24 C
Caracas
sábado, 31 octubre, 2020

Gandoleros denuncian que son extorsionados con pruebas de Covid-19 en la frontera

Guardias nacionales les presentan resultados positivos presuntamente alterados y los obligan a pagar 100 dólares para repetirles el test que finalmente da negativo

-

Un grupo de gandoleros que salió de Santa Elena de Uirén el pasado fin de semana hacia el centro del país denunció a El Pitazo que guardias nacionales que se encuentran en la alcabala de La Guillotina los extorsionan con la prueba del Covid-19 para dejarlos circular.

“Están jugando con la salud de los choferes, fui testigo de cómo bajaron a mis compañeros de la gandola para supuestamente hacerle la prueba y resultó positivo, él insistió en que corroboraran la información porque ya se la habían hecho en la frontera, tuvo que pagar 100 dólares para que se la repitieran y resultó negativo”, relató uno de los conductores.

Los denunciantes aseguraron que se trata de un «chanchullo» que hacen uniformados para obtener dinero en esta alcabala que se encuentra en la entrada a Santa Elena de Uairén, capital del municipio Gran Sabana.

LEE TAMBIÉN

Se elevan a cinco los fallecidos por COVID-19 en Trujillo

“Todos los choferes mantenemos comunicación, sabemos el riesgo que estamos corriendo al llegar a la frontera con Brasil a bordo de gandolas a esperar que nos surtan de comida proveniente de Brasil. A mí también me extorsionaron, me dijeron que había resultado positivo aunque la prueba del día anterior decía lo contrario, también tuve que pagarle 100 dólares”, fue el testimonio de otro de los choferes.

Camioneros positivos

Un grupo de nueve gandoleros cumplió 11 días recibiendo tratamiento en la Aduana Ecológica de Venezuela con Brasil. “Salí positivo, a mí y a mis compañeros nos llevaron a la carpa de la aduana y nos trataron como delincuentes, no le deseo a nadie lo que nos está pasando a nosotros, la Cruz Roja llegó a darnos unos kits de higiene pero no apareció más y los guardias no hacen más que traernos mortadela, vamos a salir enfermos de tanta mortadela que hemos comido”, fue el testimonio del gandolero Jaime Contreras, quien aseguró que no posee síntomas agudos y más bien se siente como si estuviera resfriado.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado