24 C
Caracas
viernes, 12 agosto, 2022

Trabajadores denuncian que contingencia por COVID-19 acentuó fallas en el Periférico de Catia

A finales de septiembre falleció la jefa de enfermería del centro de salud, lo que comprometió el funcionamiento del área de emergencia. Personal aseguró que las deficiencias de insumos y en la infraestructura colapsaron el sistema de atención durante la pandemia

-

Caracas.- La pandemia del nuevo coronavirus hizo aún más notorias las deficiencias en la operatividad del Hospital Dr. Ricardo Baquero González. La llegada de decenas de pacientes con COVID-19, sin una adecuación previa del lugar, aceleró el colapso de varios servicios. Según personal del centro de salud, problemas derivados de la proliferación de plagas, falta de suministros y déficit de trabajadores, incrementaron durante la pandemia. Pues, todo se centró en la respuesta a la contingencia.

Desde antes de que se confirmaran los primeros casos de coronavirus en el país, trabajadores solicitaron mejoras en la dotación de equipos de protección. También pidieron que se realizara el control de plagas de ratas y cucarachas que afectan a la edificación desde hace más de un año. La respuesta fue escasa. El 18 de septiembre falleció por COVID-19, la enfermera Beatriz Martínez, jefa de Enfermería del hospital, más conocido como Periférico de Catia.

LEE TAMBIÉN

Dónde realizan la prueba rápida del COVID-19 en Caracas para viajar a Margarita

“Nuestra compañera Beatriz se murió esperando una respuesta. En febrero empezamos a luchar por equipos de bioseguridad. Sabíamos que el virus no tardaría en llegar y quería estar lo mejor preparados. Nos repartieron unos pocos después que se supo de los primeros contagios. Apenas nos alcanzaba para una semana o debíamos reutilizar. Hay gente con el mismo tapabocas desde que inició la pandemia. Sin embargo, nunca paramos”, explicó Yaqueline Urbáez, empleada del servicio de historias médicas.

Descenso

Tras el fallecimiento de Martínez se incrementó el temor por contagios de la enfermedad pandémica entre los sanitarios. Las complicaciones de la empleada con más de 10 años en la institución, eran evidencia suficiente del grado de vulnerabilidad de todos. Su ausencia también afectó la frágil dinámica laboral. Al faltar una sola de las enfermeras, al menos dos guardias a la semana quedaron con una sola enfermera por turno.

“Nunca habíamos sido tan pocos. Simplemente no nos dábamos abasto. Con todo y que se redujo la consulta externa, entre emergencia y casos de COVID-19, era más que evidente la falta de personal. De nada servía que turnáramos o hiciéramos doble turno, porque siempre quedaba una sola. Eso es contra todas las reglas”, expresó Delia Castro, enfermera.

El deterioro en la prestación del servicio del establecimiento, ubicado en el oeste de Caracas, es acumulado. Así lo describen sus trabajadores. Solo dos de los cuatro ascensores que seguían operativos hasta el año pasado funcionan. Uno a medias, debido a que solo se usa para el transporte de cadáveres a determinadas horas. En la sala de hospitalización no se cumple el criterio de distanciamiento social por falta de espacio.

“Esto no es de ahorita. Tenemos años denunciando esto. Cada vez que se dañaba algo lo comunicábamos. Ahora todo se acumuló y el problema es más grande. La respuesta que nos dan es que hay que darle prioridad a los servicios que mantengan el hospital abierto. Al paso que vamos el hospital va a cerrar de un día para el otro. Todo es prioritario a estas alturas. No tenemos la capacidad mínima para atención como deber. Eso se ha visto más en la pandemia. La gente no se quería aislar aquí, porque estaban unos arriba de otros”, aseveró Richard Pernía, obrero.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a