Aficionado relató episodio de violencia que sufrió durante juego en el estadio Olímpico

Javier Fernández y Óscar Novoa resultaron heridos durante el encuentro del domingo entre el Caracas Fútbol Club y el Deportivo Táchira. Ambos fueron golpeados por fanáticos, el primero sufrió fracturas en la nariz y dos costillas y el segundo politraumatismos y una cortada en el mentón que ameritó sutura

381
El informe médico donde se reseñaron las lesiones sufridas por el fanático

El joven tachirense Javier Fernández, residenciado hace dos años en la capital del país, relató su vivencia durante el partido del Caracas Fútbol Club y el Deportivo Táchira que se disputó en el estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela (UCV), el domingo 7 de noviembre. El incidente lo dejó con dos costillas rotas, fractura en la nariz y politraumatismos.

Como víctima de las lesiones que sufrió en la trifulca que se desarrolló después de este encuentro deportivo, murió el aficionado, Pedro Javier Guzmán Perdomo (30), quien sufrió una fractura en el cráneo y politraumatismos generalizados. Según la versión de compañeros de la llamada “barra brava”, el hombre estaba ebrio y se cayó por unas escaleras; pero sus familiares declararon desde la morgue de Bello Monte que sufrió una golpiza.

Según detalló Fernández a El Pitazo, él es aficionado al Deportivo Táchira, pero nunca perteneció a las barras que siguen a sus equipos en todos los partidos. Fue con un amigo y optaron por vestir ropa común para no llamar la atención de los fanáticos locales. “De hecho ni tengo una franela de mi equipo”, dijo.

Momentos de angustia

Decidimos reproducir en primera persona el relato de Fernández para no obviar los detalles del hecho sucedido fuera de la cancha en el marco del clásico Caracas-Táchira:

«Llegamos al estadio un poco tarde y ya había iniciado el partido. Afuera había muchos cordones de seguridad, eso nos tranquilizó. Nos sentamos en la parte central de las gradas y a los minutos nos percatamos que había personas que no estaban viendo el partido si no hacia el público, ellos se daban a la tarea de identificar«.

Murió fanático que recibió golpiza tras encuentro del Caracas FC y Deportivo Táchira

«Seguimos disfrutando el juego hasta que se acerca la misma gente. Un muchacho de contextura gruesa nos pregunta ¿de qué parte del país son ustedes? Yo sin ningún problema le digo: ‘soy del estado Táchira, ¿hay algún problema?’ Se alteró y nos pidió que nos fuéramos, que no podíamos estar allí».

«Enseguida empezó a hacer señas a los otros ‘sí son’ y decidimos irnos pero nos persiguieron. Le pregunté a una muchacha de protocolo si no había policías cerca, me dijo que no, que corriera. Cuando comenzamos a correr venía otro grupo de frente y nos rodearon, empezaron a golpearnos y patearnos«.

«Yo no justifico las acciones de estos chamos, ellos tendrán sus razones de ser así. Yo soy un hincha común, no pertenezco a ninguna barra. No entiendo por qué no se garantiza la seguridad de un venezolano en un estadio de fútbol, eso es lo que quiero denunciar».

«En medio de la golpiza alcancé a ver que la policía estaba del lado de afuera. Intenté escapar nuevamente y uno de los hombres que me golpeaba me dijo: ‘Quédate quieto que te vamos a matar’. Recuerdo súper claro el rostro, y yo en ese momento no sé de donde saqué fuerzas, lo empujé para salirme de su poder y corrí a escalar la reja que me separaba de los uniformados».

«Me subí a la cerca y me lancé, caí sentado casi frente a la policía. Ninguno de ellos me ayudó, de hecho, una mujer uniformada me dijo: ‘aquí hay agua para que se lave’, eso fue lo único que me ofrecieron. Había una ambulancia, pero no me invitaron a llevarme a ningún lado».

«A mi amigo, de nombre Óscar Novoa, lo arrastraron y ya él no podía defenderse. Le robaron su teléfono, lo llevaron de brazos hasta la salida y lo tiraron al piso. Le dijeron a la policía que era un ladrón».

«En el camino hacia mi carro me encontré a un guardia que me preguntó qué me pasó. Al escuchar mi acento hizo una mueca como si fuera normal, que triste que normalicen esas cosas. Mi amigo y yo nos fuimos golpeados y desorientados a Salud Chacao».

«A este centro de salud llegaron otras personas que fueron heridas en el juego. La mamá de un joven contó que al muchacho le partieron la cabeza y cuando ella intentó defenderlo le dieron una cachetada».

«Fue triste, se sintió el odio de esas personas, no justifico nada. Repudio la violencia de cualquier bando, pero por favor que haya una buena organización para la próxima porque mucha gente se cohíbe de ir al estadio por eso. Yo no sabía que eso podía pasar porque se supone que aquí en Caracas hay mucha más seguridad».

Médicos que atendieron a Javier Fernández redactaron un informe en el que reseñaron las lesiones. A su compañero le suturaron el mentón y también sufrió politraumatismos.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.