimo estado del hospital de Maturín no permite que los niños mejoren rápido. No hay fórmula para suministrarles y tampoco antibióticos para tratarles las afecciones que presentan.
En un día, las familias de estos pequeños pueden gastar en alimentación de las madres 350.000 bolívares, mientras que en los fármacos y exámenes médicos que les piden, hasta 500.000 bolívares.
La hija de Barreto tiene 10 días hospitalizada, y de 2,900 kilogramos pasó a 3,400 kilogramos. Tiene una vía en la cabeza, pues no se la encontraban en sus brazos cuando ingresó con un cuadro severo de diarrea a la emergencia pediátrica. La madre explica que su bebé se desnutrió luego de que una mastitis le atacó uno de sus senos. «Me hospitalizaron, no conseguimos fórmula y por ello le dimos agua de arroz o leche en polvo cuando se podía. Eso fue lo que le hizo daño a mi hija», contó.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a